Los asalariados guipuzcoanos pierden casi 9 puntos de poder adquisitivo desde 2005

Gráfico

El sueldo medio se situó el año pasado en 24.485 euros, un 17,1% más alto que hace doce años, pero el IPC ha subido un 25,9% en ese mismo periodo

FERNANDO SEGURA SAN SEBASTIÁN.

El sueldo medio por persona se ha incrementado un 17,1% en Gipuzkoa en los últimos doce años, de 20.904 euros en 2005 a 24.485 en 2016. Ahora bien, no hay razones para lanzar las campañas al vuelo. En el mismo periodo, el Indice de Precios al Consumo del territorio se ha incrementado un 25,9%, de manera que los asalariados han perdido 8,8 puntos de poder adquisitivo desde 2005.

Estos datos se recogen en el informe 'Salarios, Pensiones, Prestaciones de Desempleo y Rescates de Previsión Social de Gipuzkoa' correspondiente a 2016, dado a conocer ayer por el departamento foral de Hacienda y Finanzas.

El estudio indica que el año pasado 310.811 guipuzcoanos percibieron salarios de trabajo, un 2% más que en 2015. El importe total (7.610 millones de euros) aumentó un 2,8%. Durante los doce últimos ejercicios, el número de personas que perciben salarios se incrementó el 4,5%. La cifra más alta corresponde a 2007, con 312.861 asalariados. A partir de ese ejercicio, como consecuencia de las crisis, el número inició un descenso continuado, con excepción de los años 2012, 2014, 2015 y 2016, en los que hubo un ligero incremento (+1,4%, +0,9%, +3,2% y +2,0% respectivamente).

Hay más asalariados, lo cual es una buena noticia, y también han subido las remuneraciones, pero de una manera muy tibia. Si atendemos a los datos aportados ayer por la Hacienda foral, a las importantes subidas de 2006 (3,9%), 2007 (4,6%) y 2008 (5,4%) siguieron ejercicios casi planos o negativos: 2009 (0,7%), 2010 (0,7%), 2011 (1,6%), 2012 (-2,3%), 2013 (1%), 2014 (-0,2%), 2015 (0,1%) y 2016 (0,8%).

Subida de sueldos

La evolución evidencia el impacto de la crisis y también que la recuperación está pasando de largo por los salarios. Este hecho ha conllevado que voces tan autorizadas como la del ministro Luis de Guindos o el consejero Pedro Azpiazu hayan sugerido la necesidad de que la bonanza se traslade a los sueldos, una manera además de potenciar aún más el consumo y por tanto el crecimiento económico.

El informe también se detiene en analizar los salarios en función del sexo. La Hacienda foral constata que el 46,4% de las personas perceptoras de salarios son mujeres y el 53,6% hombres. Ahora bien, en los últimos doce años ha aumentado considerablemente la participación de las mujeres en el mercado laboral. En 2005 había 120.314 asalariadas, frente a 139.823 del año pasado, es decir, un incremento del 16,2%. Por el contrario, los hombres que cobra sueldo han pasado de 166.324 a 161.284 en ese mismo periodo (-3%). Como consecuencia de esa evolución desigual, el peso de la mujeres respecto al total de asalariados ha aumentado 4,5 puntos desde 2005

Ahora bien, si observamos los importes, las mujeres perciben el 39,3% de las remuneraciones totales, frente al 60,7% de los hombres. La brecha también se constata en el sueldo medio, situado en 21.019 euros en las primeras y en 28.194 en los segundos.

Por lo que respecta a los salarios según la nacionalidad, solo el 5,6% de las personas que perciben un sueldo son extranjeras. Este sector de la población se ha incrementado un 87% desde 2005, pasando de 9.337 extranjeros asalariados a 17.460.

Más

Fotos

Vídeos