Una empresa familiar que llega a la cuarta generación

P.A.SAN SEBASTIÁN

Papelera Aralar es una empresa familiar, creada en 1935 y que alcanza ya a la cuarta generación. Un hito en sí mismo. Desde un pequeño pueblo como Amezketa ha sabido evolucionar con el tiempo y sobrevivir a la crisis del sector especializándose en papeles especiales. De hecho, en 1957 dejó de fabricar pasta de papel para abordar los papeles de calidad. La innovación está en su ADN, así como el desarrollo social y cultural del entorno en el que está ubicado la factoría. De hecho, construyó 33 viviendas para los empleados, así como el frontón de la localidad –del que han salido figuras emblemáticas–, las escuelas y un local social.

Su imbricación con Amezketa es total, hasta el punto de que no puede entenderse la historia reciente del municipio sin la factoría, que se asienta en las faldas del Txindoki. Una imagen que domina el logo de la empresa, muy comprometida también con la conservación del medio ambiente. Como curiosidad, su director general recuerda que tienen en Ituren una central hidroeléctrica con salto de agua. Antiguamente había una línea de 78 kilómetros que unía ambos municipios y que servía para traer la energía a la factoría. Un tendido que desapareció en los años 50.

Fotos

Vídeos