Diario Vasco

Visto bueno judicial para el desembarco de Uvesco en Madrid

Supermercado Gigante situado en calle Cartagena de Madrid; uno de los 18 de la firma en concurso de acreedores que podría pasar a manos de la irundarra Uvesco
Supermercado Gigante situado en calle Cartagena de Madrid; uno de los 18 de la firma en concurso de acreedores que podría pasar a manos de la irundarra Uvesco / IMMA FLORES
  • El auto judicial otorga el visto bueno a la propuesta del grupo para la adquisición de la cadena Gigante, que deberá finalizar el proceso a finales de este mes

El Grupo Uvesco –propietario de las enseñas BM y Súper Amara– da uno de los pasos más importantes en su casi medio siglo de vida. Se trata, valga el juego de palabras, de un salto de 'Gigante', que es como se denomina la cadena de supermercados madrileña –en concurso de acreedores desde 2015– que pasa a manos de la firma irundarra. La compañía pilotada por José Ramón Fernández de Barrena presentó una oferta por los 16 supermercados con que cuenta la quebrada; tiendas, todas en régimen de alquiler, que Gigante tiene repartidas por la capital (1), la Sierra Norte madrileña (13) y Ávila (2). Según publicó El Diario Vasco el pasado 11 de febrero, la propuesta vasca, que competía con otras dos, presentadas por sendos operadores, era, con gran diferencia, la mejor situada para adjudicarse el concurso.

La decisión final se ha hecho pública este miércoles con el anuncio del auto judicial que ha otorgado el visto bueno a la propuesta de Uvesco. El grupo señala en un comunicado que "una vez finalizada la tramitación judicial, BM comenzará el proceso de integración para los establecimientos asentados en la sierra madrileña".

La aceptación de la propuesta de compra y el plan de viabilidad presentado por Uvesco, que ha sido de 10,5 millones de euros, "unido a un plan de inversiones de mejora estimado en 6 millones de euros", supondrá el mantenimiento de la actividad de Gigante, la integración de la plantilla de 16 supermercados, "y la adecuación de las salas de venta al modelo de negocio de BM Supermercados, basado en un servicio personalizado y excelente, en la apuesta por el producto local y fresco y el compromiso con el surtido de primeras marcas".

Uvesco, que luce una envidiable solvencia financiera, asume así toda la unidad productiva de Gigante, con lo que resucitará la inmensa mayoría del empleo de las tiendas y una buena parte de los puestos de trabajo de los servicios centrales de la quebrada. En principio, serían entre 300 y 350 los contratos que Uvesco rescataría para dar continuidad y, después, potenciar, los supermercados Gigante. Algo que, junto al mero apartado económico, convertía en bastante atractiva su oferta.

Inversión y crecimiento

Lo insinuó hace unos meses el propio Fernández Barrena cuando explicó que Uvesco tenía "voluntad de crecer" y que estudiaba tanto un modelo orgánico de desarrollo, abriendo más tiendas en las cuatro comunidades autómas en la que está presente (Euskadi, Navarra, La Rioja y Cantabria) "como una mancha de aceite", como otro inorgánico "mediante compras fuera de esa actual zona de influencia".

Aquí está la respuesta. El grupo llevaba analizando la posibilidad de aterrizar en Madrid dos o tres años, pero no se había presentado la oportunidad correcta. Había ofertas, claro, pero por precios desorbitados.

El desembarco es toda una muestra de fortaleza, justo cuando uno de sus grandes competidores en el norte como es Eroski ha plegado velas en el centro de España y mientras Mercadona prepara –con menos ímpetu del esperado, eso sí– su propia expansión en el País Vasco.

La adquisición de Gigante, que se presenta como una operación de muy poco riesgo, toda vez que se adquiere libre de cualquier deuda y encaja bastante en el modelo Uvesco, es solo un primer paso para crecer en la capital del Estado.

La irundarra tiene por seguro que realizará notables inversiones, no solo para adecuar las tiendas ya existentes (todas muy bien situadas) a su propio modelo comercial, sino para abrir otras nuevas. No hay que olvidar que la Sierra Norte madrileña es una zona con una renta media bastante elevada y una población relativa alta, que se multiplica los fines de semana y en los periodos vacacionales.

En la comparecencia en la que Fernández de Barrena dejó clara la ambición de Uvesco, el ejecutivo también hizo especial hincapié en que la logística determinaría siempre cualquier crecimiento. La distribución de los productos con menor rotación diaria se haría desde las renovadas plataformas que Uvesco tiene en el norte –se trata de dos plantas, en Irun y Castro Urdiales, en las que ha invertido 34 millones de euros–, mientras que el resto se haría mediante un acuerdo con un distribuidor local.

El 1,4% de la superficie comercial en Madrid

Gigante cuenta con 22.900 metros cuadrados de sala de venta (el 1,4% de la superficie comercial de ese segmento en la Comunidad de Madrid) y en 2013, último ejercicio en el que presentó resultados, obtuvo unas ventas de 57 millones, con un beneficio próximo a los cuatro millones. A lo largo del concurso de acreedores, y según fuentes próximas al mismo, habrían sido hasta siete los eventuales interesados en los supermercados Gigante. Hubo entre ellos desde grandes firmas de la distribución a otras más modestas. Incluso se especuló en algún momento con el posible interés por los activos de un fondo de inversión chino.

El plan de negocio de Uvesco –que en 2016 generó 161 empleos hasta conformar una plantilla de 3.950 personas– pasa por abrir nueve supermercados, que se sumarán a los 200 ya existentes. Fernández de Barrena adelantó que este año (sin Gigante) la firma invertirá al menos 18 millones de euros.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate