El PNV cierra filas, apoya la bajada de tipos de Sociedades y pasa la pelota al PSE

Rementeria, junto a Azpiazu en el Consejo Vasco de Finanzas celebrado en febrero. / M. ARRAZOLA

Los jeltzales sostienen que comparten desde hace semanas la postura de Rementeria y no descartan que la reforma fiscal no llegue a ver la luz

ALEXIS ALGABASAN SEBASTIÁN.

No hay división, todos van a una. En PNV trató de alejar ayer todos los fantasmas sobre una posible discrepancia en torno a la reforma del Impuesto de Sociedades se refiere. En resumen, y para el lector que el miércoles se vio inmerso en este debate, los jeltzales llevan semanas defendiendo en la negociación de la reforma fiscal con el PSE la postura que sostuvo el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria. Sin fisuras, sin dudas y con todas las consecuencias. «Creemos que se puede bajar el tipo nominal del Impuesto de Sociedades y aun así, recaudar más. Esa es nuestra propuesta», trasladaron ayer a fuentes jeltzales próximas al proceso negociador.

Tanto los dirigentes territoriales jeltzales, como los del Gobierno Vasco acordaron en el mes de agosto dicho posicionamiento, que pasa por reducir el tipo nominal del Impuesto de Sociedades del 28% en el que se encuentra en estos momentos al 25% en el que sitúa en el resto del Estado. Una medida que busca hacer la comunidad atractiva para la inversión empresarial. Pero los territorios tampoco querían que esa medida les restara ingresos por este gravamen, de forma que se tratará de eliminar ciertas deducciones que no son del todo efectivas y permiten reducir mucho el tipo efectivo final que aplican a las empresas. «Nuestra intención es reducir el tipo nominal pero con el objetivo de recaudar más», sostienen los jeltzales, que plantean que se podrían conservar las deducciones por inversión en I+D+i y las de empleo, «siempre que se creen puestos de calidad».

«El consejero Azpiazu y las tres Diputaciones opinamos lo mismo. Otra cosa es que necesitamos de otras formaciones políticas para que eso sea realidad», afirmó ayer el propio Unai Rementeria, una vez disipada la duda del posible enfrentamiento de posturas con Pedro Azpiazu. El PNV quiere poner el foco en estos momentos en los posibles apoyos que pueda suscitar su propuesta y, sobre todo, en convencer al PSE, socio de gobierno, para poder alcanzar un acuerdo que permita implementar la reforma fiscal que se encuentra en negociación. Aunque más que reforma, se debe hablar de retoques, ya que más allá de los cambios de calado que el PNV plantea acometer en el gravamen de Sociedades, no hay ninguna modificación de enjundia en el IRPF ni en Patrimonio que condicione el acuerdo.

«Es el debate del IS el que está retrasando que se alcance un acuerdo», confiesan las fuentes consultadas por este medio. De esta forma, y una vez puestas las cartas sobre la mesa, los jeltzales buscan una reacción por parte del PSE, que ya avanzó, y parece no moverse de esa postura, que no contempla reducir el tipo nominal del IS.

El PSE y la reforma de 2013

El PNV avanza que no va a apurar plazos para alcanzar un acuerdo precipitado que pueda llegar para antes del próximo Consejo Vasco de Finanzas (CVF), y que antepone una reforma «buena», aunque pueda ser aprobada en las primeras semanas de 2018. Apuntan que en tal caso, tendría carácter retroactivo para que se aplicara desde inicios del próximo curso.

Plantean reducir el tipo nominal del IS al 25% pero eliminar deducciones para elevar la recaudación PNV

No contempla la bajada de tipos y Mendia apunta que la reforma de 2013 todavía tiene efectos beneficiosos PSE

Oposición EH Bildu y Elkarrekin Podemos no apoyan el plan jeltzale, mientras que el PP avanza su respaldo Oposición

Y como no tratarán de precipitarse en alcanzar un acuerdo, no descartan un escenario en el que no se llegue a entente alguno para activar cambios fiscales, una posibilidad que tampoco descartó ayer mismo la secretaria general del PSE de Euskadi, Idoia Mendia, que en una entrevista en la Cadena Ser señaló que «no sé si alcanzaremos finalmente un acuerdo». Mendia, además, prefirió poner en valor la reforma fiscal realizada en 2013 y destacó que «todavía puede desplegar efectos beneficiosos».

Los partidos de la oposición en el Parlamento Vasco sí que fueron críticos con el planteamiento jeltzale. La parlamentaria de EH Bildu, Leire Pinedo, advirtió que «si el PNV pretende bajar los impuestos a las empresas y subírselos a los ciudadanos, que no cuenten con EH Bildu» porque «de algún sitio tiene que salir ese dinero que se deja de recaudar» de las compañías y esa carga «se trasladará al bolsillo» de los trabajadores, vaticinó.

Elkarrekin Podemos se mostró «totalmente en contra» de rebajar el IS porque busca «competir con rebajas», y criticó las «totales incoherencias» en este tema del PNV.

Mientras, el PP animó al PNV a llevar la idea a las tres juntas generales porque los populares la respaldarían. «Bienvenido al club, el PP del País Vasco lleva mucho planteando esto», señaló el portavoz económico popular Antón Damborenea.

Más

Fotos

Vídeos