Los contratos a jornada parcial, dos años a la baja

A la hora de explicar por qué los sueldos bajan, es socorrido acudir al aumento de los contratos a tiempo parcial, con remuneraciones inferiores. Es cierto que a lo largo de la crisis el protagonismo de este tipo de contratación aumentó: en 2008 el 86,6% de los contratos eran a tiempo completo y sólo el 13,4% a tiempo parcial, mientras que en 2015 los porcentajes quedaron en el 80,8% y el 19,2%. Pero a partir de ese momento las cosas comenzaron a mejorar. Y en el segundo trimestre de este año la proporción estaba en el 82,6% frente al 17,4%. Así que, al menos en los dos últimos ejercicios, no se puede acudir a este argumento para explicar las bajadas salariales, por mucho que el 40% de los contratos firmados en Euskadi en los primeros ocho meses haya sido a jornada parcial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos