El juicio por los ahorros perdidos de Fagor Electrodomésticos, aún sin fecha

Vista en el juicio de los socios de Eskuratu y Ordaindu contra la corporación Mondragón./Félix Morquecho
Vista en el juicio de los socios de Eskuratu y Ordaindu contra la corporación Mondragón. / Félix Morquecho

Txema Guisasola prestará declaración como testigo a petición de los demandantes

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDASan Sebastián

La fecha del juicio por los ahorros perdidos de los más de 900 exsocios y extrabajadores de Fagor Electrodomésticos y Edesa que han demandado a la Corporación Mondragón, que en principio se iba a conocer este miércoles en la vista previa del proceso, sigue siendo un misterio. La titular del juzgado número 1 de Primera Instancia de los de Bergara, encargada del asunto, ha resuelto las peticiones de prueba de las partes, pero ha preferido consensuar con demandantes y demandados la fijación del primer día de sesiones. La explicación a este compás de espera hay que buscarla en la gran cantidad de testigos que pasarán por el tribunal y la necesidad de, digamos, cuadrar agendas. En cualquier caso, ese día -que se dará a conocer pronto- no será nunca antes de 2018. Las espadas están en alto y el juicio por la que es ya considerada como la demanda acumulada más importante en la historia de los juzgados vascos se prevé intenso.

En la misma sesión ambas partes han expuesto sus argumentos y han propuesto las pruebas que han considerado pertinentes a la magistrada, que ha terminado aceptando algunas de ellas. Entre ellas destaca el testimonio como testigo de Txema Guisasola, solicitado por la defensa de los demandantes, a cargo del despacho donostiarra Sunion. Guisasola desarrolló toda su carrera profesional en Fagor Electrodomésticos, cooperativa que llegó a presidir, para ocuparse en 2012 de la presidencia de la propia Corporación Mondragón.

Las organizaciones de extrabajadores de FED y Edesa (Ordaindu y Eskuratu, respectivamente) denuncian que la corporación maniobró de manera artera y sabiendo que los dos fabricantes de electrodomésticos estaban sentenciados para que los socios mantuvieran en sus empresas una importante cantidad de dinero que, a la postre, perdieron con la quiebra de ambas compañías. Según consta en la demanda, la cantidad reclamada al Grupo Mondragón se acerca a los 50 millones de euros.

Por su parte, la defensa del conglomerado industrial -que corre a cargo de LKS y Uría y Menéndez- niega la mayor y, sobre todo, descarta que hubiera engaño alguno. Los letrados de Mondragón, en su contestación a la demanda, han subrayado por activa y por pasiva que, primero, no hay unidad de acción ni de decisión en Mondragón, con lo que sólo los socios de FED y Edesa pueden ser responsables de las medidas que se tomaran en las dos cooperativas.

Y, segundo, que la pretensión de los demandantes es injusta, toda vez que las ayudas del Grupo que recibió Fagor Electrodomésticos entre 2011 y 2013 elevaron la deuda del fabricante respecto a la corporación hasta los 300 millones de euros, que aún deberán pagar los 25.000 cooperativistas de Mondragón.

Los abogados de la Corporación han recordado a la salida de la denominada audiencia previa en Bergara que “Eskuratu y Ordaindu ya fracasaron en el intento de responsabilizar al grupo en el procedimiento concursal, proceso en el que se rechazó cualquier responsabilidad de Mondragón en relación con los hechos que relatan los demandantes”

Temas

Fagor

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos