Bankoa mejora un 11% su beneficio neto en el primer semestre

La entidad se apuntó un margen de intereses de casi 15 millones de euros, lo que representa un alza interanual del 15,9%

JULIO DÍAZ DE ALDA SAN SEBASTIÁN.

Bankoa Crédit Agricole obtuvo un beneficio neto en el primer semestre de 4,4 millones de euros, lo que supone un incremento respecto al periodo enero-junio del pasado año de un 11%, según la información dada a conocer ayer por la entidad pilotada por Jesús Suárez, que accedió a finales de marzo a esa responsabilidad al jubilarse Kepa Joseba Egiguren.

La entidad mejoró su cifra de negocio con los clientes en un 10%, con lo que a cierre de junio los riegos y recursos de este segmento alcanzaban los 4.208 millones de euros. En el primer apartado (créditos concedidos), que suma 1.823 millones, lo que representa un alza interanual del 4,2%, destaca el repunte del pasivo concedido a empresas y familias, que ha crecido un 7,2%. La financiación a empresas se cifra en 90 millones (un 11% más), que en su inmensa mayoría, subrayó Bankoa, «ha servido para impulsar inversiones». La relativa a hogares (hipotecas) se situó en 79 millones, con un avance del 23%.

Bankoa subrayó que su morosidad sigue estando muy lejos de la media del sector; en concreto, en el 3,33%. Dentro de los recursos con clientes, que crecen un 14,7% hasta los 2.385 millones, los depósitos en balance suman 1.381 millones (un 10% más), concentrados en imposiciones a la vista. El banco resaltó también la buena marcha de los recursos fuera de balance, que crecieron casi un 15% y cuyo saldo a junio era de 1.004 millones de euros.

La entidad puso en valor que el margen de intereses (eso que trae de cabeza a la banca y que no mide sino el remanente que queda en el banco después de cobrar intereses de los créditos y pagar los de los depósitos) creció un nada despreciable 15,9% interanual. Junto a esto, el margen bruto mejoró también un 15% para situarse en 24,7 millones.

Los gastos de explotación y las amortizaciones de Bankoa crecieron un 3,7% hasta los 14,6 millones, «debido a un aumento de los pagos por inversiones realizadas», señaló la entidad. Con la prudencia por bandera, el banco destinó a provisiones durante el primer semestre 4,4 millones, lo que supone un 73,1% más que en el primer semestre de 2016.

Desde el gabinete de comunicación de Bankoa recordaron que la agencia de calificación Moody's mantiene en Baa2 la calificación de la entidad, «una de las mejores del sistrema», mientras que el ratio de capital (en las condiciones más duras) llega al 12,68%, «muy superior al mínimo fijado por el supervisor».

Fotos

Vídeos