«Estamos en la cresta de la ola, pero el entorno se empieza a complicar»

Las empresas guipuzcoanas presentes en la Bienal viven un momento excelente, pero miran con recelo la deriva política | Las compañías de máquina-herramienta han acudido a la feria con la expectativa de nutrir la cartera de pedidos y repetir el récord de ventas de 2017

FERNANDO SEGURA SAN SEBASTIÁN

Optimismo prudente. Este es el ambiente que ha predominado entre las empresas guipuzcoanas presentes en la Bienal de la Máquina-Herramienta. Una satisfacción que también mostró ayer el diputado general de Gipuzkoa en la visita que realizó a la feria, en la que adelantó que las ventas de las firmas del territorio crecieron un 12,7% en abril, lo que supone una subida del 5,9% interanual en el primer cuatrimestre.

Las empresas no ocultan que la cartera de pedidos está llena, los talleres a tope de producción y que la feria trasmite buenas impresiones, pero alertan de que el entorno político se complica: moción de censura en España; turbulencias en Irán, Italia, Argentina; aranceles de Estados Unidos... Y claro, el Ibex se tambalea y la prima de riesgo se eleva.

Mikel Almandoz, director comercial de Ibarmia.
Mikel Almandoz, director comercial de Ibarmia. / LOBO ALTUNA

Pero no es hora de ser cenizos. El optimismo ha sido la tónica dominante y la frenética actividad de la feria, que se clausura hoy, constata que hay dinero fresco y ganas de hacer negocio. Así lo afirma Mikel Almandoz, director comercial de Ibarmia. «El sector vive un momento de gran actividad, con una fuerte demanda del mercado, tal y como se está viendo en la feria. Incluso antes de que arrancara ya se cerraron ventas, algo que no suele ser habitual».

Almandoz señala que la recuperación del mercado español está resultando clave. «Nuestras exportaciones siguen siendo las habituales, pero donde se nota un mayor empuje es en España, que lleva remontando desde hace unos años. Para nosotros, el mercado interior supone el 20% de las ventas».

El director comercial de la firma azkoitiarra no duda en afirmar que la máquina-herramienta vasca está en la «cresta de la ola», pero acto seguido advierte de que «ya se sabe que las olas suben y bajan». No obstante, de momento predomina el horizonte despejado. «Tenemos el taller a tope hasta diciembre. Los contratos que firmemos ahora entrarán en producción en enero o febrero de 2019. Estamos trabajando mucho para aeronáutica, oil&gas, valvulería, moldes y también para subcontratistas».

Respecto a la situación de la industria vasca en el contexto internacional, Almandoz señala que depende del tipo de máquina que se fabrique. «Las nuestras, como las que mostramos en la feria, con cinco ejes, multiproceso y de alta tecnología, están bien posicionadas. Por lo que respecta al sector, nos pegamos con los alemanes y los japoneses, así que nos encontramos a punto de jugar la 'Champions'».

Ramón Cenarruzabeitia, CEO de Fresmak.
Ramón Cenarruzabeitia, CEO de Fresmak. / LOBO ALTUNA

El mismo optimismo traslada Ramón Cenarruzabeitia, CEO de Fresmak. «Parece que estamos ante la mejor feria de los últimos años. Las sensaciones son muy buenas». El consejero delegado de la compañía zarauztarra añade que ahora está emergiendo la demanda embalsada durante la crisis. «En 2008 ya había necesidad de reinvertir en nuevos equipos, pero aquel impulso se paró. Ahora la necesidad es mayor, porque la obsolescencia está ahí».

Cenarruzabeitia coincide con Almandoz en que la máquina-herramienta vasca ha encontrado su hueco en el mercado internacional. «Nuestras empresas tienen prestigio en la fabricación de equipos grandes y especiales. Las seriadas están dominadas por Japón y China. Hay cantidad de firmas vascas con filiales fuera y nuestra presencia en las ferias se hace notar».

