Biarritz acogerá el G-7 de 2019

Dos surfistas caminan por la playa de Biarritz frente al Hotel du Palais, que acogerá las sesiones principales del próximo G-7./Lobo Altuna
Dos surfistas caminan por la playa de Biarritz frente al Hotel du Palais, que acogerá las sesiones principales del próximo G-7. / Lobo Altuna

El presidente francés, Emmanuel Macron, anuncia desde Canadá que será la localidad vascofrancesa la que reciba la próxima cumbre

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDA

La localidad vasco-francesa de Biarritz ha sido la elegida por el Gobierno francés y los responsables de la organización del G-7 para acoger la cumbre el próximo año. Fue el propio presidente galo, Emmanuel Macron, quien, durante su discurso de clausura de la reunión en Canadá de los países más ricos del mundo, aclaró el misterio. Según explicó, su intención a lo largo del proceso de búsqueda fue siempre la de poner en valor y «honrar» a una «ciudad de provincias»; un mensaje de calado frente a la todopoderosa y omnipresente París.

Y aún fue más lejos al reconocer que Biarritz es para él una ciudad «querida» y «muy importante». No es ningún secreto que el vigesimoquinto presidente de la República Francesa es un absoluto enamorado de la costa vasco-francesa en general y de Biarritz, donde ha veraneado en varias ocasiones, en particular. «La región nos permitirá recibir de la mejor manera posible el próximo G-7», aseguró Macron. La cumbre, que aún no tiene fecha oficial, se celebrará al final del verano.

La llamada 'perla del Atlantico' por nuestros vecinos recibió con entusiasmo el anuncio. Francia presidirá el 2019 el G-7, con lo que le correspondía acoger la cita, pero eran varias las localidades que optaban a un 'premio' que, a buen seguro, supondrá todo un espaldarazo.

El presidente francés hizo de embajador de la ciudad vasca desde el mismo momento del anuncio al asegurar que Biarritz tiene elementos suficientes para celebrar el G-7 tanto desde el punto de vista turístico como desde el ámbito de la infraestructura hotelera.

Desayuno en París

El alcalde la ciudad balneario, el centrista Michel Veunac, salió raudo al paso del anuncio para reconocer que la nominación suponía «un orgullo» para la ciudad. Y desveló que el propio Macron le había confirmado el pasado 28 de febrero, durante un desayuno con alcaldes en París, que la suya era la localidad elegida: «Al terminar de comer, él me susurró: Haré el G-7 en tu casa en 2019».

«Los primeros contactos (con la ciudad de Biarritz) comenzaron hace ya casi un año», relató Michel Veunac a varios medios de comunicación franceses, detallando también que a lo largo de todo ese tiempo numerosos y discretos enviados del Elíseo y de otros organismos franceses e internacionales visitaron la localidad para comprobar 'in situ' su oferta hotelera, de comunicaciones e infraestructuras y también su preparación o capacidad de reacción desde el punto de vista de la necesaria seguridad.

Está claro que la villa -que dista apenas cincuenta kilómetros por carretera de San Sebastián, con la que mantiene una estrecha relación, sobre todo en cuestiones culturales y deportivas- ha superado con nota un examen que en modo alguno es sencillo. Cabe recordar que durante tres intensos días Biarritz será el foco de atención del mundo, al acoger a los principales jefes de Estado y de Gobierno del planeta. Macron explicó también que a la reunión acudirán las principales autoridades europeas y del Tribunal Penal Internacional.

El alcalde de Biarritz se refirió también a ese 'Efecto G-7' -que, sin duda, se dejará notar también en Gipuzkoa-, y se felicitó por lo que entiende como un revulsivo económico y turístico «para la zona entera, no solo los días en los que se celebre la cumbre internacional, sino también durante mucho tiempo después». Biarritz tiene experiencia en grandes citas, pues ya organizó una cumbre europea en el año 2000 y otra franco-africana en 1994.

En contexto

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos