Cidetec ultima en Donostia una instalación industrial que permitirá probar materiales ultrarresistentes

Javier Rodríguez, director general de Cidetec./ARIZMENDI
Javier Rodríguez, director general de Cidetec. / ARIZMENDI

Posibilitará ensayar en equipos a tamaño real la resistencia de piezas de aerogeneradores, hornos o tuberías ante la corrosión extrema. En ese área espera duplicar la facturación en cuatro años, gracias al nuevo edificio de 4.000 metros cuadrados

FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN.

Cidetec va a dar un salto de gigante. El centro tecnológico guipuzcoano lleva desde finales de los noventa trabajando con éxito en el campo de la ingeniería de superficies. Es decir, se dedica a la investigación de recubrimientos ultrarresistentes de aplicación en hornos, tuberías, válvulas, aerogeneradores, aviones, satélites... Sus productos sirven de escudo para que la corrosión, las altas temperaturas o la climatología adversa no hagan mella en los equipamientos industriales o en los sistemas de alta tecnología aeronáutica.

El centro ha logrado situarse como una referencia internacional en el campo de la investigación. Una vez alcanzado este hito, ha decidido dar un salto adelante. Con este fin está ultimando la construcción de un nuevo edificio en el parque tecnológico de Miramón con el objetivo de probar el comportamiento de estos materiales ultrarresistentes en prototipos de máquinas de tamaño real. Ofrecerá a sus clientes unas instalaciones que permitirán cubrir toda la cadena de valor, desde la investigación básica hasta el ensayo en condiciones muy próximas a la realidad.

2.500
metros cuadrados
de pabellón industrial ofrecerá el edificio para testar las máquinas
Otros 1.000 serán para laboratorios.
10
millones de inversión
, totalmente acometida por Cidetec
La facturación se incrementará desde los 5 millones actuales a los 10 de 2021.
100
personas trabajarán
100
dentro de cuatro años en la división de ingeniería de superficies en Miramón, el 50% doctores.

El director de Cidetec, Javier Rodríguez, afirma que el campo de actuación «es inmenso, porque el gasto que supone para la industria el deterioro de sus máquinas por corrosión es incalculable. Queremos estar ahí, aportando nuestras soluciones como uno de los agentes más importantes de Europa en este terreno. En España ya lo somos, porque no hay ningún centro tan completo como el nuestro».

La instalación será de gran utilidad para los sectores de automoción, energía, aeronáutico y espacial

La joya de la corona será el nuevo edificio construido casi enfrente de la actual sede de Cidetec. Ocupa una superficie de 4.000 metros cuadrados, dividido en tres espacios: un pabellón de 2.500 metros cuadrados y una altura de nueve metros, donde se instalarán los prototipos de escala industrial; 1.000 metros cuadrados de laboratorios y 500 de oficinas. Ha requerido una inversión de 10 millones de euros y estará operativo en noviembre. Rodríguez explica que las nuevas instalaciones «permiten un cambio de escala y completar nuestras capacidades para abordar un mercado ingente».

Sectores estratégicos

El director de Cidetec asegura que el edificio potenciará su relación con los tres sectores estratégicos para el centro. El primero de ellos es el de la automoción y las empresas auxiliares. «Los vehículos están llenos de superficies que deben cumplir una normativa muy estricta en cuanto a resistencia y otros parámetros». Lo mismo ocurre en el ámbito aeroespacial y aeronáutico. Finalmente, el sector de la generación de energía se considera como una fuente de oportunidades porque requiere de equipos muy resistentes. «Hasta ahora -subraya Rodríguez- sufríamos la carencia de la limitación de espacio. El pabellón nos permitirá abordar proyectos a tamaño casi real, desde una caldera hasta válvulas gigantes».

Rodríguez asegura que la instalación faculta a Cidetec para prestar un servicio completo a la industria. «Trabajamos tanto en el desarrollo de recubrimientos como en el testeo de las condiciones de funcionamiento de una máquina, con el objetivo de validar su resistencia ante determinadas situaciones de uso. Por tanto, analizamos tanto el comportamiento del material de base como el del recubrimiento».

Esta certificación resulta clave para numerosos sectores. Este sería el caso de los aerogeneradores instalados en alta mar, que soportan condiciones meteorológicas y corrosivas extremas -debido a la salinidad- o de las conducciones de los altos hornos, incineradoras o industrias químicas.

«Nos permitirá ampliar la escala y abordar un mercado ingente afectado por la corrosión»

No obstante, el campo de actuación de Cidetec no se limita a los recubrimientos ultrarresistentes. En sus laboratorios se investigan soluciones que permiten a las superficies ofrecer propiedades especiales, como ser biocidas, repelentes al agua o cambiar de color, tanto en materiales plásticos, metálicos como cerámicos. Otra línea de negocio importante es el de la estética. De hecho, uno de los principales clientes es la empresa alavesa de automoción Maier, para la que desarrolla nuevos cromados.

Previsiones

Cidetec espera duplicar en cuatro años la facturación de su área de ingeniería de superficies, incrementándose desde los cinco millones de euros a diez en 2021. La puesta en marcha de las instalaciones requerirá reforzar la plantilla en ese área, pasando de las 65 personas actuales a cien en un plazo de cuatro años, el 50% de ellos doctores.

La inversión se asienta sobre una cartera de clientes envidiable: Iberdrola, Tubacex, Petronor, Zabalgarbi... De ahí que Rodríguez se muestre optimista. «Las sensaciones son buenas. Las empresas con las que ya trabajamos han mostrado interés y a éstas se han sumado otras debido a la posibilidad que ofrece el edificio de trabajar en una escala mayor. Por ejemplo, una compañía nos ha pedido ya el desarrollo de unos recubrimientos especiales para utilizarlos en conducciones que soportan altas temperaturas y elevada reactividad química. Ensayaremos aquí las soluciones propuestas y ello requiere la construcción de un equipamiento a medida. En este caso hablamos de condiciones de corrosión y abrasión extremas».

Rodríguez rompe una lanza en favor de su sector. «En el mundo de la ciencia y de la tecnología se habla de cuestiones claves para el futuro como el Big Data, la fabricación avanzada o la meteorología... pero al final cualquier producto que exista en el mercado requiere una superficie bonita y resistente. Lograrlo conlleva investigar, desarrollar conocimiento. Además, la mejora en la competitividad de los productos redunda en un mayor impacto económico».

El nuevo edificio se convertirá en el centro neurálgico de la división 'Surface Engineering. Cidetec cuenta con otras dos áreas especializadas, ' Energy Storage' y 'Nanomedicine'. Las dos últimas se encuentran dentro de la sede que ocupa actualmente Cidetec en Miramón.

El centro tecnológico, integrado en la alianza vasca IK4, obtuvo el año pasado unos ingresos de 12,3 millones de euros. Cuenta con 170 empleados en sus tres divisiones, la mitad de ellos doctores. Ha liderado doce proyectos europeos y en los últimos cinco años ha logrado la confianza de 150 clientes en el campo de la I+D.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos