Emprendedores, un mundo con claroscuros

Gráfico

El informe GEM dirigido por la UPV coloca al País Vasco a la cola del Estado en el número personas que inician negocios, pero subraya el alto nivel tecnológico

FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN.

¿Euskadi es un territorio emprendedor en materia económica? Depende de cómo se mire porque, como reconoció ayer el Gobierno Vasco, este es un tema con claroscuros. La dificultad de responder con un 'si' o un 'no' categórico vuelve a plantearse tras la presentación del informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM), un estudio que compara el nivel de emprendimiento entre las comunidades autónomas y también respecto a Europa.

El año pasado el documento, que se elaboró bajo la dirección de la Universidad de Deusto, provocó malestar en el Ejecutivo autónomo y en la Diputación, porque despeñaba a Euskadi a la cola del Estado en cuanto al número de emprendedores. En la presente edición, a cargo de la UPV, se repiten los malos datos cuantitativos, pero se enfatiza en que la calidad de los proyectos es superior a la media estatal. A partir del próximo año, la presencia institucional cobrará un mayor protagonismo en el GEM con la participación, por ejemplo, de la Spri.

El estudio, que se realiza en toda Europa con la misma metodología -una especie de informe Pisa del emprendimiento- se ha elaborado en Euskadi tras encuestar a 2.000 ciudadanos y presentar un cuestionario específico a 36 expertos. A partir de estos datos, investigadores de cinco universidades (UPV, Deusto, Mondragón, Autònoma de Barcelona y Newcastle Business School) han elaborado las conclusiones.

El 3,3% de los encuestados vascos está iniciando un negocio, frente al 4,3% de la media estatal

El resultado bruto, es decir, el que sale tras preguntar a los encuestados si están desarrollando un nuevo negocio, sin mayores precisiones, sigue colocando a Euskadi a la cola del Estado. En concreto, solo el 3,3% de los preguntados indicó que se encontraban en esta situación, frente al 4,3% de media estatal. En el ranking por comunidades, Euskadi se sitúa la cuarta por abajo, solo por delante de Melilla, Ceuta y Asturias.

El futuro no pinta halagüeño por que cuando se pregunta a los ciudadanos si tienen previsto iniciar algún negocio, Euskadi cae a la última posición con un 4,3% que responde afirmativamente, frente a un 5,7% de media estatal.

Estos datos resultan a todas luces deprimentes. Conscientes de ello, tanto los investigadores que presentaron ayer el documento como los responsables institucionales subrayaron que lo importante «no es la cantidad, sino la calidad». Nadie lo dice en público, porque sería políticamente incorrecto, pero lo que subyace en esta apreciación es que cuando los datos se analizan en bruto, cuenta tanto la apertura de una peluquería como la puesta en marcha de una startup tecnológica. Sin embargo, aducen, el impacto económico de esta segunda actividad es más relevante que el de la primera.

De ahí que en el informe de este año se preste especial atención a los «indicios de calidad» de la actividad emprendedora, es decir, a los aspectos cualitativos, como el componente innovador del negocio. Si se introduce esta variable, el País Vasco escala posiciones y rebasa la media estatal y en algún caso llega a posiciones de cabeza.

Uno de estos indicadores analiza si la tecnología que utiliza el emprendedor es nueva (menos de un año). Atendiendo a este criterio, Euskadi se sitúa en la séptima posición en el ranking de diecisiete comunidades, más Ceuta y Melilla.

El País Vasco sube hasta la cuarta posición en cuando a la novedad de los productos o servicios que ofrecen estas nuevas empresas, en un grupo de cabeza liderado por Melilla, Comunidad Valenciana y Aragón. En cuanto a si los emprendedores han encontrado un nicho de mercado sin competidores, Euskadi se encuentra en el noveno puesto y, respecto a las expectativas de crear veinte o más empleos en cinco años, se coloca en el séptimo lugar.

Otro elemento que caracteriza a Euskadi en positivo es el alto nivel de intraemprendizaje, es decir, en el surgimiento de nuevos negocios en el seno de empresas ya existentes. El 3% de la población vasca de entre 18 y 64 años afirma que ha participado en estas iniciativas en los últimos tres años. Euskadi todavía ocupa una posición alejada respecto la UE, pero se posiciona por encima de la media española (2,7%), en los puestos de cabeza junto a la Comunidad Valenciana (3,9%), Madrid (3,5%), Navarra (3,2%) y Cataluña (3,2%).

Euskadi ocupa la cuarta posición en el ranking de comunidades por la novedad de los productos

El informe presenta una sección en la que 36 expertos valoran las condiciones del entorno emprendedor. De los doce apartados analizados, los consultados puntúan por encima de la media solo tres condiciones: la infraestructura comercial-profesional, los programas gubernamentales y las infraestructuras físicas. En el otro extremo, suspenden el papel de la educación primaria y secundaria, las políticas fiscales y la burocracia, así como el apoyo financiero. Los expertos consideran que el principal elemento que obstaculiza la actividad emprendedora continúa siendo el acceso a la financiación tanto pública como privada en las distintas etapas del proceso de iniciar un negocio.

El Global Entrepreneurship Monitor fue presentado ayer en el campus donostiarra de la UPV por la directora del estudio, María Saiz, así como por los principales investigadores. Estuvieron presentes Aitor Urzelai, director de Emprendimiento del Gobierno Vasco; Antton Tomasena, director foral de Promoción Económica; Jon Barrutia, decano de la Facultad de Economía y Empresa, y Alberto Bokos, director de Innovación Colaborativa de Innobasque.

Más

Fotos

Vídeos