Desembarcados en los puertos vascos cerca de un millón de kilos de verdel

Las capturas de verdel fueron masivas en todos los puertos/Echaluce
Las capturas de verdel fueron masivas en todos los puertos / Echaluce

La mitad de las capturas ha llegado al puerto de Getaria y al de Hondarribia y Pasajes 200.000 kilos, respectivamente

ALBERTO ECHALUCE

Cerca de un millón de kilos de verdel han inundado este viernes los puertos vascos en la primera descarga de importancia. La dársena de Getaria ha acogido los desembarcos más importantes, con 500.000 kilos de la especie. En Hondarribia se han registrado 200.000 kilos, misma cantidad que en Pasajes, mientras que a Ondarroa han llegado 120.000 kilos, después de haber recogido el jueves, en este último punto, 200.000 kilos. En esta ocasión el verdel ha sido capturado a pocas millas de la costa, muy cerca de Lekeitio. Este es el primer gran desembarco de la temporada, con lo que se ha cumplido la migración de la especie, después de haber tenido lugar inicialmente capturas de anchoa, tal como viene ocurriendo de forma habitual en los tres últimos años.

La descarga del jueves en Ondarroa de 200.000 kilos, de 44.000 en Pasajes, así como otras en los puertos vascos, ha cogido de sorpresa a los arrantzales. Pensaban que el verdel se iba a hacer esperar unos días más, pero al final los puertos se han llenado de alegría con semejante movimiento de cajas y camiones para llevar la especie a los mercados. En Pasajes se ha pagado a 0,90 céntimos el kilo, mientras que en el resto de puertos se ha abonado entre 1 a 1,20, y en algunas partidas incluso menos.

No obstante, la diferencia que existe entre las temporadas de verdel y anchoa está relacionada con la diferente cuota que cuentan ambas especies. Los 70 barcos de cerco pueden capturar cerca de 25.000 toneladas, mientras que los 200 de arrastre, cerco y artes menores sólo pueden llegar a las 10.000 toneladas, cuando ambas especies abundan en estos momentos en la mar.

Descarga de verdel en el puerto de Getaria. / Amaxkar

Los mismos desembarcos iniciales de anchoa pequeña han demostrado que «la especie se ha convertido en local, una vez que se ha establecido en el Golfo de Vizcaya, dada su buena situación biológico. No pienso que se adelante la especie. En estos años llega tal cantidad de población que los alevínes, por corrientes, temperaturas o salinidad, se han instalado aquí y con mucha abundancia", ha señalado este viernes el patrón de pesca José Pino. De hecho, en algunos puertos, como Santoña y Laredo, se han registrado este viernes importantes descargas de anchoa. "Con el verdel ocurre que también abunda pero tenemos unas cuotas de miseria", ha añadido Pino.

Gestionar el verdel

Tras estos desembarcos tan importantes, lo más problemático va a resultar la gestión del verdel. Valga como ejemplo que los 45 barcos grandes de cerco solo podrán capturar 80.000 kilos cada uno, "una cuota muy escasa", ha recalcado el patrón de pesca.

Por este motivo, los pescadores tratarán de sacar rentabilidad a la campaña de verdel coordinándose para no saturar el mercado en pocos días. El objetivo es obtener el mejor precio posible. "Pensamos que en una semana y media la campaña podrá quedar finalizada, aunque vamos a espaciar los días de desembarco para obtener los mejores precios posibles, aunque lo vemos difícil", ha indicado el presidente de la Federación de Cofradías de Gipuzkoa, Eugenio Elduayen.

Los arrantzales consideraron incomprensible el nuevo recorte de la cuota. "Todos los años vemos que hay abundancia de la especie y, sin embargo, la cuota es muy exigua. La cantidad de verdel que viene todos los años es superior a lo que pescamos y con la reducción del 20% de la cuota que tenemos en esta campaña creo que no va a durar más de dos semanas", ha recalcado Elduayen.

Galicia declara la 'guerra'

Galicia está dispuesta a presentar alegaciones ante la Secretaría de Pesca por el pacto alcanzado el pasado día 20 de febrero en Getaria por las organizaciones de productores pesqueros de todo el Cantábrico. Demanda que se cumplan una serie de disposiciones para la costera de la anchoa en la que participan barcos de cerco gallegos.

Los arrantzales vascos y cántabros aprobaron la regulación de la pesca de anchoa, pero "no atendieron" ninguna de las propuestas gallegas. Entre ellas están un tope distinto, de menor cantidad, para la anchoa más pequeña, la que supera los 45 granos (piezas por kilo), menor que el límite impuesto para la grande, una vez que las últimas capturas vienen siendo de entre 60-70 granos.

Los gallegos, con una menor presencia de flota, aducen que los muelles se pueden abarrotar de producto pequeño, sin apenas precio, que después descontará sobre la cuota hasta llegar a consumirla de forma rápida. Después de las medidas aplicadas a la sardina, la baja cuota de verdel que no aparece, y cuotas justas de jurel, no quieren que existan problemas con la anchoa, al tiempo que piden más anchoa cuando el producto migre a las costas gallegas.

Por este motivo, los barcos gallegos presentarán una enmienda a Madrid, en base a las alegaciones aprobadas en la comisión sectorial de cerco del Consello Galego de Pesca a la resolución de la Secretaría de Pesca, en el que se recogían las medidas de gestión pactadas por los pescadores de las distintas comunidades del Cantábrico.

Otra de las peticiones del cerco gallego era que cuando se decida levantar la bandera, expresión que se emplea cuando se cierra temporalmente la pesquería de anchoa -habitualmente porque se captura en talla demasiado pequeño-, se permita trabajar con otras especies.

Las 25.000 toneladas de anchoa que hay de cuota para este año se reparte en dos semestres. Según la propuesta pactada en Getaria, antes de julio podría pescarse el 90% y para el segundo trimestre, cuando la anchoa migra a Galicia, se reservaría el 10%. Pero el cerco gallego cree que, ahora que el recurso está recuperado, debería dejarse un porcentaje mayor para cubrir las capturas a partir de julio, con lo que pidieron que se suba a un 15%, porque con la sardina cerrada, el verdel escaso y el jurel justo, no están dispuestos a pescar menos anchoa.

Según la regulación, se establecen en 10.000 kilos por día para los barcos de más de doce tripulantes o 120 GT (toneladas) y 8.000 para los de menos, pero en la segunda parte de la costera, abogan por subir el cupo de los 4.000 para los barcos grandes a los 7.500 kilos por día y los 3.200 que ahora tienen los pequeños a los 6.000 diarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos