«Colaboraré lealmente con todos los proyectos estratégicos de Gipuzkoa»

La consejera lamenta los ataques «interesados» a su política industrial y recuerda a Kutxabank su importancia como garante del arraigo de sus participadas vascas

J. D. A. SAN SEBASTIÁN.

Arantxa Tapia no entra a valorar el sentido (o la falta del mismo) de contar con dos centros de ciberseguridad en Euskadi -el promovido por el Gobierno Vasco y el impulsado por la Diputación de Gipuzkoa-, pero promete colaborar con el Gobierno Foral.

-¿No es un despropósito tener dos centros de ciberseguridad distintos en Euskadi, el del Gobierno y el de la Diputación de Gipuzkoa, en los que abordar casi lo mismo y al mismo tiempo?

-Nosotros vamos cumpliendo nuestros retos tal y como nos los habíamos planteado, y la colaboración con la Diputación va a ser efectiva. Créame, voy a colaborar lealmente con todos los proyectos estratégicos que se ha marcado el Gobierno de Gipuzkoa.

-La movilidad eléctrica es uno de esos proyectos estratégicos. ¿Qué podemos esperar del Ejecutivo Vasco? ¿Serán Gipuzkoa y sus empresas y centros tecnológicos los que lideren el asunto?

-El Gobierno no ha hecho todavía su plan de movilidad eléctrica, que tiene que hacerse. Nosotros en su momento empezamos en las recargas de coches con la empresa Ibil, en la que tenemos que avanzar en las recargas rápidas. Eso puede formar parte del proyecto que está haciendo la Diputación. En almacenamiento de energía nadie puede negar que la donostiarra Cidetec es una referencia internacional. Y también Energigune, en Álava. Si trabajamos en eso, nos tendremos que apoyar en Cidetec.

-Pero, ¿podríamos encontrarnos de nuevo con dos esfuerzos, institucionales o económicos?

-Nosotros trabajamos siempre por proyectos. Y la Diputación prepara varios pilotos con los que ya nos hemos comprometido a colaborar.

-El año se acaba. ¿Qué ha sido lo mejor y lo peor de 2017 para usted, consejera?

-Lo peor, la sensación de que Euskadi volvía a sufir una crisis industrial muy profunda que algunos, de manera interesada, han querido trasladar sin pensar en muchas personas que hacen sus planes de futuro y a las que se ofrece una imagen falsa. Es injusto. Cuando ha habido problemas, la primera que lo he dicho he sido yo; no miento nunca. Lo mejor, ver que la realidad es la contraria, que el país avanza y que vamos mejor, tanto las empresas como las personas. ¿Menos de lo que querríamos en empleo?, sí, pero en eso también trabajamos.

-¿Qué fue de aquel fondo para invertir en empresas estratégicas vascas y así anclarlas al país, cuya idea lanzó en 2016 el propio lehendakari, Iñigo Urkullu?

-Cuesta ponerlo en funcionamiento. Hay que ver si hay interés en el país por parte de las EPSV o las fundaciones de Kutxabank.

-¿No hay interés?

-Hay interés limitado. No diré que no, porque ellos ya hacen otras cosas. Hemos avanzado y nos vamos a lanzar a la búsqueda de quién va a ser el gestor del fondo y a empezar a levantar el capital.

-¿Cómo de limitado es ese interés?

-Limitado. Menor del que pensamos en origen. Uno puede levantar ese fondo en un 90% con esos capitales que le he dicho o en un 30%; el resto lo buscaremos de otra forma, ya hay algunos interesados.

-A su juicio, Kutxabank, 'hijo' de las kutxas vascas, ¿está haciendo país de manera suficiente?

-Es un banco que está limitado por la regulación. Pero consideramos que debería mantener las participaciones industriales que tiene y que son estratégicas. Al menos, compaginar las dos cosas. Son un activo muy importante para el banco y también para el país. Las fundaciones, empezando por Kutxa, han comenzado a tomar esas posiciones que tenía el banco en la medida de sus posibilidades; eso es interesante y algo deberíamos profundizar todos. Aunque Kutxabank tenga una participación minoritaria en una empresa, el arraigo siempre es más fuerte que cuando desaparece.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos