Asier Susaeta: «Hay que innovar constantemente y no caer en la zona de confort»

José Ramón Zubeldia, José Miguel Oteiza, Asier Susaeta y Juan Carlos Díez, en las instalaciones de la empresa en Azpeitia./ELI AIZPURU
José Ramón Zubeldia, José Miguel Oteiza, Asier Susaeta y Juan Carlos Díez, en las instalaciones de la empresa en Azpeitia. / ELI AIZPURU

El gerente de Credeblug defiende que la gerencia exige «una formación externa continua», más allá de lo que se aprenda en el día a día en la compañía

ION FERNÁNDEZBERGARA.

La experiencia de más de 50 años y su constante interés por la innovación han llevado a Credeblug a su expansión. Esta empresa, asentada en Azpeitia, tiene una gran presencia en países como Inglaterra, Francia y Alemania, mercados fuertes en los que venden pulpos, cucharas y pinzas. Asier Susaeta, gerente de la compañía, conoce muy bien estas máquinas para la carga de material pesado.

- ¿Qué llevó a Credeblug a especializarse en la fabricación de pulpos, cucharas y pinzas?

La empresa

año de fundación
La empresa, asentada en Azpeitia, cuenta con 22 trabajadores.
1965
Actividad
Industria
Diseño y fabricación de máquinas destinadas a la carga, descarga y colocación o posicionamiento de grandes cargas.

- La actividad inicial de esta empresa, entonces con el nombre de Blug Ibérica, estaba centrada en el diseño de máquinas para el sector siderúrgico. Posteriormente, se observó que existía un nicho de mercado en lo referente a la manipulación de cargas. Poco a poco, Credeblug fue especializándose en la fabricación de ese tipo de herramientas, concretamente en maquinaria de manipulación de cargas con mucho peso. Son productos que permiten una mayor estandarización. Antes cada pedido suponía un principio y un fin del proyecto, mientras que ahora tenemos unos productos estándar. Contamos con un catálogo, lo cual nos ha quitado carga de trabajo. En lo único que no se sigue este modelo es en lo referente a la fabricación de maquinaria de pinzas, donde, por lo general, cada proyecto es específico y requiere un desarrollo.

«La internalización nos ha llevado a tener un perfil diferente de empresa»

- ¿Qué deben tener en cuenta a la hora de la fabricación de estas máquinas?

- Hay que tener especial atención con el entorno en el que va a trabajar la herramienta. En nuestros catálogos ofrecemos una maquinaria que admite diferentes tipos de capacidades de carga, pero luego la adaptamos al contexto en el que vaya a actuar, ya sea en un lugar interior, exterior, necesite sumergirse en el agua, etcétera. A parte de esto, hay que cuidar el tipo de materiales que va a recoger la máquina. Otro aspecto a tener en cuenta es la automatización de la misma, ya que en estos casos hay que incorporar una serie de sensores que la doten de una cierta inteligencia.

- Credeblug ha dado gran importancia a la internacionalización, ¿por qué?

- Hace 10 años, antes de la crisis, observamos que contábamos con un producto de alcance local, pero con posibilidad para expandirse. En ese momento, nuestro porcentaje de exportación era del 25% y ahora le hemos dado la vuelta y estamos en el 75%. Entendimos que se podía dar esa expansión y se realizó un giro en la dirección comercial de la empresa. Incorporamos un director. A partir de aquí comenzamos a tocar puertas y a analizar qué mercados eran los más atrayentes para nosotros. También fuimos contando con nuevas alianzas y a preparar el producto para que fuera más atractivo.

- ¿Resultó fácil este proceso?

- No. El producto estaba preparado, pero tuvimos que dar un paso adelante a nivel de estructura: formar a la gente en idiomas y fichar a personal con el perfil idóneo. Hemos necesitado también crear un departamento de logística. La internacionalización nos ha llevado a tener un perfil diferente de empresa. Antes la actividad se centraba en fabricación y un servicio posventa más cercano, y ahora nos hemos tenido que amoldar para dar respuesta a un ámbito más amplio.

- ¿Cuál es el punto fuerte de Credeblug?

- Tenemos un perfil muy innovador. Desde el principio, el fundador de la empresa, Jesús Letona, nos inculcó la idea de no caer en la zona de confort y ser capaces de seguir innovando y de asumir riesgos. Comportarnos como si fuéramos una startup. Aprovechar esa base y la ventaja competitiva que nos da nuestra presencia en el mercado, pero sin pasar por alto el desarrollo continuo del producto.

- Así que le dan importancia a la innovación.

- Sí. El mercado va pidiendo cosas nuevas y es importante adaptar el producto a esas demandas. En nuestro sector, el mercado se está moviendo hacia la búsqueda de unos productos más eficientes energéticamente. Es una necesidad clara. También estamos avanzando en el aspecto de la monitorización y el telediagnóstico de los equipos. Y en la automatización de procesos.

- ¿En qué se basan para innovar?

- Aprovechamos nuestra experiencia de más de 50 años. Estamos presentes en muchos mercados, lo cual nos sirve para hacernos eco de las demandas. Muchas veces, para innovar solo se requiere estar atento a esas necesidades a las que nadie hace caso, por el motivo que sea. Aprovechamos esas oportunidades para incorporarlas a nuestros productos. Otra de las fortalezas en este campo son las fuertes alianzas con empresas tecnológicas de nuestro entorno.

- Las alianzas son importantes en un mercado tan globalizado.

- Por su puesto. Somos una empresa pequeña y para poder acceder a esas oportunidades nos valemos de las alianzas. Sin ellas no podríamos avanzar. Son alianzas robustas y basadas en la actividad de muchos años.

- ¿Cuál es la mejor manera de dar un buen servicio al cliente?

- Un buen asesoramiento técnico. Tenemos un amplio catálogo y al cliente le suele costar saber cuál es la máquina que más le conviene. Conocer bien todas las herramientas y saber qué necesita es fundamental para dirigirle hacia la mejor opción. Luego, hay que ofrecerle un buen servicio posventa. Una respuesta rápida y eficaz para que cuando tenga una avería le afecte lo menos posible a su producción.

- ¿Cuál es su trayectoria profesional?

- Me licencié en Ingeniería Superior por el INSA de Toulouse y luego hice un Máster de Nuevas Tecnologías de Diseño Industrial, que realicé en Inglaterra. Nada más finalizar estos estudios, en 2004, me incorporé a Credeblug. Empecé en la oficina técnica y de aquí fui escalando posiciones. A partir de 2009, asumí la gerencia.

- Como gerente, ¿es necesario estar formándose continuamente?

- Tenemos una estructura bastante horizontal, por lo que para mí el aprendizaje es continuo en esta empresa. No obstante, esto hay que complementarlo con una formación externa y estar atento a las opciones que hay, ya que dispongo de un tiempo limitado. Tengo que elegir bien qué cursos y módulos cursar para que sea lo más rentable a nivel de conocimiento. Me decanto por cursos de estrategia, comunicación interna y comercio internacional.

Fotos

Vídeos