El empleo extranjero en Gipuzkoa supera ya en un 11,5% al de antes de la crisis

El sector de empleadas del hogar es uno de los que más presencia de foráneos registra. En la imagen, cinco empleadas posan en Errenteria.
El sector de empleadas del hogar es uno de los que más presencia de foráneos registra. En la imagen, cinco empleadas posan en Errenteria. / ARIZMENDI

El número de afiliados foráneos ha superado los 20.000 trabajadores por primera vez. En comparación con 2008, la cifra ha aumentado el doble que en Euskadi (5,9%) y que en el conjunto de España, donde la afiliación cae un 11,6%

ALEXIS ALGABASAN SEBASTIÁN.

Gipuzkoa va camino de recuperar las magnitudes de paro y empleo registradas antes de la crisis. Todavía queda mucho trabajo por hacer, eso por descontado, y el proceso se demorará varios cursos siempre que la situación económica siga siendo positiva, pero algunas magnitudes ya registran mejores cifras que las previas a la recesión económica. Hablamos de empleo extranjero y del número de trabajadores de fuera de nuestras fronteras que cotiza a la Seguridad Social en el territorio. Tal y como apunta la estadística del Ministerio de Empleo, a cierre de julio eran 20.246 los ciudadanos extranejeros que trabajaban en Gipuzkoa. Esa cifra supone que por primera vez desde que se publican estadísticas de afiliación, hay más de 20.000 foráneos trabajando de forma regularizada en el territorio.

Si echamos la vista atrás y nos remontamos a momentos antes de que la crisis azotase de manera evidente el mercado laboral, julio de 2008 concluyó con 18.150 trabajadores foráneos empleados en Gipuzkoa. De esta forma, nueve años después el territorio cuenta con 2.096 afiliados más que entonces, lo que supone un incremento del 11,5% entre una fecha y otra. El dato es curioso y singular, y es que el caso guipuzcoano parece ser casi el único en el que se da un crecimiento de ese calado. En Euskadi, con 56.543 afiliados extranjeros, la cifra es un 5,9% superior a la de julio de 2008 -la mitad del avance de Gipuzkoa-, mientras que en el Estado, con 1,87 millones de trabajadores foráneos, la marca se mantiene todavía lejos de los 2,1 millones que figuraban hace ocho años, concretamente un 11,6% por debajo.

El crecimiento en el último año de la afiliación extranjera en Gipuzkoa se sitúa en el 9,16%, una evolución superior a la media estatal (7,06%) y que se une a la subida del 5,8% que también se registró en julio de 2015 en comparación con el mismo mes de 2014. Unos incrementos que se basan, principalmente, en cuatro factores. El primero es el que corresponde al régimen de empleados del hogar, un sistema especial que comenzó a aplicarse desde el 1 de enero de 2012 y por el cual los empleadores deben dar de alta en la Seguridad Social a sus empleados. La implantación de esta norma ha supuesto que si en julio de 2008 la cifra de extranjeros afiliados como empleados del hogar en Gipuzkoa era de 2.080, la media de este curso se sitúa en los 3.980 foráneos, un 91,3% más que antes de la crisis.

El segundo y el tercer factor vienen provocados, en cierta medida, por esa entrada obligatoria en el sistema de las empleadas del hogar. Así, comprobamos como el número de trabajadoras extranjeras afiliadas en Gipuzkoa se mantiene en una continua subida desde 2012 -también hay que tener en cuenta la necesidad, provocada por la crisis, en distintas familias que ha llevado a muchas mujeres a buscar empleo-. En este sentido, la cifra de mujeres extranjeras ocupadas en Gipuzkoa se ha elevado un 36,2% desde el inicio de la crisis, hasta practicamente emparejarse a la de los hombres con 9.392 féminas trabajando. Y la tercera corresponde a la procedencia de los afiliados, ya que mientras los llegados desde países de la UE apenas se han incrementado un 5%, la marca de foráneos llegados de fuera de la Unión ha repuntado un 15,5%.

El cuarto y último factor nos remite a los sectores económicos en los que mayor presencia están registrando los extranjeros, entre los que destaca la evolución de la hostelería. El empuje turístico en Gipuzkoa -sobre todo en la costa- y la mejora en los últimos años del consumo ha hecho que bares y restaurantes refuercen sus plantillas, y aprovechen, en muchos casos, para incorporar o personal mejor formado en idiomas, o trabajadores dispuestos a cubrir empleos con condiciones que los locales no quieren aceptar. De esta forma, la cifra de extranjeros que trabaja en la hosteleria se ha incrementado por encima del 30% desde julio de 2008.

Este peso de la ocupación extranjera en puestos de trabajo del sector servicios, restauración u hostelería, se advierte de forma clara en el peso de los inmigrantes en los contratos firmados durante el mes de julio. Y es que si el peso de los empleados foráneos en el total de ocupados es del 6,4%, el porcentaje de contratos firmados por personas de otra nacionalidad durante julio fue del 11,6% del total, más de un punto por encima del mismo mes del año precedente.

Refuerzo para el Sistema

El incremento en la cifra de trabajadores foráneos en Gipuzkoa también es singular si observamos la evolución del número de afiliados totales a la Seguridad Social. A cierre de julio, el territorio tenía 314.555 personas afiliadas al sistema. En comparación con el mismo mes de 2008, la cifra es un 3,3% menor. De momento, hay 10.893 cotizantes menos en Gipuzkoa que hace nueve años. Un boquete, que gracias al repunte de trabajadores extranjeros no resulta mayor.

En unos meses en los que la sostenibilidad del sistema sigue estando tan en duda, el incremento de la empleabilidad de estos trabajadores de otras nacionalidades ayuda de forma patente a mejorar las cuantías que percibe la Seguridad Social por cotizaciones y que permiten abonar las pensiones mes tras mes.

Más ocupados en Lanbide

Pero las estadísticas no por ser positivas cuantitativamente tienen que dejar de pasar un análisis cualitativo como el que se está tratando de hacer en este artículo. Para completarlo, por tanto, no podemos dejar de hablar de la baja calidad del empleo que cubren en su mayoría los trabajadores extranjeros y lo que ello supone para Lanbide. Y es que a tenor de los últimos datos del Servicio Vasco de Empleo, 6.288 extranjeros ocupados seguían inscritos en sus ficheros en busca de otro trabajo a cierre de julio.

Eso significa que el 31% del total de afiliados foráneos en el territorio se encuentra en esa situación, apuntados en Lanbide para buscar un empleo mejor y para percibir, en algunos casos, una ayuda que compense un salario que no les permite salir de la pobreza. Esta situación si que parece que se agrava más en el caso de los foráneos, ya que del mismo análisis de Lanbide se extrae que entre los 294.309 afiliados estatales a la Seguridad Social en Gipuzkoa, 'solo' 41.903 seguían buscando empleo, lo que sitúa la tasa en el 14,2%, menos de la mitad que entre los extranjeros.

Más

Fotos

Vídeos