El Banco Sabadell acuerda trasladar su sede a Alicante y Caixabank se lo piensa

Sede central del Sabadell en Alicante, heredada de la CAM./CARLOS RODRÍGUEZ
Sede central del Sabadell en Alicante, heredada de la CAM. / CARLOS RODRÍGUEZ

Con ello, las entidades se aseguran seguir en la UE y bajo el paraguas del Banco Central Europeo. Las acciones de ambos bancos se disparan un 6,16% y un 4,10% respectivamente

MIGUEL ANGEL MATA / JOSÉ M. CAMAREROSan Sebastián

El Banco Sabadell se va de Cataluña y se traslada a Alicante para evitar las incertidumbres que una declaración unilateral de independencia por parte de la Generalitat acarrearía para la entidad y sus clientes. Tal y como ha avanzado DV a primera hora de la tarde, el banco que preside Josep Oliú ha tomado la decisión esta misma tarde en una reunión extraordinaria de su consejo de administración.

¿Por qué Alicante? Porque en esa ciudad el Sabadell tiene toda la estructura necesaria para acoger una sede, heredada de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), entidad quebrada que el Sabadell adquirió en subasta en plena crisis económica y financiera. Allí ya existen unos servicios centrales, informáticos, y estructura suficiente para acoger la nueva sede. «No se trata solo de un cambio de sede fiscal, sino de que el cambio nos asegure una operativa normalizada», apuntan las fuentes. Y Alicante ofrece todo eso en mejores condiciones que Madrid o Asturias, las otras alternativas que ha barajado la entidad. Además, Alicante está bien conectado ferroviariamente tanto con Madrid como con Barcelona, un aspecto relevante posteriormente en el día a día.

Las acciones de la entidad, que se habían desplomado un 12% en los últimos días tras la celebración del referéndum ilegal del pasado domingo, han repuntado hoy con fuerza durante toda la jornada desde que se dio a conocer la decisión del banco de abandonar Cataluña. Los títulos del Sabadell han cerrado la sesión subiendo un 6,16%, hasta los 1,68 euros. Las de Caixabank, entidad también catalana que igualmente ha anunciado que valora la posibilidad de trasladar su sede fuera de Cataluña, han subido por su parte un 4,93%, hasta los 4,10 euros.

¿Por qué abandonar Cataluña? Para evitar «incertidumbres regulatorias» y estar «en igualdad de competitividad con el resto de bancos españoles», subrayan las fuentes consultadas. Con el traslado, pase lo que pase en Cataluña, «el banco siempre estará en España y, por tanto, en la Unión Europea y bajo el paraguas regulatorio del BCE (Banco Central Europeo)», lo que garantiza los intereses de accionistas, clientes y empleados dentro de cualquier escenario que pueda producirse. En concreto, la entidad mantiene el acceso a las líneas de liquidez del BCE, de gran ayuda a la banca en estos momentos de incertidumbre y de tipos de interés bajos o incluso negativos.

Para el cambio de sede no será necesaria una junta extraordinaria de accionistas, según contemplan los estatutos de la entidad.

En las últimas jornadas ya se se había planteado la posibilidad de que Sabadell realizara este cambio con importantes efectos jurídicos. Ayer mismo, su presidente dejó claro que ante la «inquietante» situación política que vive España, la entidad financiera cuenta con los instrumentos adecuados en el marco de la UE y del sistema de supervisión bancario europeo para proteger los intereses de sus clientes. «Si fuera necesario se tomarían las medidas suficientes», subrayó Oliú.

Caixabank lo valora

También CaixaBank se plantea su salida de Cataluña. Fuentes de la entidad no han desmentido esta posibilidad, después de conocerse que así lo hará Sabadell. Según ha podido saber DV, la entidad tiene todo preparado para esta contingencia y solo faltaría tomar la decisión. En su caso, la decisión necesita la aprobación de la junta de accionistas y no solo la autorización del consejo de administración, como sucede con el Sabadell.

Hasta ahora, Caixabank se ha limitado a remitir una nota interna a sus empleados en la que se les recuerda que «es importante comunicar proactivamente» a sus clientes su compromiso en la defensa de sus intereses, que «guiará las decisiones futuras que, en caso de ser necesario, hayan de tomarse».

La precipitación de los acontecimientos políticos en torno al conflicto catalán han hecho reaccionar a los bancos, que en ningún caso admiten haber registrado importantes fugas de depósitos de sus clientes, aunque sí una mayor demanda de información por parte de los usuarios en torno al futuro de sus ahorros y sus garantías.

Aunque una declaración unilateral de independencia, como la que estaba prevista para el lunes antes de que el Tribunal Constitucional haya suspendido este jueves el pleno del Parlamento catalán que tenía previsto realizar la declaración, no tendría efectos jurídicos vinculantes inmediatos, es la extensión de la preocupación la que está provocando este tipo de movimientos en el sector bancario.

Llegados a un caso extremo de vulneración de las leyes actuales, este cambio de domicilio social garantizará que el Banco Sabadell siga estando bajo el paraguas de supervisión del Banco Central Europeo (BCE), además de que el pago de impuestos de la sociedad se llevará a cabo en la ciudad que albergue la nueva sede del banco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos