CNA busca calmar las aguas hoy con la presentación del parte de su plan

El presidente de la matriz de Edesa Industrial, Jorge Parladé, se reunirá con la plantilla en Arrasate y con el Gobierno en Vitoria

A. A. SAN SEBASTIÁN.

Toca volver a levantar el castillo de la confianza derribado de un plumazo en los últimos días. Con ese cometido llega hoy al País Vasco el presidente de CNA, Jorge Parladé, que deberá dar muchas explicaciones para calmar las aguas revueltas por la solicitud de preconcurso de acreedores de Fagor CNA -para refinanciar una deuda cercana a los 100 millones-, la firma heredera de Fagor Electrodomésticos. Tendrá dos citas claves. La primera por la mañana en la planta de Garagartza, donde le esperan representantes de las centrales sindicales ELA y LAB y parte del comité de empresa de Edesa Industrial para conocer de primera mano algo del plan de viabilidad que prepara la compañía y realizar un buen puñado de preguntas al dirigente catalán. Una vez concluida esa primera parada, viajará hasta Vitoria para reunirse con el Gobierno Vasco, cuya representación estará encabezada por el director de Industria, Javier Zarraonandia. CNA admitirá sus errores en la comunicación con el Ejecutivo vasco y tratará de reconducir una relación rota, ya que la consejera Tapia siente como una traición esa ocultación de la situación real de la compañía por parte del grupo catalán.

No serán sencillos ambos retos para responsable de CNA. La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras confió ayer en que la dirección de CNA ofrezca «explicaciones suficientes de lo que ha ocurrido hasta ahora» y, sobre todo, traslade que «existe un plan a futuro creíble y que garantice una actividad que sea sostenible a largo plazo».

Tapia reclamó también «la implicación económica y de viabilidad de la empresa para llevarlo adelante». Además, advirtió de que, tras la experiencia actual, las exigencias del Gobierno Vasco «serán mucho más rigurosas».

Paros

Explicaciones más concretas solicitarán los trabajadores a Parladé, ya que tanto el lunes como el martes de esta semana, el director general de Edesa Industrial, Francisco Martín, ya les ha adelantado que habrá un severo ajuste de personal en la empresa, que arrancará con la eliminación de la línea productiva de lavadoras que supondrá el despido de unos 30 trabajadores, de una plantilla total de 350 entre las plantas de Arrasate, Eskoriatza y Basauri.

De momento, desde el comité de empresa señalan que la situación es de «desencuentro» con la dirección y solicitan que «para tratar de negociar algo se nos traslade en la totalidad el plan de viabilidad de la empresa para empezar a negociar dichos ajustes». El comité trasladó ayer a los trabajadores las medidas avanzadas por Martín y apuntan que «no vemos el cierre de la línea de lavadoras como algo aislado». Para la jornada de hoy y coincidiendo con la llegada de Parladé a Arrasate, los trabajadores de las tres plantas realizarán un paro productivo de dos horas.

Temas

Fagor

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos