A más edad, peor es la evolución del desempleo

El paro se ceba fundamentalmente entre las personas de mayor edad, tal y como reflejan los datos de la EPA del primer trimestre. Así, mientras entre los mayores de 55 años se produce un incremento de desempleados en relación al mismo periodo del año anterior, en el resto de las franjas de edad se registra una disminución. Entre los menores de 25 años se reduce en más de mil personas, hasta quedarse en 12.500, y entre los que tienen entre 25 y 54 años baja en 10.000, hasta los 89.700. En cambio, entre los mayores de 55 años se produce un incremento de 2.000 personas, hasta alcanzar las 18.100. Dentro de este colectivo, las mujeres son las más afectadas, ya que suponen el 51,3% (9.300). La tasa de paro entre los más mayores es del 9,89%, un punto más que en 2016.

Fotos

Vídeos