El mayor reto que deben afrontar las empresas, en opinión de Cenarruzabeitia, es la incorporación a la industria 4.0. «Hace unos años parecía una moda, pero la digitalización ha venido para quedarse, nos tenemos que poner las pilas». Fresmak ya lo ha hecho. La firma zarauztarra, especializada en sistemas de amarre, ha sensorizado los equipos para lograr una trazabilidad completa de los procesos.

Aitor Agirre, director gerente de Lagun Machine Tool.
Aitor Agirre, director gerente de Lagun Machine Tool. / LOBO ALTUNA

Las máquinas fresadoras forman parte del ADN de la industria guipuzcoana. Una de las compañías referente en este subsector es Lagun Machine Tool (Maher Holding). Aitor Agirre es el director gerente de la fábrica de Azkoitia. Sus palabras reflejan perfectamente el optimismo contenido al que nos referíamos anteriormente. «Para nosotros, 2017 fue mejor que 2016 y la captación de pedidos de 2018 está superando a la de 2017, pero no quiero echar las campanas al vuelo. Vamos mejorando, pero podríamos hacerlo a un ritmo más rápido. Además, los márgenes están muy ajustados». La enorme competencia no es ajena a esta situación. «En apenas cien kilómetros a la redonda -describe Agirre- estamos seis fábricas de fresado».

Respecto a la Bienal, percibe movimiento. «Hay cierta alegría. Se ven más pabellones, lo cual es exponente de que las cosas van bien. Hay indicios de negocio». Lagun Machine Tool, especialista en fresadoras de gama media, ha presentado una máquina específica diseñada para Navantia, destinada al mecanizado de piezas de un submarino.

Competencia

Jesús Mindegia se encuentra al frente del área comercial de otra compañía puntera, Juaristi (Azkoitia). Al igual que los demás interlocutores, muestra satisfacción por la situación actual, pero con recelo ante lo que pueda venir. «Como fabricantes de mandrinadoras, centros de mecanizado y fresadoras, vivimos un momento de pedidos muy alto, casi de récord. En diez o doce meses tenemos que entregar un número muy elevado de máquinas. En cuanto al sector en general, la actividad es muy alta, pero no sabemos si a partir de ahora entraremos en un punto de inflexión».

Jesús Mindegia, director comercial de Juaristi.
Jesús Mindegia, director comercial de Juaristi. / LOBO ALTUNA

La Bienal, en opinión de Mindegia, muestra una gran actividad. «Es la segunda feria en importancia de Europa, detrás de la EMO de Hannover. Vemos clientes con proyectos en caliente y algunos en disposición de tomar decisiones a corto plazo». La firma de Azkoitia presenta, entre otras novedades, el software 'My Juaristi', que permite al usuario una mejor gestión de las máquinas y un mantenimiento predictivo.

En Soraluce (DanobatGroup) no son ajenos a este optimismo, en alerta ante posibles turbulencias. El gigante de la Corporación Mondragón ocupa uno de los mayores stand de la feria. Rafael Idigoras, director gerente de Soraluce, afirma que la Bienal «ha levantado muchas expectativas. Venimos de unos años muy duros para la industria en general y para la máquina-herramienta en particular. El 2017 supuso un punto de inflexión y las empresas afrontamos 2018 con más cartera de pedidos que en los ejercicios anteriores».

Rafael Idigoras, director gerente de Soraluce.
Rafael Idigoras, director gerente de Soraluce. / LOBO ALTUNA

Esfuerzo de mejora

Respecto al futuro, Idigoras se muestra cauto. «Todos tenemos cierta preocupación ante un entorno que se empieza a complicar, debido al contexto político mundial. Algunas ventanas de oportunidad que comenzaban a abrirse, como Irán, parece que se cierran. Además, la situación en Latinoamérica es compleja. Por otra parte, Europa mantiene el tono y hay proyectos de inversión».

Idigoras explica que las compañías vascas han realizado un enorme esfuerzo estos últimos años con el objetivo de mejorar sus propuestas comerciales. En el caso se Soraluce, este trabajo se muestra en la feria con, por ejemplo, máquinas de corte láser por laking, un sistema que permite abordar series cortas de producción.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos