El Ejecutivo vasco mantiene su propuesta de subir un 1,5% el sueldo a sus funcionarios

Funcionarios del Gobierno Vasco acceden a la sede del Ejecutivo en Vitoria-Gasteiz./IGOR AIZPURU
Funcionarios del Gobierno Vasco acceden a la sede del Ejecutivo en Vitoria-Gasteiz. / IGOR AIZPURU

Los responsables de Función Pública quieren eludir la congelación estatal e incluirán el incremento en el proyecto de Presupuestos

PILAR ARANGURENSAN SEBASTIÁN.

El Gobierno Vasco mantendrá la propuesta de subida salarial del 1,5% para sus 70.000 funcionarios el próximo ejercicio, independientemente de lo que haga el Gobierno Central, que de entrada baraja una congelación de los salarios públicos al tener que prorrogar los presupuestos, tal y como recoge en la comunicación que ha remitido a Bruselas.

El Ejecutivo Vasco anunció a los sindicatos del secctor público el pasado 29 de septiembre que tenía previsto elevar el próximo ejercicio el sueldo de sus funcionarios un 1,5%, medio punto más que la subida aplicada este año. Lo hizo en la primera reunión de la Mesa de la Función Pública. Un incremento que fue considerado «insuficiente» por todas las centrales. Hoy se vuelve a reunir el foro en el que se negocian las condiciones de los trabajadores públicos del Gobierno Vasco para continuar con las negociaciones, ya que el viceconsejero de Función Pública, Andrés Zearreta, dejó abierta la puerta a mejorar dicha propuesta así como el resto de condiciones.

Pero el anuncio del Gobierno central de que la prórroga de los presupuestos supondrá de entrada una congelación salarial a los funcionarios, dada a conocer el martes, ha encendido todas las alarmas, tanto entre los sindicatos estatales como en los vascos, que temen que dicha medida arrastre al Ejecutivo autonómico y obligue a seguir esa senda, tal y como ha sucedido en los años precedentes, al considerar Lakua que se trataba de una legislación básica que condicionaba también a Euskadi.

70.000 funcionarios

Es la cifra de empleados públicos del Gobierno Vasco a los que se les aplicará la subida salarial, así como otras condiciones que se están negociando.

Pues bien. En esta ocasión, el Gobierno Vasco pretende eludir, de entrada, la congelación y mantiene la subida salarial propuesta, tal y como indicaron ayer desde la viceconsejería de Función Pública. De hecho, Zearreta ha asegurado a los sindicatos que el proyecto de ley de Presupuestos de 2018, que se presentará el próximo martes, contempla dicho incremento.

Regularlo vía decreto ley

El Ejecutivo Vasco cree, con todo, que el Gobierno central podría evitar la congelación regulando la subida salarial mediante un decreto ley.

Igor Eizagirre, responsable de Servicios Públicos de ELA, coincide en que el Ejecutivo de Mariano Rajoy podría legislar la materia mediante dicho instrumento, tal y como hizo en el pasado con los recortes -aumento de jornada, reducir los moscosos...-, por lo que la prórroga presupuestaria no significaría obligatoriamente la congelación o limitar la subida a la de este año, que fue del 1%. Pero además, añade, que el Gobierno Vasco tiene potestad para poder hacer lo que estime conveniente dentro de su ámbito de actuación, siempre que la regulación estatal, bien sea vía presupuestos o real decreto, no especifique que es básica.

La noticia de que la viceconsejería mantiene dicha subida fue acogida ayer con satisfacción por los sindicatos vascos, aunque están expectantes ante la evolución de los acontecimientos. «Antes decían que había que seguir la legislación estatal y ahora que no es obligatorio», comentaba Maite Garabieta, responsable del Sector Público de CC OO de Euskadi. Por su parte, Ana Agote, de UGT, recuerda que con la aplicación de la jornada de 35 horas el Ejecutivo de Urkullu se saltó la legislación estatal y fue llevado a los tribunales por el Gobierno central. Una cuestión que está pendiente de resolución.

Con todo, ambos sindicatos confían en que el Gobierno central pueda aprobar finalmente unos nuevos presupuestos antes de final de año, lo que abriría la puerta a la subida del 1,5% que había propuesto inicialmente y que podría incrementarse entre un 0,25% y un 0,5% más si las previsiones de crecimiento económico mejoran.

Los sindicatos vascos esperan poder negociar en Euskadi una subida incluso superior al 1,5% propuesto, ya que señalan que con este incremento no se compensa ni de lejos la pérdida de poder adquisitivo que han sufrido los funcionarios durante las crisis y que ronda el 15%.

Las centrales vascas también esperan mejorar otras cuestiones, como el retorno de las aportaciones a la EPSV Itzarri, que el Ejecutivo plantea reiniciar con un 0,5% del salario, lo que tendría un coste de 17 millones para las arcas públicas. Las centrales recuerdan que las aportaciones estaban en el 3% antes de que se interrumpieran los pagos. Los sindicatos también consideran «insuficientes» las 13.500 plazas que prevé convocar el Gobierno Vasco en esta legislatura mediante OPEs, ya que indican que las tasas de interinidad son muy elevadas, llegando en algunos servicios al 70%.

Fotos

Vídeos