La campaña vasca del bonito se cierra con cifras récord de capturas y rentabilidad

Captura de bonito desde una de las embarcaciones de la flota vasca. La costera se cierra este viernes con un balance satisfactorio./
Captura de bonito desde una de las embarcaciones de la flota vasca. La costera se cierra este viernes con un balance satisfactorio.

La costera se clausura este viernes tras quedar agotado el tope permitido de los 14 millones de kilos. Las descargas en los puertos guipuzcoanos han reportado unos ingresos para la flota de unos 20 millones de euros

ALBERTO ECHALUCEONDARROA.

La campaña del bonito se cierra este viernes «con un balance satisfactorio», a juicio de la secretaria de la Federación de Cofradías de Gipuzkoa, Miren Garmendia, quien destaca «las buenas capturas que han registrado la flotas de cerco y la de cacea, así como los buenos precios de cotización, a una media de 4 euros el kilo». A falta de un recuento final, la costera se cierra por agotamiento de la cuota de capturas.

En el inicio de la faena, a lo largo de junio y julio, la costera de bonito se presentaba prometedora a la vista de la gran presencia de ejemplares detectada. Además, se localizaban cerca de la costa, con lo que se facilitaba la captura y su rápido desembarco en puerto. En agosto y setiembre se registraron también buenas capturas, lo que indicaba un desenlace positivo.

Pero ante esta positiva sucesión de capturas, la pasada semana el Ministerio de Agricultura y Pesca advirtió al sector de que a partir de este viernes ya no podrá faenar ni mantener piezas de esa especie en sus embarcaciones. Solo desembarcar «las cantidades capturadas y declaradas antes de la fecha del cierre precautorio», so pena de sanción. La Dirección General de Ordenación Pesquera estimó que para pasado mañana la flota habrá agotado el 100% de la cuota prevista de bonito del Norte para el conjunto de barcos españoles: 14.196.452 kilos. La pasada semana, el consumo computado alcanzaba el 90,73%. Estos días la Federación de Cofradías de Gipuzkoa trabaja en un hervidero de datos recopilatorios de los datos de capturas.

El interés de las empresas conserveras por la especie ha contribuido a elevar el precio pagado en lonja

Sólo en Gipuzkoa, territorio en el que tienensu base la mayor parte de los barcos grandes de cerco del Cantábrico, se han descargado en lo que va de campaña cerca de cinco millones de kilos de bonito, lo que supondría unos ingresos cercanos a los 20 millones de euros. En sí la costera ha sido magnífica para los intereses de los pescadores. A las buenas capturas se han unido unos precios que han permitidorentabilizar los desembarcos realizados. La pasada semana el bonito pequeño se vendió a entre 3,26 y 3,36 euros-kilo, mientras que el mediano alcanzaba 4,25 euros. «La especie ha registrado un precio medio de 4 euros-kilo, un buen nivel», señala Garmendia.

Otra de las características de la costera que ha contribuido a la rentabilidad ha radicado en que los barcos han conseguido hacetrse con la especie a pocas millas de la costa. Han evitado loas grandes travesías hasta Irlanda, como en otras campañas, con el consiguiente ahorro en la factura de combustible. Y a esto se ha sumado la afluencia de las empresas conserveras a las lonjas, lo que ha contribuido a mejorar los precios de venta que han conseguido los arrantzales.

La campaña de atún blanco-bonito del norte se prolongaba generalmente hasta finales de octubre, pero en esta edición queda interrumpida a mediados de mes por las buenas capturas. No obstante, los arrantzales no olvidan que el año pasado el Ministerio de Agricultura y Pesca cerró la pesquería de manera definitiva el 5 de octubre, argumentando que se habían agotado las posibilidades de pesca. Posteriormente se conoció que el Gobierno había cedido 1.200 toneladas de atún blanco a la flota francesa. La insistencia arrantzale para no ceder cuotas ha tenido resultado y ahora se cierrala campaña por haberla agotado.

La presencia de pelágicos

Pese al buen balance en capturas, a lo largo de la campaña ha existido una constante preocupación por el empleo de descartes de arrastre pelágico empleados sobre todo por barcos franceses e irlandeses. Por este motivo, el Gobierno Vasco publicó una resolución en la que se prohibía a cofradías y establecimientos autorizados el desembarco y primera venta de atún blanco-bonito del norte (Thunnus Alalunga) de los buques de pesca de pabellón irlandés en los puertos de Bizkaia y Gipuzkoa «hasta que se tuviese constancia de la cuota consumida por cada embarcación de dicho pabellón». Ante estos hechos, la flota ha instado a la Comisión Europea a que tome medidas en relación a las artes de arrastre, ante la constante aparición de descartes de especies.

Representantes del sector acusan a los buques extranjeros de localizar los peces a través del seguimiento de las rutas que siguen los arrantzales, para pescarlos incluso a menos de doce millas de la costa, en aguas de competencia española. Garmendia señala que «nos ha sorprendido mucho que mientras que a nosotros se nos indica que hemos agotado la cuota, a los irlandeses se les ha permitido seguir con las capturas, cuando cuentan con unas cuotas bajísimas». El Total Admisible de Capturas (TAC) de atún blanco-bonito del norte para la flota irlandesa al norte del paralelo 5ºN en el Atlántico ascendía a 2.584 toneladas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos