Cae en Gipuzkoa la asignación de fondos a ONGs e Iglesia en la Declaración de la Renta

Larrañaga, en la presentación del balance de la campaña 2016./S. SANTOS
Larrañaga, en la presentación del balance de la campaña 2016. / S. SANTOS

El fisco foral se ha visto beneficiado por la menor aplicación del contribuyente, al duplicar sus ingresos por este concepto en comparación con el pasado ejercicio

ALEXIS ALGABASAN SEBASTIÁN.

Parecía un año propicio ya que el fisco guipuzcoano había presentado una Campaña de la Renta histórica, con unos ingresos en máximos históricos en lo que al IRPF respecta. Pero la alfombra no ha terminado de servir para que tanto ONGs como Iglesia Católica pudiesen ver cómo los ingresos provinientes de las casillas marcadas con el 0,7% alcanzaban máximos. Sorprendentemente la asignación que los contribuyentes del territoriodestinan tanto a obras sociales como a la Iglesia ha caído en la última campaña. De un año a otro, los guipuzcoanos han decidido destinar más de medio millón menos a la suma de ambas causas, una decisión que coincide con el décimo aniversario de la aplicación de la asignación del 0,7%.

Es evidente que para encontrarle una explicación a este estancamiento, habría que preguntar puerta por puerta a cada contribuyente por su decisión, ya que en cada tras cada una de las equis marcadas -o no marcadas- se encuentra todo un mix de razones y creencias que no vienen al caso. No sabemos, por tanto, qué tipo de desencanto o cambio de costumbres se encuentra detrás de cada decisión, pero el resultado refleja que de un ejercicio a otro los guipuzcoanos han asignado 477.000 euros menos a fines sociales y 98.000 menos a la Iglesia Católica.

Así lo reflejan los datos elaborados por la Hacienda de Gipuzkoa, que corroboran que el ejercicio ha sido histórico en lo que se refiere a la cuantía total destinada a asignaciones se refiere. Esa cifra se eleva hasta los 18,5 millones de euros, la primera vez que se supera la barrera de los 18 millones y que supone un incremento del 3,3% con respecto al pasado curso. Sin embargo, los guipuzcoanos han optado menos por marcar una o ambas casillas en su declaración de la Renta para destinar ese 0,7% a fines sociales o a la Iglesia -en el caso de señalar ambas, a cada una se destina íntegramente un 0,7%-.

La cuantía destinada por los guipuzcoanos a fines sociales ha crecido un 52,2% en una década

En los diez ejercicios de aplicación del 0,7% se han aportado por IRPF 47,1 millones a la Iglesia

Concretamente, de las 367.879 declaraciones realizadas durante la Campaña, 65.131 contribuyentes no marcaron ninguna de las casillas, esto es, el 17,7% del total de declarantes. El despegue de guipuzcoanos que no han señalado ninguna de las posibilidades ha sido exponencial este año, ya que en la pasada campaña esa cifra se situó en los 37.485 tributantes. Por tanto, hay 27.646 ciudadanos más que han optado por dejar este apartado en blanco, lo que supone un 73,8% más que en la pasada edición. Eso ha provocado que el que verdaderamente ha salido beneficiado este año de una menor asignación por parte de los contribuyentes ha sido el propio fisco foral, que ha visto casi duplicarse la media percibida desde 2010 y se alimentará con 2,7 millones 'extras' este año.

Por su parte, 218.746 guipuzcoanos pusieron su equis solo en el espacio de los fines sociales, es decir, casi seis de cada diez declarantes del territorio. 50.428 marcaron la casilla de la Iglesia Católica, y 33.574 decidieron destinar un 1,4% en total de su IRPF a ambas opciones.

Así, las organizaciones dedicadas a fines sociales en el territorio recibirán un monto total de 11,3 millones de euros gracias a la asignación de los contribuyentes en la Campaña de la Renta 2016. Esa cuantía supone la menor de las últimas cuatro campañas y un 4,2% por debajo del pasado ejercicio, cuando se alcanzó el máximo histórico con 11,8 millones de euros. Y es que el número de personas que han dado luz verde a destinar el 0,7% de su IRPF a ONGs se ha reducido en un 10,9% en comparación con la campaña de 2015, y una bajada del 16,3% (42.596 contribuyentes) si se empareja con la de 2014, la última en la que era obligatorio marcar una casilla y solo se podía señalar una.

La Iglesia y la estabilidad

En lo que respecta a la Iglesia Católica, la sensación que le deja la asignación de este año podría definirse como agridulce. La cuantía total que se llevará el Obispado se eleva hasta los 4,42 millones de euros, una cifra 98.000 euros inferior a la del pasado ejercicio -la parte negativa-, pero que se podría ver como una estabilización de los fondos de los que se puede alimentar el organismo. Y es que la Iglesia guipuzcoana vivió su momento más delicado en este sentido con la llegada de Bildu a la Diputación de Gipuzkoa. Una de las decisiones fiscales de la coalición abertzale fue la de eliminar la posibilidad de marcar dos casillas en la selección del destino del 0,7% para los contribuyentes. Eso llevó a que el Obispado del territorio percibiera que la decisión les colocaba en una posición de «competición» con los fines sociales por esos fondos.

El fisco, dirigido entonces por Helena Franco, implementó también una tercera casilla para fines gestionados por el ente foral. Los ingresos de la Iglesia cayeron hasta los 3,5 millones en la campaña de 2014. Curiosamente fue en esos cursos (debido a que no se podían marcar ambas casillas) cuando la cifra de personas que destinaban su 0,7% solo a la Iglesia tocó techo. Así, en 2013 la cifra de contribuyentes que asignó su parte a la Iglesia se elevó hasta los 76.825 guipuzcoanos. Este año el número se ha reducido hasta los 50.428, lo que también ha supuesto una reducción del 11,2% en comparación con la campaña anterior.

La vuelta del PNV a la Diputación posibilitó a partir de la campaña de 2015 la vuelta del esquema anterior al 0,7%, con dos opciones y la posibilidad de elegir una de ellas, las dos o ninguna.

Diez años de la asignación

Esa fórmula, la de destinar el 0,7% del IRPF a alguno de esos fines -o a ninguno- ha cumplido en este ejercicio su décima campaña, desde que se implantara en 2007 después de adaptarse una decisión del Gobierno central que quería cortar la aportación directa de fondos a la Iglesia a través de los Presupuestos.

En este tiempo, los guipuzcoanos han tenido la potestad de destinar 172,5 millones de euros en total a una de las tres opciones contempladas. La opción que ha predominado ha sido la de fines de sociales, a donde se han destinado 105,9 millones del IRPF ingresado por Gipuzkoa en la última década. En segundo lugar, la Iglesia Católica se ha beneficiado con 47,1 millones para sustentar programas como los de Cáritas. Y en último lugar se encuentra la propia Hacienda foral, que ha podido ingresar 19,5 millones para destinarlo a sus inversiones.

Temas

Irpf

Fotos

Vídeos