La elección de estudios ahonda la brecha

«En la FP, las mujeres siguen decantándose por esteticién frente a las ramas industriales», lamentan en Confebask

A. B. BILBAO.

La brecha salarial es un síntoma muy negativo de que el talento de las mujeres no está donde debe estar. Ellas siguen eligiendo, en gran medida, estudios que no se adaptan a lo que demandan las empresas, que llevan tiempo reclamando más técnicos cualificados para la industria así como ingenieros. Así lo entiende Virginia Múgica, de Confebask, quien advierte de que el futuro, con la digitalización, las diferencias se van a agravar porque los estudios de las mujeres están más alejados de las nuevas tecnologías.

La patronal, que lleva tiempo haciendo campañas para atraer a las vascas hacia la formación ligada a la industria, no termina de ver los resultados. Los datos del Eustat -la última estadística es del curso 2015/2016- le dan la razón. En la FP Superior, la ramas más demandada y con mejor salida laboral, la de fabricación mecánica, solo cuenta con un 11% de presencia femenina. Y en electricidad y electrónica apenas supera el 6%. Sin embargo, en imagen personal son el 96%. «Ellas siguen eligiendo esteticien y peluquería. El otro día me contaba el responsable de un centro que una madre estaba horrorizada de oír que se ofrecía a su hija entrar en una rama industrial», comenta Múgica.

Eso sí, las mujeres arrasan en la universidad -son el 53% de los alumnos- y en carreras tan exigentes como la de medicina. Pero aquí otra vez ocurre algo parecido. En los grados más técnicos como ingeniería y arquitectura, suponen el 28%. Pero ellas son el 62% de las matriculadas en artes y humanidades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos