El principal reto, el fichaje de profesionales cualificados y dispuestos a viajar

F. S. BILBAO.

La respuesta es unánime. El principal reto del sector radica en la falta de técnicos cualificados y sin pereza para hacer las maletas. «Lo sufrimos en nuestras propias carnes -afirma Mikel Almandoz-. Los clientes, sean del país que sean, quieren que les entregues el equipo con un operador». El directivo de Ibarmia afirma que se trata de una «batalla difícil, pero por ahora no pescamos en el caladero de otras empresas. Nos vamos arreglando».

Por su parte, Ramón Cenarruzabeitia explica que ha realizado numerosas selecciones de personal. «Me ha costado muchísimo encontrar operadores titulados en FP o en ingenierías, así como directores comerciales». El CEO de Fresmak subraya que la incorporación de la mujer es una asignatura pendiente. «Los trabajos relacionados con el mundo de la mecánica no tienen nada que ver con los de hace cincuenta años, basados en la fuerza. Hoy en día predominan los teclados. Hay que romper mitos».

Aitor Agirre coincide en que faltan determinados perfiles. «Es muy difícil encontrar personal especializado en montajes y que esté dispuesto a viajar. Tanto nosotros como nuestra competencia exportamos el 80% de la producción». Estas ventas en el exterior requieren, como señala el director gerente de Lagun Machine Tool, «gente que realice las puestas en marcha de las máquinas en las fábricas de los clientes».

En la misma situación se encuentra la empresa Juaristi. «Vendemos fuera el 90%. El proyecto no termina cuando enviamos la máquina, hay que instalarla y ponerla en marcha». Jesús Mindegia, director comercial de la compañía, añade que en los talleres de mecanizado «nos encontramos con clientes que nos dicen que junto a la máquina les facilitemos un operario».

Rafael Idigoras apuesta porque las empresas diseñen planes de formación dual junto a las universidades y los centros de FP. El director gerente de Soraluce afirma que el objetivo debe ser «adaptar los conocimientos de los alumnos a las necesidades de las empresas. Además, nos encontramos con otro reto, dotar a nuestro personal de la formación necesaria para adaptarse al nuevo contexto tecnológico».

La necesidad de profesionales es tan imperiosa que la Bienal ha abierto el espacio Workinn, en el que varias empresas han ofrecido 150 puestos de trabajo para completar sus plantillas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos