Odriozola: «Lo duro del inicio al crear una 'startup' se compensa con la ilusión»

Íñigo Odriozola, en las instalaciones de Datik, empresa que cofundó y que ahora dirige, en Donostia.
Íñigo Odriozola, en las instalaciones de Datik, empresa que cofundó y que ahora dirige, en Donostia. / LOBO ALTUNA
Iñigo Odriozola (Datik)

La empresa de Iñigo Odriozola emplea la tecnología para que las empresas de transporte y sus pasajeros «disfruten del viaje de una forma segura, económica y sostenible»

ION FERNÁNDEZSAN SEBASTIÁN.

Iñigo Odriozola fundó Datik junto a su amigo Iñigo Etxabe, una empresa que pone la tecnología al servicio de la seguridad en la conducción de vehículos y la gestión de flotas de transporte. Sus sistemas buscan que tanto las compañías como sus pasajeros «disfruten del viaje de una forma segura, económica y sostenible».

- ¿Podemos fiarnos de la tecnología a la hora de conducir?

- Los sistemas de seguridad de un vehículo resultan fiables. Antes de introducir cualquier tecnología en un coche o autobús debe superar previamente un gran número de pruebas y test, y contar con homologaciones y certificaciones. Por ello, se puede concretar que cada vez que sale una nueva tecnología al mercado es segura y nos podemos fiar de ella. Eso sí, hay pocas cosas que sean 100% fiables y en estos sistemas de seguridad en la conducción también se puede producir algún error. Pero las personas fallamos mucho más y seguimos conduciendo.

- ¿En qué aspectos hay todavía terreno por recorrer en materia de seguridad en la conducción?

- El sector de la automoción va encaminado hacia la conducción autónoma, una tecnología que permitiría que un coche circule sin conductor. Esta idea marca la línea en el campo de la seguridad en la conducción. En la conducción autónoma hay que actuar sobre el eje direccional, la velocidad y el freno. Para avanzar en ello se está actuando en diferentes aplicaciones, como los sistemas de mantenimiento del vehículo en el carril u otros encaminados a que el coche sepa cómo comportarse cuando hay atascos en el ámbito urbano.

- En Datik ofrecen dos servicios para sus clientes.

- Contamos con la marca MagicEye destinada a la seguridad en la conducción autónoma. Se trata de una tecnología dirigida a autocares y vehículos industriales que cuenta con sistemas para detectar la fatiga, obstáculos y los cambios de carril. Por otro lado, ofrecemos iPanel, una herramienta para la gestión integral de flotas de transporte y que ha sido la que más hemos desarrollado en Datik. Permite controlar, analizar y configurar los datos de una flota de vehículos y sus paradas. Ofrece sistemas de manera automatizada y profesionalizada para facilitar la toma de decisiones. Se trata de una herramienta con mucha adaptabilidad que permite gestionar diferentes tipologías de empresas, desde las que se encargan del transporte urbano, al interurbano de largas distancias. También incluye sistemas de seguridad en la conducción. El objetivo es que tanto la compañía como los pasajeros puedan disfrutar de los viaje de una forma segura, económica y sostenible.

«¿Fiarnos de la tecnología? Las personas fallamos y seguimos conduciendo»

- ¿Qué les llevó a fundar la empresa?

- Iñigo Etxabe y yo somos zarauztarras que estudiamos en la Escuela de Ingenieros de Bilbao. En esas idas y venidas diarias siempre hablábamos de hacer algo. Después de la universidad, Iñigo Etxabe estuvo trabajando en la Diputación de Bizkaia y yo era profesor e investigador en la Escuela de Ingenieros. Uno de los proyectos en los que me involucré estaba relacionado con la seguridad en el transporte. Los dos vimos en este ámbito un nicho de mercado que nos permitió dar el paso para crear Datik.

- ¿Resultó complicado el inicio?

- El comienzo no fue más duro que otras etapas intermedias. Siempre hay momentos más complicados que otros. Además, la dureza del inicio estaba complementada con la ilusión que nos hacía poner en marcha la empresa. La mayor complicación se ha dado en mantener la ilusión alta en todo momento.

- ¿Qué les llevó a unirse al Grupo Irizar?

- Desde el comienzo tuvimos nuestros proyectos, pero observamos que necesitábamos un apoyo de cara al exterior. Empezamos a buscar un socio industrial y nos reunimos con diferentes empresas. El Grupo Irizar apostó fuerte por Datik y a nosotros nos gustó mucho el proyecto que nos presentó.

La empresa

2008, año de fundación.
La empresa donostiarra, integrada en el Grupo Irizar, cuenta actualmente con 22 trabajadores.
Actividad: tecnología
Diseño y desarrollo de soluciones integrales para la gestión de transporte. Principalmente trabaja en el sector de autobuses y autocares en el segmento del transporte regular.

- Cuentan con una plantilla muy joven.

- Nunca ha sido un requisito para nosotros, pero en una startup es habitual que en los inicios las personas que puedas captar para el proyecto sean recién licenciados. Es complicado hacerlo de otra manera, porque al comienzo no te conocen en el mundo laboral. Para nosotros ahora es muy interesante contar con este perfil de trabajador, ya que se encuentran con muchos conocimientos tecnológicos.

- ¿Cómo se les motiva?

- Los proyectos en los que estamos trabajando son suficiente motivación. El 90% de nuestros trabajadores son ingenieros y para un ingeniero es un aliciente poder trabajar en proyectos relacionados con su campo y lidiar con las nuevas tecnologías, innovar y generar nuevos productos. Aunque son retos exigentes, resultan interesantes. Cuando a las personas se les presenta un reto interesante siempre responden, por lo menos aquí siempre lo han hecho y bien. Siempre digo que Iñigo Etxabe y yo creamos la empresa, pero que innovadores tenemos muchos dentro de Datik.

- Están en un sector en el que innovar es crucial.

- En Datik nos encontramos en una constante innovación para unir dos mundos: el mercado y nuestros conocimientos de las tecnologías aplicadas. Buscamos dónde hay nichos de mercado para resolver los problemas que se plantean con nuestros conocimientos. También pensamos en diferentes aplicaciones para nuestras tecnologías. A día de hoy, al igual que monitorizamos flotas de vehículos en Londres, México, Perú o Marruecos, estamos monitorizando una planta fotovoltaica que se encuentra en el desierto de Atacama (Chile). No tiene nada que ver con el sector de la seguridad en el transporte, pero sí con la tecnología que nosotros fabricamos. La tecnología por sí misma no sirve, hay que buscarle una aplicación.

Fotos

Vídeos