El comité de La Naval acusa a los socios de su crisis y pide la intervención del Gobierno Vasco

Vista del astillero.
Vista del astillero.

Estima que los accionistas han mirado más por el beneficio de sus propias empresas que por el astillero de Sestao

MANU ÁLVAREZ

El comité de empresa del astillero La Naval de Sestao ha emitido este martes un duro comunicado en el que que acusa a quienes han sido hasta ahora accionistas de la sociedad del momento crítico que atraviesa la empresa. Al término de una asamblea de trabajadores -la plantilla total supera las 1.800 personas-, los representantes sindicales han hecho pública una declaración en la que acusan directamente a los socios de haber primado sus intereses particulares, los de las empresas a las que representan y que actuaban como subcontratistas, antes que velar por el futuro de la empresa. Los sindicatos se han referido así a la responsabilidad en la gestión de Naviera del Nervión, Ingeteam y Astilleros Murueta, que han compatibilizado su posición somo socios a la de proveedores. Las dos últimas empresas han abandonado recientemente el accionariado de La Naval.

Los sindicatos han exigido la intervención del Gobierno Vasco, a quien reclaman la concesión de un crédito participativo para solventar los problemas de tesorería del astillero, al tiempo que admiten que el trabajo en sus instalaciones está prácticamente parado. Las empresas subcontratistas han decidido paralizar de forma progresiva sus trabajos ante la acumulación de facturas impagadas por parte del astillero y la incertidumbre sobre el futuro.

Por otra parte, nos hay novedades sobre la posibilidad de que un nuevo accionista, el empresario asturiano afincado en Miami, Manuel del Dago, pueda realizar una inyección de capital que revitalice el astillero, como se había comprometido semanas atrás. Justo en el momento en que debía materializarse la inyección de capital -unos 40 millones de euros en total-, el empresario pidió un aplazamiento de 40 días para realizar el desembolso. Una situación que ha conducido al astillero al borde del colapso, ya que su tesorería está prácticamente agotada desde hace dos meses.

Los sindicatos han apelado a la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, a que intervenga de forma directa, ya que La Naval tiene carga de trabajo y está en pleno proceso de construcción de cuatro buques: un cablero, una draga y un ferry.

Fotos

Vídeos