Elkargi confirma el despegue económico por el ritmo de inversión empresarial

Pio Aguirre y Josu Sánchez, en la rueda de prensa de este martes en San Sebastián. /LUSA
Pio Aguirre y Josu Sánchez, en la rueda de prensa de este martes en San Sebastián. / LUSA

Frente a un descenso del 10% en su actividad tras la fusión con Oinarri, la SGR vasca pone en valor el aumento en un 4,3% de los avales al crecimiento

Alexis Algaba
ALEXIS ALGABA

«La recuperación es real, la economía vasca crece de una forma sostenida y no da síntomas de agotamiento». El presidente de Elkargi, Josu Sánchez, se ha alineado este martes con la ola de optimismo en torno a la prosperidad que rodea a buena parte del tejido empresarial de Euskadi y ha avalado -nunca mejor dicho- su afirmación con los resultados cosechados por la Sociedadad de Garantía Recíproca el pasado ejercicio. Y es que en 2017, la SGR vasca registró un aumento del 4,3% en la cuantía de los fondos destinados a respaldar inversiones de compañías del País Vasco y Navarra. En total fueron 110 los millones que Elkargi destino a avalar proyectos de crecimiento y mejora de las firmas, lo que supone cerca de 5 millones más que el ejercicio precedente y alrededor de 35 millones más que hace dos cursos, lo que muestra que las empresas locales ya han retomado de forma decidida nuevas apuestas que garanticen su futuro.

Tanto es así que los avales a nueva inversión supusieron el pasado año el 42% del total de garantías concedidas por Elkargi, que vio menguar ligeramente el grueso de avales formalizados, un 10,6%, hasta los 261 millones, en el primer ejercicio completo tras la fusión con Oinarri en septiembre de 2016. «En una fusión, mantener el resultado es crecer y estamos cumpliendo las expectativas con las cifras en las que estamos. Elkargi es un proyecto de país», ha apuntado Sánchez.

No es menos cierto que esos resultados están muy condicionados «por la facilidad en el crédito y los bajos tipos de interés» que llevan poblando el mercado financiero en los últimos ejercicios. De hecho, la proyección de la SGR vasca era crecer en su actividad un 12% el pasado año, pero la previsión no se ha refrendado. Desde Elkargi alertan que «las empresas de menos de 50 trabajadores están viviendo un espejismo en la facilidad del crédito y son vulnerables ante un cambio de condiciones financieras», por ello se reivindica, sobre todo ante estas pymes, como «una herramienta financiera que da estabilidad y solidez en el medio y largo plazo».

«Concierto y Cupo son un instrumento justo, objetivo y solidario»

El presidente de Elkargi, Josu Sánchez, ha rechazado en la presentación de resultados de este martes las «descalificaciones oportunistas» al Concierto económico y al Cupo. Ha destacado que ambas forman «un instrumento justo, objetivo y solidario». Los responsables de la SGR vasca han respaldado la Declaración institucional de apoyo al Concierto Económico Vasco, hecha pública el pasado 28 de febrero con motivo del 140 Aniversario del mismo. Sánchez ha añadido que «es un sistema fruto del acuerdo, eficiente y transparente, que dota de estabilidad a las relaciones entre el País Vasco y el Estado, y que ha generado frutos muy positivos para todas las partes».

Ese mensaje, parece volver a calar entre las empresas de Euskadi, ya que como ha anticipado su presidente, Pío Aguirre, la actividad de Elkargi ha aumentado un 17% en los dos primeros meses de 2018, un presagio más que positivo para un ejercicio que parece que mantendrá la proyección inversora de las compañías, que han aumentado la formalización de avales con la SGR vasca en cerca de un 10%, pasando de los 26 millones en el primer bimestre del pasado año, a los 28 firmados hasta el cierre de febrero de este año.

Menos refinanciación

Según han puesto de manifiesto los máximos responsables de Elkargi, «las operaciones destinadas a inversión siguen en aumento y descienden las dirigidas a circulante y refinanciación». Así, si el 42% de los recursos fueron para inversión, los avales técnicos representaron el 28,5%; los de circulante, el 24,5%, y los de refinanciación, un 5%.

El repaso al balance de Elkargi permite conocer que la la SGR vasca, la primera en actividad de todo el Estado, otorgó el 22% de todos los avales concedidos por el sistema en España. Con un riesgo vivo de 908,6 millones de euros al cierre de 2017 (el 22,5% del existente en el conjunto del Estado), la firma demostró una solvencia del 16,07%, un 5,6% superior a la de 2016 y muy por encima de los requisitos que exige el Banco de España. Toda vez que la SGR no está concebida para ganar dinero, sino para acompañar al tejido productivo, Sánchez y Aguirre detallaron que la morosidad de la firma se situó en el 6,9%. Los recursos propios alcanzaron los 108 millones de euros.

Las cifras

261
millones de euros en avales formalizó Elkargi en 2017, primer ejercicio completo tras la fusión con Oinarri, un 10,6% menos que en 2016.
42 %
del total de garantías tuvo como fin la financiación de proyectos de inversión de las empresas vascas.
17 %
de aumento en la actividad ha registrado Elkargi en el primer bimestre de 2018, hasta los 52 millones.
15.184
de socios forman la base de la SGR vasca, la mayor del Estado. El crecimiento el pasado año fue del 2,5%.

Por otra parte, han añadido, la base societaria de Elkargi aumentó un 2,5%, hasta los 15.184 socios, gracias, en buena parte a la emergencia de la SGR en Navarra. El 38,5% de los avales se formalizaron en Bizkaia; el 33,5%, en Gipuzkoa; el 22% de la actividad se realizó en Álava; y el 6%, en Navarra.

La segmentación de la actividad de Elkargi el año pasado da un vuelco y coloca en cabeza al sector industrial (38%), que adelantó a los Servicios, que se quedaron en el 33% de las operaciones. Comercio (15%) y sector primerio (2%) cierran la tabla.

Márgenes y cualificación

Aunque la tendencia es «claramente positiva», Elkargi subraya que las empresas vascas afrontan una serie de retos a los que se deben enfrentar «cuanto antes». «Un camino plagado de incertidumbres», ha descrito Josu Sánchez. Entre ellas, la primera sería la de comprobar si «verdaderamente la recuperación también ha llegado para las pymes».

Para garantizar el futuro de las firmas, la SGR considera como prioritarios el apoyo al empleo juvenil, la corrección de los desequilibrios demográficos, así como la necesidad de diseñar nuevos modelos económicos y nuevas profesiones, «porque la empresa del futuro no se limitará solo a la mejora tecnológica, su competitividad dependerá de su capacidad para conseguir la fidelización del talento, y ello en un contexto en el que la transformación digital está en marcha».

El presidente de Elkargi ha subrayado dos puntos clave para la competitividad de las compañías a corto plazo: la falta de personal cualificado y la recuperación de los márgenes empresariales. «La falta de personal cualificado es alarmante y ha superado en el orden de prioridades a la financiación», ha advertido Sánchez. En lo que respecta a los márgenes, desde Elkargi se ha recordado «que todavía un número significativo de empresas sigue registrando pérdidas, y muchas más deben recuperar los márgenes empresariales que permitan aumentar la inversión».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos