Las empresas de Jabyer, Ros Casares y Fagor siguen a la cabeza

M. A. BILBAO

El listado publicado ayer por las diputaciones vascas es una especie de alegato para mantener viva la historia de las principales debacles empresariales que han ocurrido en Euskadi en la última década. No ha habido cambios significativos en los primeros lugares del ranking de deudores y todo apunta a que esta situación se mantendrá durate los próximos años. Entre las deudas más abultadas figura de nuevo el desaparecido Grupo Afer (65 millones) de construcción y promoción inmobiliaria que lideró el empresario Jabyer Fernández, ahora en prisión. El Supremo acaba de reconocer que la Diputación de Bizkaia incumplió algunos compromisos adquiridos con el empresario, en el lanzamiento de casas modulares de Habidite, lo que puede derivar en la reclamación de indemnizaciones. Unas cantidades que, en principio, servirían para rebajar la deuda del empresario con las propias instituciones forales.

Mientras tanto, la firma siderúrgica alavesa Ros Casares (30 millones) y el grupo Fagor Electrodomésticos (26 millones) -ambas también desaparecidas- ocupan los siguientes lugares en el ranking de morosidad foral. Al igual que ocurre con las sociedades del grupo Afer, permanecerán ahí hasta que prescriban, lo que exige consumir un plazo que puede prolongarse más allá de una década.

Fotos

Vídeos