Una de cada cinco empresas de Gipuzkoa sufrirá por el recorte fiscal de las pérdidas

Alfonso Alonso (PP), Idoia Mendia (PSE) y Andoni Ortuzar (PNV), firmantes del acuerdo fiscal, en una imagen de archivo./EFE
Alfonso Alonso (PP), Idoia Mendia (PSE) y Andoni Ortuzar (PNV), firmantes del acuerdo fiscal, en una imagen de archivo. / EFE

En 2015, más de 5.000 compañías dejaron sus beneficios en cero por bases negativas atrasadas. Solo el 34,6% de las firmas declararon bases positivas, de las que 2.723 se beneficiaron posteriormente de incentivos fiscales

Alexis Algaba
ALEXIS ALGABA

«Seguramente ahora con la posible limitación en la compensación de pérdidas, la bajada de tipos incluida en la reforma fiscal será mucho mejor recibida por las compañías». La afirmación trasladada a DV por un asesor fiscal cobra cada vez más valor una vez analizados los datos referentes a las empresas guipuzcoanas que verán reducida su capacidad para descontarse esos resultados negativos de los años de la crisis de la base imponible del Impuesto de Sociedades. Atendiendo a la última campaña completa y registrada del gravamen, la de 2015, se puede llegar a la conclusión de que serán alrededor de 5.000 las compañías del territorio que verán trastocados los planes de utilización de esos créditos fiscales para no verse obligados a pagar el impuesto.

Eso supone que una de cada cinco empresas sufrirá de forma evidente por el cambio -en total hay unas 25.250 firmas declarantes en Gipuzkoa- o, visto de otro modo, que se vean a partir de la Campaña 2018 en la obligación de tributar, aunque sea un mínimo, a la Hacienda foral, una circunstancia que entra dentro del cálculo de que con la nueva reforma, aunque se incluya la reducción del tipo nominal del 28% actual al 24% en 2019, se vaya a recaudar más por Sociedades como defienden los firmantes del pacto. Fuentes negociadoras apuntan que el 80% del impacto en la recaudación que puede causar la bajada de tipos nominales se amortigua solo con esta limitación de pérdidas.

La cifra

24%
es el porcentaje de empresas contribuyentes en Gipuzkoa que tributaron en 2015 al tipo nominal del Impuesto de Sociedades

Las claves

Las previsiones:
Un 80% del impacto en ingresos por bajar el tipo nominal del IS se enjuga con el límite de pérdidas
Las bonificaciones:
En activos materiales, I+D+i y empleo se invirtieron 689 millones, con una deducción de 123

Así las cosas, por ejemplo, una empresa pequeña que tenga una base liquidable de 100.000 euros, tendrá que tributar, al menos, por el 30% de esa cifra (la limitación de bases negativas en ese caso se queda en el 70%). De esta forma, si no se beneficia de ninguna deducción que le permita reducirse el tipo aplicable, debería abonar una factura de unos 6.600 euros el próximo ejercicio y de 6.000 en 2019, aproximadamente.

Ese es, por tanto, el escenario que se están encontrando más de 5.000 empresas del territorio de cara al próximo ejercicio, de las que más del 97% tiene menos de 50 empleados, de forma que son pequeñas o microempresas que ha comprobado como la reforma va a limitar la compensación de bases negativas de ejercicios anteriores al 70% de la base liquidable del ejercicio. En el caso de las grandes o medianas compañías, la reducción del tope va a ser aún mayor, dejándolo en el 50%. Eso sí, las de más tamaño disponen de un músculo financiero y una capacidad de generar beneficios mucho mayor que las pequeñas, de ahí que algunos asesores fiscales pidan de forma pública que se pueda llegar a establecer un mínimo exento que podría rondar los 100.000 euros, de forma que cada pequeña empresa pueda descontarse cada año, al menos, esa cantidad.

Además

Tanto en España como en Navarra aunque existan límites similares a los que se pretenden aprobar en Euskadi, se aplican a partir del millón de euros, un mínimo de una cuantía importante y que aliviaría la factura, en caso de aplicarse, de buena parte de las compañías del País Vasco. Pero según la última actualización de la reforma tras el pacto PNV-PSE-PP no se ha barajado la posibilidad de incluir esa cifra de base y apenas se ha rascado la modificación de ampliar el límite de utilización de compensaciones de los 15 años actuales a los 20.

Resultado cero

En Gipuzkoa en lo que respecta la Campaña de Sociedades 2015, del total de 25.256 compañías, el 32,1% (8.105 empresas) declararon tener resultado negativo, el 12,9% (3.252) se apuntaron un resultado cero, y el 55% (13.899) registró un resultado contable positivo.

Posteriormente se obtiene la base liquidable, aplicando los ajustes extracontables al resultado, la compensación tributaria de microempresas, minorando la aportación a reservas y compensando las bases imponibles negativas de ejercicios anteriores.

Una vez acometidos estos pasos, el resultado cambia de forma evidente, y solo el 34,6% (8.735 empresas) declara una base liquidable positiva, esto es, un beneficio al que se le aplican las deducciones por inversión y el tipo correspondiente. Y el número de compañías que presentan una base liquidable nula (cero) asciende a 9.200 (36,4% del total). Por tanto, se deduce que 5.948 firmas se sirvieron de los recursos fiscales disponibles para dejar sus cuentas de beneficios a cero a ojos de la Hacienda foral.

Entre ellas, la predominante es la de compensarse pérdidas y así lo recoge el informe del fisco guipuzcoano que cifra en 275,3 millones las bases negativas aplicadas por las compañías que presentaron bases nulas o negativas en el ejercicio. Dicha cuantía es la más alta de la historia y supone el triple que en la Campaña de 2008 (94 millones), previa a la crisis. Pero no solo las empresas con bases negativas compensaron pérdidas, sino que las que tuvieron que pagar el tributo con bases positivas también se compensaron 82,9 millones de euros de pérdidas anteriores. En total, por tanto, más de 350 millones en compensaciones durante el ejercicio 2015.

Deducciones útiles

Así las cosas, solo el 34,6% de las empresas de Gipuzkoa se vieron obligadas a pagar al fisco por sus beneficios en 2015. Por tanto, como explica también la memoria de la Hacienda foral, solo son éstas las que pudieron aplicarse distintas bonificaciones y deducciones de cuota. Este extremo, el de las deducciones también está previsto que se limite a partir del próximo ejercicio para mejorar la efectividad de los incentivos y -por supuesto- mejorar la recaudación por el IS. Entre las propuestas está la de limitar al 70% la deducción a aplicarse por la inversión en I+D+i y la de que el empleo que se cree sea de mayor calidad, con las nuevas incorporaciones cobrando un sueldo no inferior al 170% del SMI y un periodo de permanencia de 3 años.

Algunos de estos recortes, explican los asesores consultados, pueden hacer repensarse en un futuro este tipo de inversiones en clave de bonificación fiscal. Unas deducciones a las que se acogieron 2.723 empresas guipuzcoanas en 2015, el 10,7% de las que tributaron y el 31% de las que presentaron una base liquidable positiva.

En total se invirtieron 689 millones en activos materiales, I+D+i y empleo, lo que supuso una deducción potencial de 123 millones de euros en las cuotas de las compañías contribuyentes. La apuesta realizada, por tanto, es cinco veces superior a la bonificación fiscal obtenida. De media, cada empresa invirtió 253.039 euros y se aplicó una deducción de 45.196 euros.

En I+D+i la inversión se elevó hasta los 177 millones de euros, mientras que si nos centramos en el empleo, 1.106 firmas incorporaron 2.713 personas con contrato indefinido.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos