Bankia confía en retomar su privatización antes de fin de año

J. M. CAMARERO MADRID.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, reconoció ayer que el proceso de privatización parcial de la entidad, por el que el Estado quiere deshacerse de entre un 7% y un 9% del accionariado que mantiene en el grupo, ha sufrido un retraso por la situación política de Cataluña. El proceso independentista ha sido uno de los «eventos que probablemente han influido» en la situación de un mercado volátil, indicó el 'número dos' del grupo en la presentación de resultados.

En cualquier caso, José Sevilla recordó que la intención del principal accionista de Bankia, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que tiene más de un 67% en la firma, pasa por encontrar «ventanas» para proceder a la privatización cuando se calme la situación en Cataluña. «En la medida que este proceso de normalización se vaya consolidando, puede darse esa privatización antes de final de año», apuntó Sevilla.

El proceso secesionista ha influido de forma positiva para la firma en el volumen de fondos de clientes que han trasladado su dinero desde otras entidades a Bankia en octubre. Aunque Sevilla no ofreció cifras concretas, sí explicó que ha sido un mes «más dinámico» de lo normal en cuanto a captación de depósitos.

Tras cerrar septiembre con un beneficio prácticamente similar al de los nueve primeros meses de 2016, influido por los tipos de interés en el 0% y sin visos de subir a corto plazo, el grupo calcula que con un euríbor en positivo en 2018 y en el entorno de entre el 0,1% y el 0,2% en 2019, sus ingresos aumentarían unos 250 millones de euros al año.

Fotos

Vídeos