La banca de Euskadi se prepara para las transferencias instantáneas con Europa

Un grupo de clientes espera para ser atendidos en una sucursal bancaria en Donostia. / JOSE USOZ
Un grupo de clientes espera para ser atendidos en una sucursal bancaria en Donostia. / JOSE USOZ

Laboral Kutxa, Sabadell Guipuzcoano y Kutxabank se encuentran aún en fase de pruebas. Los traspasos de hasta 15.000 euros entre particulares o empresas, que se completarán en segundos, se empezarán a hacer a inicios de 2018

JULIO DÍAZ DE ALDA SAN SEBASTIÁN.

¿Ha escuchado usted en los últimos días que desde hoy podría realizar desde su banco habitual transferencias inmediatas y gratuitas a otras entidades europeas y españolas con un límite de 15.000 euros por envío y cliente? Caliente, caliente, aunque no es exactamente así.

Sí es cierto que arranca un nuevo sistema de envíos instantáneos de dinero, con ese máximo por cliente y operación, en muchos países del Viejo Continente; en concreto, en lo que se conoce como la Zona Única de Pagos (SEPA, por sus siglas en inglés), que incluye los miembros del Espacio Económico Europeo (compuesto por los veintiocho estados de la Unión Europea más Liechtenstein, Islandia y Noruega), San Marino, Suiza y Mónaco.

Se trata de un sistema siempre voluntario (los bancos han de dar el paso y dotarse de la tecnología necesaria) en el que esas transferencias ultrarrápidas -que se completarán en apenas unos diez segundos frente a las 24 horas de media de la actualidad- se plantean como un servicio añadido a los clientes.

Una cosa importante, nadie ha dejado sentado que sea gratuito. De hecho, los bancos se miran unos a otros por el rabillo del ojo para ver qué paso da cada cual en este sentido, mientras calculan si les saldría a cuenta cobrar o no y, en el supuesto de apostar por una comisión, de cuánto podría ser.

El aspecto de la repercusión vía comisión al cliente (al que manda o al que recibe) tampoco está resuelto, pues dependerá de la política comercial de cada uno. Lo que sí se sabe es que el coste para las propias entidades será de veinte céntimos por transacción durante los dos primeros ejercicios.

No deja de ser 'lógico', en cierto modo, que en la era de internet, de la hiperconectividad y también del supervisor único, uno no tenga que esperar tantísmo tiempo para que su hijo, ese que estudia en Irlanda, vea atendido su tradicional mensaje de «Aitas, se me ha acabado el dinero». Otra de las certezas es que las transferencias no serán revocables y que se podrán realizar cualquier día del año, a cualquier hora, con lo que los festivos no serán un problema.

La cuestión es que aunque todo estaba previsto para que el mecanismo arrancara hoy, la inmensa mayoría de las entidades aún se encuentran en periodo de pruebas. El testeo se prolongará hasta comienzos del mes de enero, cuando está previsto que todo funcione ya correctamente. No se alarme, pues España claramente va en el pelotón de cabeza europeo, ya que no han sido tantos los países que se han puesto las pilas para -si quiera en ese modo 'Beta'- abordar el desafío. En realidad, solo se han subido al barco algo menos de 600 entidades de nueve países, que son (además del Estado, con casi todos sus bancos y cooperativas de crédito) Alemania, Italia, Austria, Estonia, Holanda, Finlandia y Lituania.

Hasta ayer, sólo Caixabank se había declarado plenamente preparada para abordar el reto. De hecho, la entidad realizó la semana pasada un envío desde España a una cuenta del banco austríaco Erste Bank, en el que cuenta con una participación próxima al 10%.

Flecos

En Euskadi, según ha podido constatar DV, las entidades están en el mismo punto que en el resto de España; esto es, probando sistemas. «Estamos preparando los desarrollos pertinentes para lanzarlo en España, y a partir de ahí ampliarlo a la zona SEPA», explican fuentes oficiales de Laboral Kutxa, que reconocen que la entidad presidida por Txomin García no tiene definida aún «una política de precios al respecto». «Aún quedan flecos y detalles por resolver», añaden.

Desde Sabadell Guipuzcoano revelan que «el día 21, lo que sí podrán nuestros clientes es ser receptores, sin coste alguno, de transferencias instantáneas que lleguen de Europa». Eso sí, para los envíos habrá que aguardar hasta «principios de 2018». «Estamos haciendo pruebas con una decena de cuentas que, de algún modo, están controladas; el test durará 45 días y después la previsión es abrir el sistema», añaden.

Idéntica respuesta es la que ofrece Kutxabank, que también maneja esas diez cuentas en pruebas. «Lo lanzaremos cuando esté consolidado», apuntan, al tiempo que confiesan que tampoco tienen claro si cobrarán o no. En Bankoa esperan 'órdenes' de su matriz, el grupo francés Crédit Agricole, con la tranquilidad de que pertenercer a un gran grupo les dará «más margen a la hora de manejar nuevos sistemas y procesos si fuera necesario».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos