Las camareras de piso denuncian que se han convertido en «las esclavas del siglo XXI»

La externalización de algunos servicios puede acarrear una devaluación salarial de hasta el 40%: de cobrar 1.400 euros al mes a apenas 700

L. PALACIOS MADRID.

Apenas dos euros por cada habitación es lo que cobran muchas de las trabajadoras de los hoteles, las denominadas 'camareras de piso', que denuncian los aumentos de carga y ritmos de trabajo que tienen que soportar en el sector turístico.

«Hemos pasado a ser las esclavas del siglo XXI», se lamenta Jacinta González Brito, la portavoz del Grupo Federal de camareras de piso de CC OO, que asegura que el sector se encuentra «feminizado» e «infravalorado», lo que ha llevado a cargas y ritmos de trabajo en creciente aumento con «gran desprofesionalización».

Sin embargo, pese a las jornadas prolongadas que la mayor parte tienen que soportar, los sueldos apenas superan el salario mínimo en la mayoría de las ocasiones. Uno de los males de la hostelería -señalan los sindicatos- es la externalización de algunos servicios, principalmente el de las personas que realizan la limpieza de las habitaciones.

«La externalización puede conllevar una devaluación salarial de un 40%», explica José María Martínez, de CC OO. Y, a modo de ejemplo, señala que una camarera de piso contratada por un convenio sectorial puede cobrar de media entre 1.200 y 1.400 euros al mes. Sin embargo, si la contrata una empresa multiservicio, el sueldo se reduce hasta los 700 euros, es decir, el salario mínimo interprofesional. Esto es consecuencia de la reforma laboral, que al permitir que el convenio de empresas prevalezca sobre el sectorial, ha hecho que proliferen estas empresas externas con peores condiciones laborales.

Ante esta situación, los sindicatos piden desterrar esta externalización y que los beneficios empresariales repercutan también en incrementos salariales de los empleados, puesto que «un trabajador motivado es un trabajador justamente remunerado». A este respecto, una buena noticia es que sindicatos y patronal pactaron hace unos días que en la hostelería balear los sueldos subirán un 17% en los cuatro próximos años, muy por encima del incremento general que arroja la negociación coletiva (con un 1,8% de media en agosto).

En este sentido, desde UGT y CC OO abogan por llegar a un pacto a favor de la hostelería reglada, contra la precariedad laboral y la economía sumergida. Y para ello reclaman un cambio hacia un modelo turístico diferente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos