Los salarios en Euskadi han perdido en la crisis casi cinco puntos de poder adquisitivo

Los salarios en Euskadi han perdido en la crisis casi cinco puntos de poder adquisitivoGráfico

Entre 2008 y 2015, los sueldos han crecido en Euskadi un 6,7% y la inflación un 11,5%

PILAR ARANGURENSAN SEBASTIÁN.

En un momento en el que debate sobre la subida salarial está al pil-pil, con sindicatos y otros agentes reclamando incrementos significativos para recuperar el poder adquisitivo perdido durante la crisis, y la patronal defendiendo una moderación de los sueldos o cuando menos un incremento no generalizado, el Consejo de Relaciones Laborales de Euskadi (CRL) ha realizado un análisis de la evolución de los salarios en Euskadi desde que se inició la recesión, comparándolos con los del conjunto del Estado.

Una primera aproximación, como señala el organismo sociolaboral, pero que tendrá su continuidad, ya que pretende abordar este asunto con mayor profundidad a lo largo del año que viene en otro informe. Pero la conclusión de este primer estudio es clara: «Los salarios han tenido incrementos moderados, inferiores a la evolución de los precios entre 2008 y 2016».

Una constatación que no hace sino corroborar lo que hemos podido percibir la mayoría de los asalariados durante ese tiempo. El CRL analiza en su informe los tres índices o estadísticas que existen en España para medir la evolución de los sueldos: la Encuesta Anual de Costes Laborales, que publica el INE; los incrementos salariales pactados en la negociación colectiva, y el Indice de Precios de Trabajo, también del INE.

Este último es una nueva referencia que trata de medir el coste salarial sobre un conjunto homogéneo de puestos de trabajo, algo así como una 'cesta' laboral que permite comparar precisamente la evolución con la inflación, que es una 'cesta' básica de la compra. Por lo tanto, dos índices homogéneos.

En concreto, el IPT trata de medir la variación del coste salarial pagado por los empleadores por el conjunto de los puestos de trabajo existentes, suponiendo que se mantiene la misma composición de empleos del año anterior.

En el conjunto del Estado la pérdida de poder de compra de los salarios llega a 10,1 puntos COMPARATIVA

Euskadi sale mejor parada en el Indice de Precios del Trabajo y peor en la Encuesta de Costes Salariales DISTINTOS ANÁLISIS

Y precisamente ese índice, por su analogía, es el que mejor permite conocer si los sueldos han subido por encima de los precios de los productos o justo lo contrario. Pues bien, tal y como recoge el CRL y se puede ver en el gráfico adjunto, según los datos del Indice de Precios del Trabajo, entre los años 2008 y 2015 -última fecha recogida- los salarios se incrementaron en Euskadi un 6,7%. En ese periodo, la inflación creció en el País Vasco un 11,5%, con lo que los salarios perdieron 4,8 puntos de poder adquisitivo. En cualquier caso la merma fue menor que la registrada en el conjunto del Estado, donde los sueldos descendieron en ese periodo un 0,1% y la inflación creció un 10%, con lo que la diferencia es de 10,1 puntos.

Dicho índice revela que Euskadi es la comunidad que registró un mayor incremento de los salarios: el 6,7% referido antes, seguida a cierta distancia por la Comunidad Valenciana y Galicia (2,5%), Islas Baleares (2%), Canarias (1,6%), Castilla La Mancha (0,7%), Cataluña y la Rioja (0,4%) y Cantabria (0,3%). En el resto de comunidades el índice es negativo.

Variaciones en el mercado

Con todo, el CRL destaca que el índice no tiene en cuenta las variaciones que se producen en el mercado de trabajo y recuerda que «hay otros estudios, como el de Funcas, que señalan que los empleados que cambiaron de trabajo entre 2008 y 2015 vieron reducidos sus ingresos anuales frente a los que mantuvieron su empleo, que vieron aumentada su retribución». Confebask se agarró precisamente a este índice hace una semana para destacar que los salarios habían subido más en Euskadi que en el resto de España.

Pero si nos fijamos en la Encuesta Anual de Costes Laborales, la realidad es bien distinta, ya que en Euskadi el incremento entre 2008 y 2016 fue del 4,7%, mientras que en el conjunto del Estado se elevó al 5,2%.

Esta encuesta analiza el coste salarial medio anual por persona, en el que los sueldos suponen el 74% del total, ya que también se incluyen todas las percepciones económicas de los trabajadores, en efectivo o en especie; es decir, salario base, complementos salariales, horas extras, gratificaciones extraordinarias, pagos extraordinarios y pagos en especie.

Pero como se puede obsevar en el gráfico adjunto, los mayores aumentos interanuales en el País Vasco se dieron entre 2008 y 2013, mientras que a partir de ese año comenzó a descender encadenando cuatro años de bajadas. Es además, la única comunidad en la que se da esta situación.

El CRL señala que esa evolución se puede explicar en parte por la composición del mercado laboral, con una mayor salida de empleados temporales hasta 2013, con salarios más bajos, mientras que a partir de esa fecha se produce un aumento en la creación de empleo. También cree que puede influir en el descenso de estos cuatro últimos años el ligero aumento de empleados con jornada parcial. Finalmente, cree que también ha podido influir la entrada en vigor en 2013 de la reforma laboral y el bloqueo de la negociación colectiva, que se agudiza a partir de ese año.

Por sectores, el coste salarial medio por empleado ha subido más en la industria (11,5%), seguido por la construcción (6%) y los servicios (3,8%), que es el sector que más peso gana en detrimento de los otros dos, hasta suponer casi dos tercios de todos los empleos.

Incrementos en convenios

La tercera referencia que analiza el CRL es precisamente la que elabora el propio organismo, ya que se trata de la evolución de los incrementos salariales recogidos en los convenios vigentes. Excluye a los convenios decaídos y a los porrogrados que no indican el incremento a aplicar una vez finalizada la vigencia ordinaria. También quedan fuera los acuerdos extraestatutarios -los que no son de eficacia general-, y los funcionarios, además de los trabajadores por cuenta propia.

Pues bien, entre 2008 y 2012 los incrementos salariales en la CAV fueron superiores al 2%, mientras que a partir de 2013 se sitúan por debajo del 1%, superándose ligeramente ese porcentaje en 2016 (1,1%), la misma cifra que en el conjunto del Estado, que registra una evolución similar aunque con incrementos inferiores.

Teniendo en cuentra las tres referencias, el CRL destaca la «dificultad de llegar a una única conclusión sobre cuál ha sido la evolución de los salarios en la CAV desde que se inició la crisis». Explica que a la escasez de operaciones estadísticas que faciliten datos desagregados por comunidades autónomas hay que añadir que las disponibles realizan su análisis desde ópticas diferentes.

Pero con todo, el Consejo de Relaciones Laborales finaliza el informe con la conclusión mencionada al inicio de que los salarios vascos han perdido poder adquisitivo en ese periodo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos