La dicotomía de los salarios

Los sueldos bajan más en Euskadi que en el conjunto del Estado, pero los sujetos a convenio crecen más que la media estatal

PILAR ARANGUREN

La semana pasada la Encuesta Trimestral de Costes Laborales que publica el INE volvía a dejar una fotografía desalentadora, al menos para el conjunto de los trabajadores. Y es que los sueldos han vuelto a bajar en el segundo trimestre en relación al mismo periodo del año anterior, continuando así con una senda iniciada hace tres años, pero con el Inri de que lo hacen en mayor medida que en el conjunto del Estado. Una característica que tambíen se está convirtiendo en habitual. En concreto los costes salarios han bajado entre abril y junio un 1,7% en la CAV hasta situarse en los 2.163 euros mensuales. Es además, la tercera comunidad en la que más descienden. Y en el conjunto del Estado, el retroceso se ha limitado a una décima, con lo que se va estrechando la diferencia salarial que existía históricamente entre Euskadi y el resto de autonomías. De hecho, hace meses que Madrid sobrepasó a Euskadi colocándose en el primer puesto con los salarios más altos.

Una de las razones que explicaría el descenso de los salarios tanto en Euskadi como en el conjunto del Esteado es que mientras los trabajadores que se jubilan lo hacen con salarios más altos, las nuevas incorporaciones al mercado laboral se realizan en muchos casos con escalas salariales más bajas. Una realidad que se produce en toda España. ¿Pero por qué bajan más en la CAV? El bloqueo que está registrando la negociación colectiva en Euskadi, donde la renovación de los acuerdos van con cuentagotas, justificaría en gran parte el mayor descenso.

De hecho, si miramos la evolución que han registrado los sueldos entre los trabajadores sujetos a convenios, hasta junio los salarios de los convenios vigentes en el año han crecido un 1,38%. Una subida que se sitúa por encima de la registrada en el conjunto del Estado, que se ha quedado en un 1,30%. Un aumento que es mayor si solo tenemos en cuenta los acuerdos suscritos en la CAV, que suben un 1,56%, ya que los de ámbito estatal con incidencia en Euskadi tan solo crecen un 1,17%.

El aumento salarial es mayor en Gipuzkoa, donde los convenios vigentes recogen un incremento salarial del 1,64%, once décimas más que en Bizkaia y dieciséis más que en Araba. Y en los sectores son algo más elevados que en las empresas en los dos primeros territorios, no así en Araba, donde las subidas recogidas en los acuerdos en los centros de trabajo duplican a las de los sectoriales. Sin embargo hay otro dato que llama la atención y es que los incrementos salariales pactados en los convenios que se han registrado hasta junio son algo inferiores (dos décimas), a los de los acuerdos que estaban en vigor, es decir, pactados en los pasados años. Un descenso que se produce exclusivamente en Bizkaia, ya que en Gipuzkoa y en Araba son superiores. Así, en nuestro territorio los nuevos convenios suscritos hasta junio incluyen subidas del 1,79%, frente a 1,72% de Araba y 1,36% de Bizkaia.

La negociación colectiva también ha dejado este año una ligera rebaja de la jornada anual, que se queda de media en 1.646 horas en los convenios acordados en los seis primeros meses, frente a las 1.699 de los pactos firmados anteriormente. Gipuzkoa es el único territorio en el que los acuerdos sectoriales incluyen una jornada menor que los de empresa: 1.662 horas frente a las 1.672.

Fotos

Vídeos