El Corte Inglés mejora un 2,4% su beneficio tras lograr un récord de ventas en los últimos cinco años

El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno.
El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno. / R. C.

El grupo, que ha ganado 162 millones tras destinar 178 millones al plan de bajas incentivadas, redoblará su apuesta por el comercio 'on-line'

JOSÉ M. CAMAREROMADRID.

El negocio de El Corte Inglés ha crecido por tercer año consecutivo al registrar unas ganancias de 161,8 millones en 2016 -su ejercicio contable finaliza cada 28 febrero-, lo que supone un incremento del 2,4% con respecto al año anterior. El avance de los resultados del grupo de distribución es mucho menor que el que consiguió en 2015, cuando despuntaron un 34%, debido fundamentalmente a los costes asociados al recorte de plantilla que llevó a cabo la firma durante el año pasado.

En febrero de 2016 anunció un plan de bajas incentivadas para mayores de 58 años que finalmente ha supuesto un coste de 178 millones para las cuentas del grupo, una factura que ha tenido que reflejar en estos resultados. Es un «esfuerzo», apuntan fuentes de El Corte Inglés, que el propio grupo «da por finalizado», después de que hayan salido de la empresa 1.341 empleados, aunque al mismo tiempo se han incorporado otros 1.200 nuevos perfiles.

El dinamismo del consumo ha permitido a las diferentes actividades de El Corte Inglés mejorar casi un 2% su cifra de negocios, que ha superado los 15.000 millones, un hito que no conseguía desde hacía cinco años. Sin embargo, esa facturación no es aún suficiente para que el beneficio neto alcance los registros previos a la crisis. En cualquier caso, desde el grupo se muestran «satisfechos» con los resultados y anticipan que la pujante actividad de este año supondrá unas cuentas «mejores» que las presentadas ante la junta de accionistas que tuvo lugar en Madrid.

En ese acto, el presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, indicó que la segunda parte del año se inicia «con alentadoras perspectivas» y afirmó que su dirección sigue concentrada «en mejorar nuestra oferta comercial y de servicios». Entre las novedades que quiere culminar se encuentra la integración de Hipercor en El Corte Inglés, un acuerdo societario que también ha sido refrendado por los accionistas. Desde el punto de vista práctico, supondrá la reordenación de la oferta comercial de los hipermercados, donde se dejarán de comercializar productos que ya se encuentran en los grandes almacenes, como por ejemplo los electrodomésticos. La operación no supondrá la desaparición de la marca Hipercor ni la reducción de plantilla de sus centros.

La corporación aspira a que esa integración mejore los resultados de las superficies dedicadas a los 'híper'. A partir del próximo ejercicio, sus cuentas se integrarán en la de los grandes almacenes, la división que actúa como motor de todo el negocio al representar un 62% de la facturación del grupo, con 9.716 millones. Por su parte la aportación de Hipercor ha vuelto a caer otro 5,7% hasta los 1.322 millones.

Este año culminará la integración de Hipercor en los grandes almacenes para evitar duplicidades FUSIÓN SOCIETARIA

Las ventas digitales se han incrementado un 40% en el último año, sobre todo en alimentación INTERNET

La tercera línea de actividad por volumen es la de Viajes El Corte Inglés, con una cifra de negocios cercana a los 2.400 millones, aunque su resultado neto ha sido un 18,2% inferior al del ejercicio anterior, sobre todo por el impacto de los tipos de cambios de las divisas en los destinos en los que opera. Por otra parte, las tiendas de proximidad de Supercor siguen mejorando sus cifras -la facturación se eleva un 1,6% hasta los 613 millones-, con un modelo que permite seguir abriendo o reordenando tiendas, frente a la parálisis de nuevas aperturas de grandes centros comerciales.

En una situación diferente se encuentran divisiones como la de Bricor, cuyo resultado neto sigue siendo negativo al perder casi seis millones de euros, aunque mejora su facturación un 1,7%; en el caso de las tiendas Sfera -ha reducido su beneficio a la mitad, hasta 11,5 millones- el proceso de internacionalización ha lastrado sus cuentas ante el efecto de los cambios de las monedas locales de los territorios en los que se ubica. El resto de áreas -Óptica 2000, Informática o Seguros- mantienen el ritmo ascendente en el último año.

La venta 'on-line' crece un 40%

El grupo insiste en la necesidad de adaptarse a los nuevos tiempos en una estrategia que pasa por la omnicanalidad. Dimas Gimeno afirmó ayer que «no hay otro reto más sugestivo ni más urgente que enlazar la tienda tradicional con los nuevos canales electrónicos». De hecho, las ventas digitales de El Corte Inglés han mejorado un 40% en el último año, mientras que el número de pedidos 'on-line' ha avanzado un 60% y el tráfico de su 'web' lo ha hecho a un ritmo del 25%.

Más allá de adaptar sus estructuras a los nuevos hábitos de los consumidores, el futuro de la firma pasa también por desprenderse del lastre de los peores años de la crisis. La deuda bancaria del grupo se ha reducido hasta los 1.718 millones. La entrada del inversor catarí Hamad Bin Jassim Al Thani en 2015 ha permitido recortar casi a la mitad el endeudamiento del grupo en apenas dos años.

Cuando este inversor adquirió el 10% de El Corte Inglés lo hizo con la condición de que, transcurridos los tres primeros años de su entrada en el accionariado, el beneficio mejorara un 12%. En 2018 se cumplirá ese plazo, aunque desde El Corte Inglés consideran que ese pacto «no se está incumpliendo». Porque si así fuera, la sociedad Primefin, con la que el magnate catarí participa en la corporación, podría elevar su participación hasta el 15%. Por ahora, los grandes almacenes dejan aparcado cualquier atisbo de internacionalización, más allá de los dos centros comerciales con los que cuenta en Portugal (Lisboa y Oporto).

Fotos

Vídeos