Cata dejaría 'vivo' Edesa, lo único que no quería de Fagor

Nada de lo que ha sucedido en la antigua Fagor Electrodomésticos ha sido demasiado normal desde que se resolvió el concurso de acreedores. Una sensación que parece perpetuarse. Y es que ahora, cuando CNA advierte de que si se quiere salvar la empresa se ha de reducir a la mitad el empleo y renegociar una deuda de 100 millones de euros adquirida en tan solo tres años, la catalana incide en que los hornos, lo que se supone que sí tenía tecnología avanzada, ya no se harían en Euskadi. Es más, según lo adelantado por la barcelonesa, la producción vasca podría quedar reducida a las famosas ollas a presión (en la fábrica de Eskoriatza) y a los termos, que se harían en Edesa (Basauri). Este último negocio era, justamente, lo único que CNA no quería de todo Fagor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos