Confebask cifra en un 60% el descenso de la siniestralidad laboral en Euskadi desde el 2000

Confebask cifra en un 60% el descenso de la siniestralidad laboral en Euskadi desde el 2000

Admite que las cifras «no ayudan a dar una imagen fiel de lo que ocurre en las empresas vascas en lo relativo a la prevención de riesgos laborales»

EFEVitoria

El director de Salud Laboral de la patronal vasca Confebask, Jon Bilbao, ha afirmado este miércoles que entre los años 2000 y 2016 la accidentabilidad laboral ha disminuido en Euskadi cerca del 60 %.

Bilbao ha comparecido en comisión del Parlamento Vasco para explicar su visión sobre la evolución de los accidentes laborales en la comunidad autónoma en los últimos años.

Ha sostenido que las "distintas tipologías de accidentes" que se registran, especialmente los mortales, "y en el que la agrupación de los accidentes traumáticos propiamente laborales con aquellos de tipo cardiovascular", arrojan unas cifras que "no ayudan a dar una imagen fiel de lo que ocurre en las empresas vascas en lo relativo a la prevención de riesgos laborales".

"Este panorama -ha añadido- tiende a hacerse aún más confuso cuando a las anteriores cifras se suman los accidentes, generalmente de tráfico, que suceden en el tránsito entre el domicilio y el lugar de trabajo, los denominados 'in itinere'".

El responsable de Salud Laboral de Confebask ha considerado que "lo auténticamente relevante es la gran disminución de accidentes laborales de todo tipo", de un 60 % desde el año 2000, casi el 71 % de los graves y más del 44 % los leves.

Bilbao ha dado a conocer que el índice de incidencia de siniestralidad laboral en el año 2000 era en Euskadi de casi 78 por 1.000, un porcentaje que el año pasado se quedó en 37.

Repunte

Ha reconocido que estos 37 por 1.000 son dos puntos más que lo registrado en 2013 y ha explicado que ese "repunte" puede deberse a que ha aumentado el número de trabajadores en activo, 20.000 más.

A su juicio, la disminución de la accidentabildiad no es fruto de la casualidad, sino que responde a un "gran esfuerzo sistemático y mantenido de todos los intervinientes en el tejido productivo: trabajadores, empresa y la propia administración".

Se ha centrado en las 34 muertes registradas el año pasado en el puesto de trabajo y ha explicado que de ellos 15 fueron traumáticos y 19 no traumáticos, por accidentes cardiovasculares, cuyas causas y circunstancias tienen una relación "dudosa" con el mundo laboral y sí más con cuestiones genéticas y hábitos de vida, por ejemplo.

Bilbao ha recalcado que de los 19 fallecidos por causas no traumáticas, 15 eran hombres y 18 tenían más de 45 años, datos que cuadran con las ratios médicas globales de muertes por accidentes cardiovasculares.

A estos 34 accidentes en el puesto de trabajo se unen otros 6 registrados "in itinere".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos