La Diputación cifra en 1.000 nuevas firmas y en 4.000 empleos el efecto de sus ayudas

Markel Olano y Ainhoa Aizpuru, ayer en la presentación del balance del Plan de Reactivación Económica de la Diputación en 2017./DFG
Markel Olano y Ainhoa Aizpuru, ayer en la presentación del balance del Plan de Reactivación Económica de la Diputación en 2017. / DFG

El Plan de Reactivación Económica ha auxiliado a 6.677 compañías y agentes en dos años. Markel Olano subraya que la economía de Gipuzkoa avanza con firmeza, y aunque huye del «triunfalismo» afirma que «los datos cantan»

JULIO DÍAZ DE ALDASAN SEBASTIÁN.

El diputado general, Markel Olano, acompañado de la responsable de Promoción Económica, Medio Rural y Equilibrio Territorial, Ainhoa Aizpuru, realizó ayer un balance del Plan Foral de Reactivación Económica 2016-2019, que hasta ahora, explicó, ha ofrecido distintos tipos de ayudas a 6.677 empresas y agentes, posibilitando el nacimiento de casi 1.000 compañías y favoreciendo la creación de 3.981 nuevos puestos de trabajo.

Olano repasó también la marcha de la economía del territorio en este año que ahora acaba. Y ejerció de guipuzcoano -por aquello de la inveterada prudencia- para declararse «con los pies en la tierra» y rechazar de plano cualquier «euforia o triunfalismo»; aunque tampoco quiso obviar que «los datos cantan», y es que el PIB de Gipuzkoa avanza a ritmos próximos al 3%, mientras el paro se sitúa por debajo del 10% «se mire en la estadística que se mire», dijo, o que la recaudación fiscal ha demostrado en los últimos meses una notable fortaleza.

Los datos

510
nuevos proyectos han sido apoyados este año, de los que 43 eran de base tecnológica y 20, de intraemprendimiento.
69
iniciativas de I+D han sido impulsadas en 2017 desde la Diputación mediante una inyección global de 4,5 millones de euros.

En ese escenario, el diputado general regresó a la cautela y reconoció que de vez en cuando surgen «malas noticias» que obligan a seguir trabajando y apoyando a las empresas y siendo «un agente activo» para, dentro del espíritu de la colaboración público-privada, «avanzar en competitividad y en innovación» y «seguir generando empleo y evitando situaciones críticas».

«Las firmas más competitivas y más innovadoras siempre hacen frente mejor a la crisis» PREPARACIÓN

«La actual coyuntura positiva nos anima a seguir trabajando y a estrechar la colaboración» SUMA DE FUERZAS

«Las empresas más competitivas, más participativas, más innovadoras, son empresas más arraigadas y cuentan con más herramientas para hacer frente a situaciones de incertidumbre; debemos de seguir ese modelo de empresa guipuzcoana para evitar situaciones críticas», sentenció.

El Plan de Reactivación Económica de la Diputación, detalló Olano, ha ido de menos a más. Algo lógico, de otra parte, dado que la crisis queda cada vez más lejos. Y es que si en 2016 fueron 2.888 las empresas impulsadas por el programa, este año han sido 3.789.

Del mismo modo, en el primer año de vigencia del programa las firmas de nueva creación surgidas al amparo del mismo fueron 419, cifra que en 2017 se amplió a 510, de las cuales -apuntó Ainhoa Aizpuru- «220 fueron proyectos promovidos por mujeres y otros 43 correspondieron a iniciativas de base tecnológica, que son los que mayor potencial de crecimiento tienen». Junto a estos, subrayó la diputada, también se apoyaron una veintena de iniciativas de intra-emprendizaje. Si se atiende al empleo generado, el plan permitió la creación de 419 puestos en 2016 y de otros 510 un año después: en total, 929. «En lo relativo a los programas centrados en mejorar la competitividad, el arraigo y la capacidad innovadora, se ha apoyado a 800 pymes guipuzcoanas, lo que genera un impacto positivo en más de 30.000 trabajadores del territorio», afirmó.

«Son sin duda buenos resultados; con un esfuerzo similar, hemos llegado a más empresas y a más personas», resaltó el diputado general, que recordó que el presupuesto anual de la iniciativa alcanza los 50 millones de euros, que se reparten entre la industria (27 millones), Cultura y Turismo (10), Inserción Social (8) y otros cinco millones para el Primer Sector. En este último apartado, por ejemplo, el plan ha ayudado este año a veinte jóvenes a poner en marcha su propia explotación.

Olano y Aizpuru quisieron también mirar al futuro. Así, el diputado general explicó que el Gobierno Foral «está trabajando para hacer realidad proyectos estratégicos que potencien una industria y una nueva actividad generadora de empleo en sectores de futuro». En este sentido, se refirió a segmentos como la fabricación avanzada, la ciberseguridad, las biociencias y la salud o la electromovilidad. «Seguiremos haciendo todo lo que esté en nuestra mano para contribuir a la reactivación económica, en colaboración con las empresas, para realizar apuestas innovadoras», aseguró Olano.

Aizpuru repasó con especial énfasis la apuesta foral por el apoyo a la digitalización y el impulso de la industria 4.0 de las empresas, aspecto en el que la Diputación ha ofrecido este año subvenciones por valor de dos millones de euros. Un dinero, relató, que después consigue que la inversión de las empresas se multiplique por dos. «La atracción y retención del talento es otro de los ejes de nuestras políticas», concluyó la diputada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos