El Ibex recupera los 9.900 con el apoyo de Wall Street

Sede de la Bolsa en Madrid. /Víctor de los Reyes (Efe)
Sede de la Bolsa en Madrid. / Víctor de los Reyes (Efe)

El euro volvió a perder posiciones frente al billete verde y llegó a poner en peligro la cota de 1,21 unidades

CRISTINA VALLEJO

Subidas generalizadas en los mercados de renta variable europeos y también al otro lado del Atlántico. Ese avance fue suficiente para que el Ibex-35 recuperara los 9.900 puntos que superaba el lunes y perdía el martes. Al cierre, el selectivo español daba un último cambio en los 9.902,3 puntos, lo que supone un ascenso del 0,45%.

El mejor índice del día fue el Ftse Mib de Milán, que ganó un 1%. Mientras, el Cac 40 francés se apuntó un 0,74% y el Ftse 100 británico, un 0,53%. En rojo acabó el PSI-20 de Lisboa, que se dejó un 0,38%. 

Al avance de las acciones contribuyó que se relajaran los tipos de los bonos. Así, el rendimiento de los títulos americanos a diez años cayó levemente por debajo del 3%.

Mientras, el rendimiento de los títulos alemanes a diez años retrocedió desde el 0,63% hasta el 0,59%. Y descenso también para el interés del bono español, que cayó desde el 1,28% hasta el 1,25%. 

En el mercado de divisas, además, el euro perdió posiciones: al cierre de la sesión bajaba otro medio punto porcentual, hasta el nivel de 1,2110 unidades, otro mínimo desde el mes de enero. 

Todo ello, después de la reunión ordinaria de política monetaria del Banco Central Europeo. De acuerdo con Neville Hill, economista jefe para Europa en Crédit Suisse, los comentarios de Draghi fueron muy neutrales y balanceados. Según Hill, Draghi no es particularmente complaciente, pero tampoco mostró un giro 'hawkish'. Pero de las palabras de este economista se deriva que habrá que estar muy pendiente de los datos económicos, porque será de éstos de los que dependa que Draghi gire hacia un tono más 'dovish' o hacia otro más agresivo. De acuerdo con los expertos de Ebury, posiblemente en seis semanas, cuando tenga lugar la próxima reunión y, también, la publicación de sus estimaciones económicas, se podrá tener más información. De todas formas, esta última firma comenta: «Ahora hay una gran posibilidad de que el programa QE del banco se extienda hasta diciembre de 2018, lo que incluiría reducciones graduales en las compras mensuales». Y añade: «Creemos que una salida retrasada del QE y la perspectiva de aumentos de tipos hasta el final de 2019 podrían presionar al euro a la baja durante el resto de 2018». 

En todo caso, Draghi no se mostró en exceso preocupado por la reciente desaceleración que se ha observado en la zona euro ni tampoco por los riesgos que se ciernen sobre las economías. Pero según los expertos del Sabadell, «la autoridad monetaria se mostró algo más cauta en cuanto al crecimiento tras el deterioro de los indicadores vistos en la primera parte del año». En su opinión, «la entidad esperaba cierta normalización de los datos desde los altos niveles alcanzados en 2017, sin embargo será clave analizar esta pérdida de momentum y evaluar sus causas son temporales o permanentes para terminar de definir la senda de política monetaria para los próximos doce meses». 

A la vista del comportamiento de los activos, los inversores se quedaron con esa visión 'dovish', aunque también influyeron referencias que venían del otro lado del Atlántico. 

Si la reunión del BCE fue la referencia fundamental en el Viejo Continente, en Estados Unidos contamos con más datos. Por ejemplo, un informe de empleo semanal mejor de lo esperado. Y también batieron expectativas los pedidos de bienes duraderos, que crecieron en marzo, según el dato adelantado, un 2,6%, frente al 1,6% que esperaban los analistas. Además, la referencia del mes anterior se revisó también al alza.

Con ello, al cierre de las Bolsas del Viejo Continente, el Dow Jones y el S&P 500 se anotaron alrededor de un 0,65%, mientras que el Nasdaq se apuntaba un 1,30%. 

La apertura en positivo en Estados Unidos fue fundamental para que el Ibex-35 terminara el día sobre los 9.900 puntos, puesto que, a tenor del gráfico del indicador no parecieron sentar excesivamente bien las palabras de Draghi, aunque en ningún momento el índice llegó a estar en verde. 

Indra lidera los avances

Indra fue el valor más rentable de todos en el Ibex-35, con una subida del 3,25%. A continuación, Técnicas Reunidas, que se anotó un 2,46%. Red Eléctrica y Aena se apuntaron alrededor de un 1,7%. ACS, por su parte, ganó un 1,61%. Colonial, Merlin Properties y Enagás ganaron alrededor de un 1,5%. Más de un 1% también avanzaron Meliá, Endesa, Amadeus y Grifols. 

En rojo, sólo siete valores del selectivo. El peor fue Acerinox, que retrocedió un 1,02%. Después se colocó CaixaBank, que retrocedió un 0,90%. Más bancos en rojo: Santander perdió un 0,37%, mientras que el Sabadell (que presentó por la mañana sus cuentas del primer trimestre) y BBVA bajaron casi un 0,20%. Dia, con un descenso del 0,21%, y ArcelorMittal, con un recorte del 0,04%, completaron la lista de valores en rojo.

No se unió a los ascensos tampoco Abertis, aunque únicamente terminó en tablas. 

Varias compañías presentaron sus cuentas del primer trimestre además del Sabadell. Por ejemplo, Telefónica, que cerró la sesión con una subida del 0,79%, así como Viscofán, que se anotó un 0,72%, o Bankinter, que ganó un 0,62%. 

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos