El comité de Edesa traslada a Lakua un informe para intentar blindar a la plantilla si estalla el concurso

Pretende blindar a todos los operarios y no sólo a los 160 que CNA está dispuesta a asumir en caso de que aparezca el pretendido inversor

JULIO DÍAZ DE ALDA SAN SEBASTIÁN.

El comité de empresa de Edesa Industrial (conformado por representantes de LAB y ELA) no se da por vencido. Ayer, tras una concentración ante el Gobierno Vasco en Vitoria, los representantes de los trabajadores entregaron en el registro de Lakua un informe con el que tratar de contrarestar el elaborado a su vez por CNA para justificar el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción de 141 compañeros, llevado a cabo de manera unilateral la semana pasada. Ese contrainforme de los sindicatos, no vinculante pero al que el comité tiene derecho, incluye una petición al departamento de Trabajo del Gobierno Vasco para que, llegado el caso, envíe a su vez al juez algún documento en línea con los argumentos del comité.

El texto, dirigido a la directora de Trabajo y Seguridad Social, trata de desmontar las tesis de la firma catalana, al borde de la quiebra, para que, si finalmente llega el concurso de acreedores o, incluso, si aparecieran esos pretendidos inversores, antes o después de la quiebra, la empresa se viera obligada a readmitir a todos los empleados. Así, se debieran de «buscar soluciones para todos los compañeros», como explicó ayer a DV el presidente del comité de empresa de Edesa Industrial, Rikardo Pérez.

«Se trata de quemar todos los cartuchos, de intentar que, judicializado ya el asunto en el concurso, las cosas se hagan bien hechas y los tribunales aprecien esa mala fe que denunciamos nosotros; y la parte social quede mejor protegida», añadió. «Queremos que se puedan pelear indemnizaciones dignas y salidas voluntarias, y que, si quieren relanzar la empresa, lo hagan no quedándose solo los mayores, a los que habrá que indeminizar bien, sino con el mayor número de personas posible», añadió.

El comité basa su denuncia en que CNA es, en realidad, un conglomerado de empresas de las que poca o ninguna información contable ha recibido. Es más, explican los trabajadores, «si dicen que la matriz se va a quedar la deuda de Edesa Industrial, tendremos que saber qué capacidad tiene esa empresa». Junto a esto denuncian distintas irregularidades en el periodo de consultas.

En su informe, los sindicatos se muestran dispuestos a una tregua para que Fagor S Coop . -dueña de la marca-, CNA y la parte social se puedan sentar en una mesa tripartita con la viabilidad como 'leit motiv'.

Fotos

Vídeos