La brecha entre los que más ganan y los que menos se agranda en 24 puntos en Gipuzkoa desde 2008

Un empleado de Banca, el sector mejor retribuido, atiende a una clienta en una sucursal.
Un empleado de Banca, el sector mejor retribuido, atiende a una clienta en una sucursal. / AVELINO GÓMEZ

Los ingresos de quienes menos cobran se han reducido un 38,9% en los últimos ocho años, al pasar de los 1.393 euros de antes de la crisis a 851 el año pasado| El salario de los que más perciben se sitúa 63,3 veces por encima de los que reciben la menor retribución

PILAR ARANGURENSAN SEBASTIÁN.

El 'Informe sobre Salarios, pensiones, prestaciones de desempleo y rescates de previsión social entre las personas trabajadoras de Gipuzkoa' dado a conocer hace una semana por el departamento de Hacienda de la Diputación de Gipuzkoa resulta muy revelador y permite hacer una radiografía de algunas cuestiones curiosas, sobre todo en lo relacionado con los sueldos en el territorio. Así, más allá del primer titular desgranado por este medio, el que señalaba que los asalariados guipuzcoanos han perdido casi nueve puntos de poder adquisitivo desde 2005 al incrementarse los sueldos un 17,1% frente al 25,9% de la inflación, hay otras perlas que afloran en el informe. Una de ellas se refiere a un hecho que está en boca de todos pero que los datos contrastados hacen evidente. Y es que la brecha salarial entre los guipuzcoanos que más ganan y quienes cuentan con menores ingresos se ha agrandado durante la crisis de forma considerable. Ni más ni menos que en más de veinte puntos.

Para analizar la desigualdad en la distribución de los salarios, el informe divide los ingresos de la población en diez bloques o decilas. Pues bien, en 2008 los salarios percibidos por el 10% de la población con mayores ingresos era 38,9 veces superior al 10% de los que cobraban salarios más bajos. Ocho años más tarde, en 2016, esa brecha se agranda y de qué manera, ya que suponía 63,3 veces.

LA CIFRA391
vascos
391 vascos
recibieron el pasado julio prestaciones del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), organismo encargado del pago de salarios e indemnizaciones a los trabajadores de empresas en concurso o insolventes, lo que supone un 26% más de empleados afectados que en el mismo mes del pasado añoPor territorios, los beneficiados alaveses fueron 109 frente a 114 en Gipuzkoa y 168 en Bizkaia.

La explicación parece sencilla a la luz de lo constatado también por otros registros y es que durante la recesión los salarios más bajos son los que más se han resentido, mientras que los más altos han capeado mejor la crisis. Además, la mayoría de las nuevas incorporaciones laborales se realizan con salarios que en muchos casos no llegan ni a los mil euros.

En ocho años, los salarios de quienes más percibían han pasado del 25,5% de la tarta salarial al 26,8%

En consecuencia, los que menos cobran han perdido peso sobre el total, mientras que los que más ingresan lo han incrementado. Así, en 2008, los salarios del 10% que menos cobraba suponían el 0,7% del total, mientras que el de los que más percibían alcanzaba el 25,5%. Ocho años más tarde, los primeros descienden hasta el 0,4% de toda la tarta salarial y los segundos ascienden hasta el 26,8%. En ese tiempo han perdido presencia los seis grupos que menos perciben y la han ganado los cuatro que más ingresan, especialmente, los que se sitúan en el top de la tabla.

Una evolución que contrasta con el periodo entre 2005 y 2008, cuando apenas se registraron cambios y el peso de los diferentes grupos se mantuvo estable.

¿Pero qué ocurre si la comparación se hace entre los dos escalones que más ganan con los dos que menos perciben? En este caso las diferencias son menores. En 2008 los dos grupos más pudientes ganaban 12,6 veces más que los dos menos pudientes. Ocho años más tarde, esa brecha se estira más de cuatro puntos, hasta suponer 17,1 veces.

La banca, quien mejor paga, 44.378 euros de media; ocio y servicios personales el que peor, con 13.356

Pero para poder entender mejor esa evolución, el informe se remite a la cuantía del sueldo y para ello toma como referencia no el salario medio -resulta de sumar los de cada grupo dividido por el número de salarios-, sino la mediana de cada grupo, es decir, el sueldo que está en medio de cada grupo. Pues bien, tal y como se aprecia en el gráfico adjunto, entre 2008 y 2016 baja la mediana de las cinco primeras filas -la de los que menos cobran-, mientras que aumenta la de las cinco últimas -quienes más ingresan-.

Así, los ingresos del 10% que menos cobra se han reducido en los últimos ocho años un 38,9% al pasar de 1.393 euros a 851. La merma va siendo cada vez menor en los siguientes cuatro estadios, para empezar a crecer a partir del sexto, como se ha mencionado antes. Con todo, el mayor incremento se produce en el noveno escalón, ya que su sueldo ha crecido un 7,6%, seguido por el octavo (6,1%) y el décimo (5,7%), cuyos integrantes han pasado de ganar 52.632 euros en 2008 a 55.430, el año pasado.

Sueldos por sectores

El informe también refleja el sueldo, en este caso medio, por sectores de actividad en el último año de referencia, es decir en 2016. Así, el salario medio de los guipuzcoanos fue en dicho ejercicio de 24.484 euros. Pero las diferencias son muy grandes en función de la actividad laboral que se ejerza. La percepción de que los empleados de banca están bien remunerados se ratifica, ya que son estos trabajadores los que cuentan con una nómina más elevada. En concreto, 44.378 euros de media.

Le sigue el sector de las comunicaciones, que remunera a sus empleados con un salario medio de 33.176 euros. Y en tercer lugar se sitúa la industria, con 30.164 euros. En este apartado cabe recordar que el convenio del Metal de Gipuzkoa era uno de los más elevados y siempre ha sido una referencia para el resto, aunque lleva ya varios años sin renovarse, lo que no ha permitido en algunos casos poder actualizar los salarios.

El sector de los servicios a empresas, que tanto ha crecido en los últimos años y con tendencia a seguir incrementando su peso, abona una media de 20.615 euros, el tercer sueldo más bajo, muy cerca de la agricultura (17.414) y algo más distante del ocio y los servicios personales (13.356), que ostentan el farolillo rojo de los salarios.

Edad, sector y sexo

Si nos atenemos a la edad de los asalariados, el estudio refleja algo que parece evidente y es que los más jóvenes son los que menos cobran y a medida que la carrera laboral se hace más larga los salarios van incrementándose. Pero pongamos cifras. Así, los menores de 18 años se tienen que conformar con un salario medio que apenas supera los 4.000 euros. Entre 19 y 25 años rebasa los 7.000; entre 26 y 35 escala a los 20.154 euros y entre 46 y 65 ronda los 30.000 euros

Además, el informe constata que la industria ha perdido 21.642 asalariados desde 2005, hasta quedarse con 64.169 -supone el 22% del total, pasando al tercer puesto-. El mayor descenso se produce a partir de 2009. Por el contrario, los servicios han ido ganando peso, y en especial los servicios sociales, con 71.092 asalariados, que suponen el 24,4% del total. El segundo lugar lo ocupa el comercio, transporte y reparaciones, con 60.790 personas (20,8%).

En los últimos doce años, la cifra de asalariados se ha reducido un 3% entre los hombres, hasta cerrar el año pasado con 161.284, mientras que ha crecido entre las mujeres un 16,2%, hasta las 139.823, unos incrementos que se ha producido en las fases previa y posterior de la crisis, con la incorporación al mercado laboral de más féminas.

Más

Fotos

Vídeos