Edesa Industrial despide a 141 trabajadores

Edesa Industrial despide a 141 trabajadores

A un paso de la quiebra, la catalana busca inversores con los que reabrir con 160 empleados

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDASan Sebastián

Por desgracia, los vecinos de Arrasate, y más en concreto los trabajadores de la que en su día fue todo un símbolo de la pujanza industrial del Alto Deba como Fagor Electrodomésticos, están casi acostumbrados. Este lunes, la catalana CNA, que hace apenas tres años recogió -libre de deudas- las cenizas de aquella cooperativa prometiendo 705 empleos en el primer año, hizo efectiva su ‘hoja de ruta’ ya telegrafiada en verano y anunció el despido de 141 nuevos trabajadores de una compañía que, otra vez, se encuentra al borde de la quiebra. El comité de empresa se negó a firmar esas salidas, por «no dar un cheque en blanco» a la compañía, y anunció que podría impugnar el proceso. «Edesa Industrial forma parte de un grupo más amplio, que acaba teniendo su sede en Luxemburgo y del que no sabemos absolutamente nada, pues no nos han querido dar datos; no creemos en las causas económicas que argumentan para justificar los despidos y estamos, incluso, sopesando ir a los tribunales, lo tenemos decidido al 99,99%», añadió el presidente de los representantes de los trabajadores, Rikardo Pérez, en declaraciones a DV. Esta decisión, así como los siguientes pasos a dar por parte de los trabajadores, apuntó, se podría tomar esta misma semana, cuando está previsto convocar a los comités de Edesa Industrial y Geyser Gastech.

El resto de los operarios y parte del personal de oficina de Edesa Industrial (163 personas en total) fueron finalmente desafectados -sacados- del ERE de extinción planteado por la catalana para regresar a la actividad en el marco de un plan que, a día de hoy, tiene muy pocos visos de salir adelante.

La cifra

55
años es la edad que ha servido de límite máximo para los despidos. Todas las salidas afectan a personas más jóvenes.
Ajustes
Los 141 despidos se harán efectivos el próximo día 27, con una indemnización de 20 días por año trabajado
Salarios
Cata reconoce atraversar «un momento económico difícil» e intentará pagar parte de la última nómina

De todos modos, esos ‘salvados’ de los despidos seguirán en su casa, pues están inmersos ya en otro ERE temporal anterior que los mantiene sin actividad. Se da la circunstancia de que las 141 salidas han afectado a menores de 55 años, que, según el comité, recibirán 20 días por año trabajado con un límite de 12 mensualidades. Estas salidas «se harán efectivas el próximo día 27, aunque dicen que no aseguran el pago de las indemnizaciones», alertó Rikardo Pérez.

Momento difícil

Y es que la caja de Edesa Industrial está casi vacía. De hecho, la propia empresa reconoció este lunes estar atravesando «un momento económico difícil» al anunciar que trataría de pagar esta semana parte de la nómina de septiembre.

Así, pintan bastos en una empresa que tiene hasta el próximo día 30 para esquivar el concurso de acreedores; algo que, a priori, parece bastante complicado con 102 millones de deuda, desaparecida del mercado, con las máquinas paradas casi por completo y con los proveedores y la banca en alerta máxima.

«Si era dramático despedir a 141 compañeros, no lo es menos dejar a otros 163 sin futuro al albur de un plan del que no sabemos nada, por eso nos hemos negado a firmar nada», relató Pérez, quien detalló que CNA pretende salir adelante gracias a un plan que incluye la aparición en escena de dos inversores. Dos caballeros blancos de los que nada se sabe hoy. Además, la catalana apuesta por producir en Euskadi solo ollas a presión (en Eskoriatza) y termos y calentadores (en Basauri), así como por montar (que no fabricar) hornos y placas cuyas piezas llegarían de uno de esos hipotéticos inversores.

El comité se declaró este lunes dispuesto a trabajar una solución que incluya mantener abierta, siquiera de manera parcial, la planta de Garagartza, que CNA ha decido cerrar para siempre, e hizo un llamamiento a la empresa, al Gobierno Vasco y a Fagor S Coop. (propietaria de la marca Fagor) a encontrar una solución.

«Aún queda mucho por hacer, no damos por buenos estos despidos ni la posible desaparición del proyecto, por lo que seguiremos trabajando para revertir la salida de estos compañeros», zanjó Pérez.

Fotos

Vídeos