Azpiazu apela a la responsabilidad de la oposición para aprobar las cuentas

Azpiazu apela a la responsabilidad de la oposición para aprobar las cuentas

El consejero Pedro Azpiazu confía en su aprobación para realizar "nuevas inversiones previstas, subir el 1,5 % el sueldo a los funcionarios, llevar a cabo las aportaciones a Itzarri e incrementar las dotaciones de la Renta de Garantía"

AGENCIAS Vitoria

El consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, ha apelado a la "responsabilidad" de los grupos de la oposición para lograr un acuerdo "lo más amplio posible" que permita sacar adelante el proyecto de presupuestos de 2018, unas cuentas que ha calificado de "buenas", "bien orientadas" y que responden a las necesidades de la ciudadanía vasca.

Azpiazu ha comparecido hoy en comisión en el Parlamento Vasco para desgranar las líneas generales del proyecto de Ley de Presupuestos para 2018 aprobado por el Gobierno de Iñigo Urkullu el pasado octubre, que ascienden a 11.486 millones de euros, 426,7 millones más que en 2017, lo que supone un incremento del 3,9%.

Los dos partidos que sustentan al Gobierno Vasco, PNV y PSE, carecen de mayoría en la Cámara vasca para sacar adelante estas cuentas. De hecho las de este año se aprobaron gracias a un acuerdo con el PP que se abstuvo en la votación.

Ante esta situación, el consejero ha vuelto a apelar a la "responsabilidad" de los partidos de la oposición ante un proyecto que "puede ser insuficiente" pero que han insistido es bueno para la ciudadanía.

Azpiazu ha dejado claro a todos los grupos de la oposición que el Gobierno Vasco quiere "negociar, pactar y aprobar" las cuentas en los plazos previstos y ha reconocido que el acuerdo logrado con el PP ha "funcionado estupendamente". En este sentido ha opinado que "no tiene por qué no haber otro acuerdo que funciones igual de bien".

Ha advertido de que no tener presupuesto el próximo año y tener que prorrogar el actual provocaría un "problema de gestión y político" a considerar, pero también impediría hacer las nuevas inversiones previstas, subir el 1,5% el sueldo a los funcionarios, llevar a cabo las aportaciones a Itzarri, incrementar las dotaciones de la Renta de Garantía y otros "perjuicios" más.

La apelación a la búsqueda de acuerdos ha sido reiterada por las parlamentarias del PNV y el PSE-EE, Susana Corcuera y Josune Gorospe, respectivamente. Ésta última ha pedido dejar a un lado "vetos absurdos", aportar en constructivo y no "tumbar" unas cuentas por intereses que escapan de lo que preocupa a la ciudadanía.

Leire Pinedo (EH Bildu) ha respondido que su formación siempre ha actuado con responsabilidad, pero ha dejado claro que existen mecanismos para trabajar con unos presupuestos prorrogados con más dotación que los anteriores y ha insistido en que el proyecto presentado por el Gobierno Vasco sigue teniendo una carencia de partida primordial en los ingresos.

Julen Bollain (Elkarrekin Podemos) ha calificado de "catastrofista" la visión de Azpiazu de unas cuentas prorrogadas cuando todavía no han empezado las negociaciones pero ha reconocido que existe "poco margen" para influir en unos presupuestos que en su opinión precisan de unos ingresos mayores.

Antón Damborenea (PP) ha asegurado que su partido sigue dispuesto a negociar y a llegar a acuerdos, ha negado que se haya puesto ningún veto y ha dicho que tiene la sensación de que "alguien se está poniendo la venda antes que la herida" y que se les quiere echar la "culpa" de no contar con presupuesto.

Los detalles del presupesto

Durante su comparecencia Azpiazu ha vuelto a repasar los datos más importantes del proyecto de presupuestos de 2018 en el que ha destacado que el 77% del gasto está destinado a políticas sociales.

También ha afirmado que el Gobierno Vasco está recuperando el "ritmo inversor", ya que para el próximo ejercicio las inversiones crecen un 7,4%, una vez rebajados los créditos de gestión de la 'Y' vasca y la Variante Sur Ferroviaria que se ajustan y pasan de los 350,5 millones calculados en 2017 a los 161,4 millones de 2018.

Otro punto que ha precisado es que el proyecto prevé un "complemento transitorio" para poder abonar la subida salarial del 1,5% a los 70.000 funcionarios públicos vascos aunque los Presupuestos Generales del Estado san prorrogados en 2018 por falta de apoyo.

Ha indicado que a diferencia de años anteriores se prevé realizar aportaciones a sistemas de previsión social por las entidades del sector público de la CAV con el límite máximo del 0,5 % aunque este porcentaje podría incrementarse hasta un máximo del 1 % si lo acuerda el Ejecutivo.

En el apartado de ingresos ha asegurado que el aumento de la recaudación y el acuerdo en la Comisión Mixta de Concierto permitirán en 2018 contar con un presupuesto "más holgado" que el que se plantea "estrictamente" en el proyecto.

Respecto a su departamento, Azpiazu ha dicho que la consejería maneja un presupuesto de 50,8 millones (3,9% más) y que la mayoría del gasto es de "carácter estructural".

Máss

Fotos

Vídeos