Asle pide incentivos fiscales a la cesión de acciones a sus trabajadores

ERLANTZ BILBAO.

La Agrupación de Sociedades Laborales de Euskadi (ASLE), que abarca a casi el 48% de las 600 firmas vascas del segmento (287) -la plantilla posee más de la mitad del accionariado-, modificará sus estatutos en la asamblea general del viernes para abrirse a las empresas participadas. Se prevé que acudan a la cita, en el museo Artium de Vitoria, el lehendakari Iñigo Urkullu y la consejera de Trabajo, María Jesús San José.

La asociación quiere acoger a un sector difuso, cuya normativa, dependiente de la Administración central, aún no se ha desarrollado. Tratarán, por tanto, de enfocarse en compañías que, al margen de su naturaleza jurídica, estén participadas en parte por los empleados, pero que, por encima de todo, compartan la filosofía de las sociedades laborales. ASLE tiene unas ochenta participadas en su radar, mayormente pymes, que ha empezado a sondear.

La agrupación presenta como acicates el asesoramiento que puede aportar para favorecer la transición y la representatividad que brinda a firmas sin capacidad de interlocución. Aquí es donde se enmarca el llamamiento a las diputaciones a introducir reformas fiscales que incentiven este modelo empresarial, con el fin de que los responsables de las compañías se beneficien de ceder participaciones a los trabajadores.

Las sociedades laborales están de dulce con un 86% de las integradas en ASLE en beneficios y un repunte en el empleo del 2,2%, solo en el primer trimestre de este año respecto a diciembre. También crece la facturación, que se situó en 2017 en 657,2 millones, un 6% más que el año anterior.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos