Una de las empresas del Grupo Alfa pide al juez su liquidación, lo que afectará a 130 personas

Manifestación por las calles de Eibar de los trabajadores del Grupo Alfa la pasada semana en contra de los despidos previstos en el ERE anunciado por la empresa./MORQUECHO
Manifestación por las calles de Eibar de los trabajadores del Grupo Alfa la pasada semana en contra de los despidos previstos en el ERE anunciado por la empresa. / MORQUECHO

La empresa insiste en que las pérdidas de la actividad de mecanizado de Alfa Precision Casting son «inadmisibles» y centra sus esfuerzos en el negocio aeronáutico. Argumenta que la huelga indefinida supone la puntilla al negocio por la huida de clientes

A. ALGABASAN SEBASTIÁN.

Echar a volar o rodar hacia el abismo. A grandes rasgos ese es el resumen que la dirección de Alfa Precision Casting hace de la situación que vive la compañía y que le ha llevado a solicitar en los juzgados de Donostia (a fecha de 7 de diciembre) la liquidación de la misma, antes incluso de sentarse a negociar un ERE anticipado a los trabajadores que planteaba la salida de unos 40 de los 130 empleados de la firma eibarresa. La convocatoria de una huelga indefinida a partir del próximo lunes por parte de la mayoría del comité de empresa podría suponer la puntilla para el negocio, según explica la compañía, ya que tras las últimas jornadas de paro total, varios clientes habrían comunicado a la firma la pérdida de proyectos ante un horizonte de falta de actividad.

La dirección sorprendió ayer al comité comunicando esta decisión, que vendría a evitar, tal y como ha podido conocer este medio, que se desate en Alfa Precision Casting una tormenta perfecta que se lleve por delante la sección aeronáutica de la firma, verdadero «patrimonio y valor de la compañía», según refrenda la dirección en el escrito de solicitud de apertura de la fase de liquidación. La dirección se marca como objetivo, «colaborar con los liquidadores en el mantenimiento de la actividad y posterior transmisión de la producción dirigida al sector aeronáutico». El consejo explica que «la actividad de mecanizado (dirigida al sector de la automoción principalmente) arroja un resultado de pérdidas excesivas y un drenaje de tesorería inadmisible, que pone en peligro la actividad de la empresa y supone, de seguir así, una certeza absoluta de no poder hacer frente al convenio de acreedores».

Las cifras

22,3%
de caída de ventas
22,3%
prevé la compañía por la pérdida de dos clientes del área de Auto Mecanizado de Alfa Precision Casting.
130
trabajadores
130
tiene la empresa en su planta de Eibar que cuenta con una potente sección dedicada a la aeronáutica.

Hasta el momento, la compañía, según la información remitida al juzgado y al comité de empresa, ha hecho frente al primer pago del convenio firmado el 21 de enero de 2014 y que le permitió abandonar el concurso de acreedores del Grupo Alfa iniciado en 2012. Pero la compañía duda de que manteniendo la estructura actual, se pudiera hacer frente a la segunda cuota prevista para marzo de 2018. Para el próximo ejercicio el pago de la deuda concursal asciende a más de medio millón de euros y según las previsiones, hasta 2020, la cuota total se eleva por encima de los dos millones de euros.

La dirección argumenta que sin actividad ni ERE no puede hacer frente al pago del acuerdo de acreedores INCAPACIDAD

Algunos clientes han retirado proyectos y puede haber problemas de suministro de piezas agravamiento

La empresa defiende la sección AERO con la entrada de un inversor y manteniendo empleo PLANTEAMIENTO

No solo eso, además sería harto complicado «conseguir financiación ajena para hacer frente a las obligaciones» y «renegociar las condiciones de pago con los acreedores hipotecarios». El próximo ejecicio el pago previsto del préstamo hipotecario se acerca también al medio millón de euros.

La empresa detalla además el deterioro que ha sufrido el área de Auto Mecanizado, que en los últimos dos años (2016 y 2017) habría perdido dos importantes clientes. Esa «sangría», explican, supondrá que este curso las ventas totales caigan un 22,3% en comparación con las de 2016, pasando de los 15 millones de euros de facturación a los 11,7 que se esperan para este año. Los resultados también pasarían de 609.084 euros en positivo (pérdidas de -348.098 euros sin efecto de la ampliación de capital), a los -507.633 euros.

«Hemorragia de pérdidas»

Con esos datos sobre la mesa, la dirección trasladó al comité la necesidad de prescindir de la línea de Auto Mecanizado, por lo que planteó a finales de noviembre la necesidad de implementar un ERE de extinción para «alrededor de 35 personas» que «evite la hemorragia de pérdidas».

Desde entonces, la sucesión de acontecimientos ha sido conocida. Los trabajadores rechazaron la propuesta al considerarla «no justificada» ya que en los últimos años la merma de la plantilla ha sido «fuerte», con una rebaja media de salarios del 23% y «sin aclarar el futuro de los trabajadores». Por ello, los trabajadores decidieron convocar cinco jornadas de huelga los días 27, 28 y 29 de noviembre, y 4 y 5 de diciembre.

Estos paros, explica la empresa, han agravado la situación de la compañía, ya que han supuesto «de facto una parada de actividad productiva de 15 días» teniendo en cuenta la festividad de San Andrés en Eibar y el puente del Día de la Constitución. «Como consecuencia de esa situación se han desatado con inusitada rapidez reacciones por parte del mercado», añade el consejo, con la retirada de un proyecto importante por parte de un cliente y la exigencia de la devolución de los utillajes por parte de otros.

Ante esta tesitura, la empresa remitió una carta a los trabajadores el pasado lunes explicando la necesidad de retomar la actividad lo antes posible e implementar el ERE previsto para «reconducir la situación». De no ser así, la compañía detallaba que solicitaría «el comienzo de un periodo de liquidación» para no aumentar su endeudamiento y «salvar el máximo de actividad y valor posibles». Un paso que terminó de dar el jueves después de que el comité de huelga comunicase una huelga indefinida a partir del próximo lunes. La compañía desea preservar la línea dedicada a aeronáutica, donde suministra a clientes tan importantes como Airbus. De hecho participa, entre otros, en el proyecto A320neo, modelo del que el consorcio europeo recibió hace pocas semanas el mayor pedido de su historia.

El consejo explica que el esfuerzo se debe centrar en mantener proyectos y personas clave en el área aeronáutica para atraer inversores y preservar «un número relevante de empleos».

Exigencias para negociar

El comité de huelga mostró ayer su sorpresa al conocer la solicitud de liquidación con «alevosía», por realizarla durante el 'puente'. Los representantes de los trabajadores explicaron que la medida puede responder a una «represalia» por convocar la huelga, y reiteraron que se sentarán a negociar el ERE siempre y cuando exista «un compromiso de estabilidad y mantenimiento del empleo en todas las empresas del grupo, que no se produzcan salidas traumáticas y que se les transmita información clara, real y precisa sobre el futuro de los empleados de Alfa».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos