La banca consigue mejorar su beneficio un 16% sin el lastre del Popular

Sucursales del Banco Santander y del Popular en la misma avenida de Barcelona. / REUTERS
Sucursales del Banco Santander y del Popular en la misma avenida de Barcelona. / REUTERS

Las entidades ganan 11.800 millones en un entorno de tipos en mínimos mientras que su resultado caía en 2016 por varias operaciones de carácter extraordinario

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

Los cinco grandes bancos españoles van camino de cerrar uno de los mejores ejercicios de la última década de crisis, a tenor de cómo están evolucionando sus cuentas trimestrales. Sus beneficios han conseguido avanzar en un contexto complejo lastrado por los tipos de interés anclados en el 0% y el euríbor ahondando sus registros negativos -este mes se aproxima ya al -0,18%-. Pero ni siquiera lo que supone una debilidad para sus ingresos ha lastrado las ganancias del sector, que han superado los 11.783 millones de euros. Este avance implica un incremento del 16% con respecto al mismo periodo del año pasado, aunque para comparar ambos ejercicios es necesario tener en cuenta tanto los cambios protagonizados por el sector en estos últimos meses como los factores que motivaron esas cuentas en 2016.

En los nueve meses transcurridos de 2017 todas las entidades han mejorado sus registros, salvo Bankinter. Pero en esta ocasión se contabiliza un banco menos, el Popular, tras su integración en el Santander. El año pasado por estas fechas, el sector veía cómo sus beneficios caían una media del 4,5% hasta los 9.845 millones de euros. Esa evolución bajista se debió en buena medida al efecto del Popular, cuyas cuentas retrocedieron un 66%.

A pesar del impacto de 300 millones que ha tenido en el resultado del grupo presidido por Ana Botín, la corporación ha ganado 5.077 millones hasta septiembre, un 10% más. Esta cifra representa casi la mitad de todo el beneficio de la gran banca española hasta septiembre. La entidad cuyas cuentas tienen mejores registros, proporcionalmente hablando, ha sido CaixaBank, con un avance del 53% (1.500 millones). También ha ascendido de forma sustancial el resultado de BBVA -un 23%, hasta los 3.500 millones-. Por su parte, las ganancias del Sabadell repuntan más de un 4% hasta los 653 millones. El grupo prevé llegar a los 800 millones a final de año.

Más comisiones, menos gasto

La mayor parte de las entidades financieras han conseguido sostener el margen bruto -los ingresos de la cuenta de resultados-, que es el que le aporta la entrada de dinero por los intereses o las comisiones que cobra, entre otros conceptos, en un entorno adverso. Todas las entidades siguen esperando a que el BCE inicie una subida de tipos que, por ahora, no se atisba en el horizonte. Por ello, la venta de hipotecas a tipo fijo resulta clave para evitar un drenaje de los intereses. En el caso de las comisiones, repuntan los ingresos por esta variable, sobre todo en los servicios y productos ligados a inversiones.

Además, todos los bancos han cuadrado sus cuentas gracias a los recortes que han seguido aplicando en los gastos de las corporaciones. Esta partida ha disminuido tanto por la salida de personal y el cierre de oficinas, como por una gestión más eficiente de todos los recursos disponibles, según indican los responsables del sector.

En esta ocasión, la banca tampoco ha contabilizado operaciones extraordinarias que, en mayor o menor medida, lastraron sus cuentas en 2016. Por ejemplo, el beneficio del Santander cayó un 22,5% por el plan de ajuste de España y la desaparición de un efecto fiscal en Brasil. Las ganancias de BBVA repuntaron un 64% por condiciones atípicas como la desaparición del impacto de la compra del turco Garanti, que le lastró en 2015. Esos acontecimientos no ordinarios restaron un 14% al beneficio de Bankia, por la venta de City National Bank de Florida.

Más

Fotos

Vídeos