La digitalización despega en la industria vasca pero es débil en el hogar

La digitalización despega en la industria vasca pero es débil en el hogar

Un estudio coloca a Euskadi en quinta posición en Europa, solo por detrás de los países nórdicos y Holanda

EFE

La digitalización se ha implantado con fuerza en la industria vasca, donde sólo es superada en Europa por Finlandia, pero falla en el comercio electrónico y en el uso de internet por parte del ciudadano en el hogar. Estas son las conclusiones de un informe realizado por el instituto de competitividad Orkestra -de la Universidad de Deusto-, sobre la digitalización en el País Vasco, que ha presentado este miércoles su autor, Agustín Zubillaga.

El estudio ha usado los indicadores que recomienda la Comisión Europea para medir la digitalización y comparar al País Vasco con los 28 países de la UE, colocando a Euskadi en quinta posición, solo por detrás de los países nórdicos y Holanda.

Euskadi está bien situada en la conectividad -la infraestructura para el acceso-, en los conocimientos de las nuevas tecnologías, en el uso en las empresas y en la oferta de la administración digital.

Los puntos débiles son el uso ciudadano, poco en el hogar y que no aprovecha la oferta de la administración digital, y la carestía del acceso a internet. El motivo de este último es que en el País Vasco el acceso a internet se vende con paquetes de televisión y teléfono que encarecen el producto.

Tres ámbitos de desarrollo

El informe ha medido tres ámbitos de desarrollo digital: en la industria, entre los ciudadanos y en la administración pública.

En el primero, más del 65 por ciento de las empresas cuentan con procesos de digitalización desarrollados, cifra solo superada por Finlandia.

En cambio, una de las debilidades son las bajas tasas de transacciones por comercio electrónico, que apenas superan el 22 por ciento, frente al 73 por ciento de Irlanda, que encabeza el ránking. La facturación "on line" de las empresas vascas también es muy pequeña y solo llega al 5 por ciento.

El autor del informe ha explicado que esto tiene que ver con el modelo industrial vasco, donde las empresas apuestan por la alta tecnología en la fabricación pero venden de empresa a empresa, no a un cliente final. "No es lo mismo vender por internet un barco que un libro", ha resumido.

Los conocimientos y habilidades de los vascos se sitúan en un nivel avanzado, pero hay un desajuste entre graduados en tareas de ciencias y tecnología, donde Euskadi lidera el ránking, y el porcentaje de empleados en tecnologías de información (TIC), que apenas supera el 2 por ciento, en la cola europea.

Entre las razones, que las TIC son consideradas servicios de apoyo, algo complementario, por lo que el estudio emplaza a impulsar este tipo de tecnologías en todos las áreas de trabajo.

El segundo ámbito de estudio es el del uso en el hogar, donde Euskadi presenta signos de debilidad, el tercero por la cola en el consumo de internet en el hogar. El ciudadano de a pie consume principalmente internet en el hogar como herramienta de acceso a la información. Los servicios multimedia y videojuegos están adquiriendo peso, pero las redes sociales o las videollamadas apenas se utilizan.

A ello se une que la banca electrónica o la compra por internet desde el hogar todavía está por debajo de la media europea, un dato que se achaca a la falta de confianza y factores culturales -en el sur de Europa se prefiere la proximidad al vendedor-. Además, el uso de transacciones económicas "on line" cae mucho por encima de los 45 años de edad.

Por último, el estudio analiza la digitalización de los servicios públicos vascos, -por ejemplo, la cita médica por internet- que están en un alto nivel, al igual que en el resto de la UE.

Sin embargo, esta alta oferta no se traduce en el uso de estos recursos por parte del ciudadano, algo también común a toda la UE. Por ello, el informe recomienda ampliar la visibilidad de estos servicios, para incentivar su uso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos