Ascensores Muguerza pierde a Imanol Loinaz, el autor de su relanzamiento en los sesenta

V. AGUIRRE SAN SEBASTIÁN.

Corrían los últimos años de la década de los sesenta del siglo pasado cuando Imanol Loinaz Muguerza tomo las riendas de la empresa de ascensores que llevaba el apellido de su madre. Lideraba la tercera generación de la empresa familiar fundada en 1922 en Donostia que en aquel momento atravesaba una profunda crisis que le ponía al borde de la desaparición. Imanol, con una forma de hacer basada en el trabajo y el compromiso, no sólo logró superar aquellos malos momentos sino que puso a la firma en el camino del crecimiento y de la estabilidad de la que goza hoy una compañía casi centenaria.

El fallecimiento anteayer, a los 82 años, del que fue su gerente hasta 1998 deja una profunda tristeza en la empresa donostiarra de la que Imanol Loinaz nunca se desvinculó y en la que de hecho figuraba como consejero delegado.

«Su salud era ya muy delicada y yo procuraba visitarle a menudo», relataba ayer un emocionado Joseba Martínez, actual gerente de Muguerza y sobrino de Imanol. «Y lo primero que me preguntaba era por la empresa. Hasta el final ha mantenido su espíritu».

Martínez define a su tío como una persona de valores «muy de aquí. Con un gran compromiso con los clientes y los trabajadores y en general con todo la sociedad». Unos valores con los que, asegura su sobrino, ha dejado impregnada a la compañía de ascensores.

Casado y padre de cuatro hijos, era un gran aficionado de la Real -el histórico José Mari Martínez era su hermano- , contaba con la insignia de oro del club y su empresa patrocina al equipo de veteranos. Los funerales por su descanso se celebraron ayer en Santa María.

Fotos

Vídeos