«El director debe escuchar a los trabajadores y proponerles retos»

José Luis Bastarrica en las instalaciones del Grupo Kempchen Comdiflex, del que lleva diez años al frente./JUANTXO LUSA
José Luis Bastarrica en las instalaciones del Grupo Kempchen Comdiflex, del que lleva diez años al frente. / JUANTXO LUSA

José Luis Bastarrica explica que una de las claves para obtener la confianza del cliente es «dar la cara cuando se producen incidencias y responder con rapidez»

ION FERNÁNDEZIRUN.

El Grupo Kempchen Comdiflex lo creo José Cruz Ruiz hace ya muchos años. Primero, compartió su propiedad con una compañía alemana, pero a los pocos años de su fundación el empresario guipuzcoano se hizo con todas las acciones. Su actual director general, José Luis Bastarrica, ha cumplido recientemente diez al frente de la empresa, concretamente el 21 de abril. Se muestra «orgulloso de la evolución que hemos tenido», aunque reconoce que «también hemos pasado momentos difíciles».

- La empresa se encuentra en una buena línea, ¿cómo buscan nuevas oportunidades de negocio?

1967
año de fundación.
1967
La empresa afincada en Irun cuenta actualmente con una plantilla de 26 personas.
1967
Actividad
Industria
Fabricación de juntas de estanqueidad y compensadores de dilatación, especializados en servicios de urgencia y a medida.

- Nuestra actividad está centrada en la fabricación de juntas de estanqueidad y compensadores de dilatación. Los primeros se emplean para evitar fugas entre dos tuberías, mientras que los segundos sirven para absorber la dilatación de una tubería a altas temperaturas. No son productos en los que hay avances continuamente, son bastante estables. Y el mercado también se mantiene sin muchos altibajos. Ante esto, nuestra idea está más centrada en buscar nuevos sectores y así diversificar. Para ello contamos con el comercial de toda la vida, que se dedica a visitar a clientes para ofrecerles nuestros servicios, así como de una fantástica página web a través de la cual nos contactan muchas compañías de todo el mundo para hacernos consultas y solicitarnos presupuestos. Actualmente, tenemos presencia en países como Alemania, Francia, Rusia e Israel.

«Hay que formar a los trabajadores, aunque exista el riesgo de que se vayan a la competencia»

- ¿Cómo han conseguido diferenciarse de la competencia?

- A este sector se dedican muchas empresas, tanto a nivel estatal como internacional. Los grandes pedidos se encuentran en manos de multinacionales que venden a bajo precio. Nosotros tenemos muy difícil competir con ellas. Pero hemos encontrado un nicho de negocio. Estamos especializados en entregas exprés o urgentes y en ofrecer un servicio especializado y a medida. Esta fortaleza se debe a que guardamos bastante materia prima cara y contamos con una máquina de chorro de agua. Esto nos permite responder con rapidez.

- ¿De qué manera colaboran con el cliente para ofrecerle una solución a medida?

- Contamos con un equipo de ingenieros especializados en nuestros productos que aporta a las empresas apoyo tecnológico. Algunos clientes nos indican los problemas que tienen y nos cuentan sus procesos de producción. A partir de estas explicaciones, nosotros les concretamos cuáles son las piezas más adecuadas. Este apoyo tecnológico ayuda a que el cliente confíe en nosotros y a que no le importe tanto el precio del producto y prime el acompañamiento que realizamos.

- La confianza vendedor-comprador resulta indispensable. ¿Cómo se consigue?

- A base de años de servicio y de dar la cara cuando se producen incidencias. No hay que ser perfectos, pero sí responder con rapidez cuando a nuestro cliente le surge algún problema. Tratamos de no cometer errores, pero cuando lo hacemos tenemos una contestación inmediata. Además, contamos con un sistema de garantía de calidad interna para limitar al mínimo los fallos y eso el cliente lo valora. Podemos enorgullecernos de tener muchas empresas que vuelven a solicitar nuestros productos. Por otro lado, buscamos ser proveedores homologados de muchas empresas. Requiere de mucho papeleo y es un proceso largo, pero si lo superas te conviertes en una compañía de confianza. Claro está que luego hay que mantenerla y no cometer errores, porque como los hagas te ponen una 'x' y no vuelven a contar contigo.

- ¿Qué cualidades destacaría de la plantilla de la empresa?

- La voluntad y vocación de servicio de todos los empleados. Tenemos un personal comprometidísimo. Ante situaciones de urgencia, la mayoría del personal no tiene ningún problema en acudir al trabajo en fechas festivas. Este año no ha ocurrido, pero en anteriores nos ha tocado trabajar en Semana Santa.

- ¿Cómo ha llegado a ser gerente de Kempchen Comdiflex?

- Me licencié en Ingeniería Industrial en 1987. La psicóloga de Recursos Humanos de la primera empresa en la que estuve me dijo que soy un buen comercial, así que la mayor parte de mi trayectoria profesional ha transcurrido en la vertiente comercial, como técnico, aunque también he ejercido como jefe de proyectos. En 2002 compaginé el trabajo con un MBA y cuando terminé empecé como director comercial en una empresa de aceros. Hace diez años me surgió la oportunidad de incorporarme a esta empresa como director general.

- ¿Cuál es la función de un director para con sus empleados?

- Los tiempos cambian y la forma de hacer las cosas en una empresa también. Antes, los directivos eran más rígidos; y ahora, hay más flexibilidad. En lo que a mí me concierne, una parte importante de mi tiempo la paso escuchando a los trabajadores y trato de proponerles retos. Me gusta que todo el personal aporte dentro de su área y que cada uno siga un modelo de autogestión.

- ¿Es importante formar a los trabajadores?

- Cada año invertimos alrededor de un 2% de la cifra de negocio de la compañía en formar a nuestros trabajadores. La tecnología cambia, así que resulta necesario que el personal la conozca y se adecúe a ella. Todo el equipo directivo de Kempchen Comdiflex está convencido de que lo adecuado es contar con trabajadores cualificados y formados, a pesar de que exista el riesgo de que puedan marcharse a la competencia.

- ¿Cómo se motiva al equipo?

- Hay que crear un buen ambiente de trabajo, pero no vamos a negar que un gerente no tiene una varita mágica para generarlo. Generalmente, son las propias personas quienes crean un clima adecuado. A mí me enorgullece que en esta empresa haya un buen ambiente de trabajo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos