Los concursos de acreedores aumentan en el País Vasco y se ceban con el sector industrial

La zumaiarra Lagun-Artea está hoy en concurso de acreedores. / DV
La zumaiarra Lagun-Artea está hoy en concurso de acreedores. / DV

La crisis no termina de dar zarpazos al tejido productivo, con unas quiebras que sumaron cerca de 300 el año pasado, un 11,2% más

JULIO DÍAZ DE ALDA SAN SEBASTIÁN.

Es la cara más amarga de la crisis que, lamentablemente, aún sigue dando quebraderos de cabeza al corpus empresarial vasco. Es cierto que las ventas crecen, que los márgenes -que llegaron a caer cerca de un 50% en lo más duro de la recesión- están remontando y que la exportación sigue tirando. Como también es indiscutible que el empleo y la afiliación a la Seguridad Social están, poco a poco, remontando. En esa tesitura general positiva, sin embargo, no es menos cierto que algunos indicadores aún siguen dando señales de alarma. El caso más paradigmático es el de los concursos de acreedores.

Según los datos dados a conocer ayer por la patronal vasca, Confebask, en el informe correspondiente al mes de abril sobre Evolución del Tejido Empresarial en la CAV, el pasado ejercicio supuso un verdadero frenazo en la tendencia de moderación que venía registrando el capítulo de las quiebras en los últimos años. Esa realidad revela que muchas firmas, sobre todo pequeñas, han sobrevivido a la crisis a base de enormes esfuerzos pero que ese 'éxito' no les ha garantizado la supervivencia. Y es que, lo reconocen muchas compañías, los años más duros consumieron muchos de los recursos que las pymes vascas, tradicionalmente conservadoras y ahorradoras, tenían guardado en el colchón que habían ido conformando en los años de bonanza.

El informe de Confebask detalló que en 2017 cayeron en la insolvencia 298 empresas de Euskadi, lo que supone un 11,2% interanual más (30 empresas sobre el registro de 2016). «Esto representa un cambio de tendencia tras tres años de caídas», alertó la patronal. El problema añadido es que el mordisco de las quiebras creció en todos los sectores.

Golpe al corazón

Junto a esto, Confebask llamó la atención sobre el hecho de que la lacra de los concursos de acreedores repuntaron el año pasado mucho más en lo que se entiende como el corazón de la economía del país: la industria. De hecho, acaecieron 64 quiebras industriales, un 25,5% más. En los servicios, los concursos golpearon a 187 firmas, con un alza del 8,7%. En la construcción, la subida fue 'solo' del 4,4%, con 47 compañías afectadas. Desde que empezó la crisis, resaltó la patronal, 3.692 empresas vascas han quebrado.

El informe repasó también la creación de empresas en marzo (294 más que en febrero, en el mejor tercer mes desde 2007), con un alza del 0,6% en Gipuzkoa y Bizkaia y un descenso del 0,4% en Álava. Confebask explicó que el número de autónomos creció en 287 personas, hasta sumar 172.195.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos