Confebask prevé que se creen 75.000 empleos indefinidos este año, la cifra más alta de la última década

Rueda de prensa de Confebask. / TELEPRESS

El presidente de la patronal vasca, Roberto Larrañaga, afirma que 2017 va ser un año mejor de lo esperado

EFE

Confebask no comparte la visión negativa sobre las condiciones de trabajo que están dando los sindicatos y también los informes difundidos en los últimos días. La semana pasada salió el del Consejo Económico y Social (CES) advirtiendo del fenómeno de la pobreza laboral y este miércoles el del Consejo de Relaciones Laborales (CRL) alertando de «la caída significativa en la calidad del empleo según todos los parámetros». La patronal, visiblemente molesta, respondió ayer que «la norma no es la precariedad» y «que no vale que los organismos socio-laborales estén abordando una realidad marginal que no es la central». A su juicio, la recuperación está llegando a la economía real, con mejoras evidentes «en descenso del paro, aumento de la contratación indefinida e incremento de los salarios».

El contraste de perspectivas quedó patente durante el balance que hizo el presidente de Confebask, Roberto Larrañaga, tras la celebración en Bilbao del Consejo General de la organización empresarial. En este foro criticó «el mensaje (sobre la extensión de la precariedad) que insistentemente lanzan algunos con ánimo más de crítica política que de construcción social». Sin embargo, no se pueden atribuir estas intenciones a los organismos socio-laborales que han alertado sobre la baja calidad del empleo ya que la propia patronal participa en ellos y firma sus informes.

Las discrepancias en el análisis surgen en varios ámbitos. Uno de ellos es la temporalidad y podría explicarse por las diferentes fuentes estadísticas utilizadas. El CRL aseguró que estaba aumentando y, sin embargo, Confebask sostuvo que el «índice es hoy menor que incluso antes de la crisis, de tal forma que en las empresas vascas el 78% de los trabajadores es indefinido». Es más, anticipó que en este 2017 se van a formalizar en Euskadi en torno a 75.000 contratos indefinidos (la mayoría por conversiones), la cifra más elevada desde 2007.

Como aval de estas previsiones la patronal aportó el dato de que ya en el primer semestre de 2017 la contratación indefinida está creciendo a un ritmo del 14,4%, mientras que la temporal lo está haciendo en un 4,8%. Esta evolución ratifica, a su entender, la idea de que «se está generando progresivamente un empleo de mayor calidad».

Otro foco de 'conflicto' son los salarios y ahí la diferencia no está en las fuentes utilizadas sino en el dato que se escoge. Larrañaga se aferró a que el incremento de los sueldos en los convenios de empresa negociados en Euskadi ronda el 1,6%. Pero lo que obvió es que, según las estadísticas del CRL, este aumento solo beneficia a poco más de 45.000 trabajadores, que son los sujetos a convenios de empresa con vigencia ordinaria. En la presentación de su informe el organismo socio-laboral se refirió, en cambio, a la caída registrada por el salario medio del total de los ocupados, lastrado por las bajas remuneraciones de las nuevas incorporaciones. Ya es sabido que éstos son los más perjudicados por la devaluación salarial. En relación a las negociaciones salariales a nivel estatal entre patronal y sindicatos, el presidente de Confebask insistió en su rechazo a aplicar «una subida generalizada por decreto, sin atender a la situación concreta de sectores y de empresas». Para muchas de ellas «podría suponer una pérdida de competitividad que pondría en duda su futuro», advirtió.

Euskadi crecerá un 3%

Confebask revisó ayer al alza en cinco décimas su estimación oficial de crecimiento de la economía vasca para este año hasta el 3%. Trasladó, además, esta mejora al mercado laboral ya que ahora prevé que las nuevas afiliaciones a la Seguridad Social se elevarán a 20.000, 4.000 más que las estimadas inicialmente.

Si se cumplen estas previsiones, a finales de este año se habrá recuperado el 58% del total del empleo destruido durante la crisis, una pérdida que asciende a 117.000 puestos de trabajo. Pero la patronal afirmó que el principal reto que enfrenta Euskadi es generar otras 49.000 ocupaciones para llegar a los niveles precrisis. La organización también cree necesario reforzar las empresas con un aumento de tamaño, entre otros elementos, y disponer de una política fiscal «que no penalice la competitividad».

Asimismo, Larrañaga reivindicó un mayor reconocimiento de la labor del empresario, dado que son los que generan empleo. «En demasiadas ocasiones asistimos a discursos de auténtica violencia verbal contra el empresario», se lamentó.

78%
es la proporción de trabajadores indefinidos
78%
en las empresas vascas, según sus datos.

Más

Fotos

Vídeos